NOVEDADES HISTÓRICAS

NOVEDADES HISTÓRICAS

Alfonso Múnera El fracaso de la Nación Banco de la República, El Ancora Editores Bogotá, 1998

23 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

No cabe duda: ha nacido un historiador de categoría, que a la par que maneja un lenguaje impecable, nos conduce con mano maestra a través de sus afirmaciones novedosas y bien sustentadas y nos suministra, sin abusar, abundantes referencias archivísticas y librescas que prueban sus asertos.

Son tres las tesis que defiende Múnera: 1) debilidad estructural del virreinato de la Nueva Granada. 2) rivalidad económica aguda entre las elites de Santa Fe y Cartagena y lucha frontal entre el Consulado de Comercio de Cartagena y los virreyes Mendinueta y Amar, especialmente en lo que se refería a la importación de harinas y al comercio con Estados Unidos. Esta es la mejor parte del libro. 3) papel destacado de mulatos y negros en el período de la independencia de Cartagena (hay que excluir desde luego la inicua persecución a Ayos). Ya Eduardo Lemaitre había destacado el rol del pueblo cartagenero el 11 de noviembre de 1811, lo que es, por otra parte, indiscutible. Y Donaldo Bossa admiró profundamente al líder mulato cubano Pedro Romero, que, por lo demás, fue una persona absolutamente respetable y un auténtico conductor a la vez atrevido y moderado.

Múnera aporta una visión original sobre finales del siglo XVIII y principios del XIX en Cartagena y trae invaluable información sobre el comercio en los últimos años de la Colonia. Por otra parte, destaca el resurgimiento militar de Cartagena a partir de 1760 y mercantil, entre 1780 y 1786.

Finalmente, anotemos pequeños errores sin importancia: el trayecto desde Barranca hasta Mompox nunca se hizo por tierra sino por el Magdalena. El gran gobernador Zejudo no era Antonio sino Anastasio. Hay que revisar también el cargo que don Joaquín Pimienta tenía en 1790 pues, según nuestros datos, el gobernador en ese momento era Joaquín Cañaveral y Ponce (1789 - 1796) Era Pimienta teniente de Gobernador? Llevado por su entusiasmo contagioso, Múnera traza una pintura demasiado lúgubre del Caribe colombiano y de Cartagena. De Francisco García del Fierro (bisabuelo de Rafael Núñez) sabíamos que era un ilustre abogado (fue oidor en Puebla, México). Ahora Múnera descubre que también era comerciante. En síntesis, un excelente trabajo con una cuidadosísima corrección de pruebas.

Humberto Triana y Antorveza Léxico documentado para la historia del negro en América Instituto Caro y Cuervo Bogotá, 1997 Este es el primer tomo de una obra de vasto aliento. Contiene uno de los estudios más amplios que se hayan intentado sobre el negro en Colombia y América que comprende desde la llegada de los esclavos a nuestras costas hasta la presencia africana en la María, de Jorge Isaacs, y en el Martín Fierro, de José Hernández, temas que el autor maneja con seguridad y erudición. Isaacs ha sido de los primeros en afirmar que el bambuco y el bunde tienen origen africano aunque hoy su contenido musical sea totalmente diferente. Lo propio ocurrió con el tango argentino. Trae también la clarividente nota del Inca Garcilaso sobre el origen de la palabra criollo y un verso de Quevedo sobre grajo , palabra de tanto uso en la Costa Atlántica. Triana es uno de los mejores investigadores colombianos.

Eduardo Lemaitre Historias detrás de la historia de Colombia Planeta Editorial Bogotá, 1998 Este es el Tomo II de una colección que recoge los escritos cortos del lamentado historiador Lemaitre: la selección es obra de su amigo Lácydes Moreno, así como el excelente prólogo. Lemaitre dedica buena parte de sus artículos a Colón y a Bolívar y a otros temas varios. Como dice el prologuista, Lemaitre es un cicerone culto que nos enseña o ilustra sin afán ni pedantería . Nada más cierto: pocos colombianos tan cultos como Lemaitre en historia nacional o universal y en literatura colombiana o de otros países. Varias veces nos acercamos a él en procura de luces y nunca quedamos defraudados. Era un lector infatigable y un escritor como pocos: claro y burlón, irreverente y tradicionalista. La semblanza de Juan de Cueto y Mena está concebida en prosa fácil y transparente. Desentierra tres esclavos musulmanes de la Colonia, lo que no es nada sencillo. Tiene otro artículo sobre la beatería bolivariana que es un modelo de imparcialidad. Su página sobre el escritor francés Mauriac es cálida y humana.

Hay pequeños errores, como atribuir a Las Casas una frase de Gómara (pág. 22). Es injusto su concepto sobre las tribus taínas de las Antillas Mayores a las cual ninguna manifestación artística . No tiene en cuenta que Oviedo llegó a América después de 1512. Los esclavos desembarcados en Cartagena en la primera mitad del siglo XVII venían sobre todo de Angola y nunca alcanzaron la cifra de 6.000 por año. Se llamó americanos a los súbditos de E.U. desde la época del historiador José Manuel Restrepo. Felicitamos al autor por haber acogido en sus páginas la voz golero que en la Costa Atlántica equivale a gallinazo . Todo gran escritor puede permitirse esas licencias, como García Márquez con el verbo camellar .

Germán Arciniegas Los alemanes en la conquista de América Planeta Editorial Bogotá, 1998 Es esta una nueva edición de un libro publicado en 1941 que no ha perdido su actualidad ni su frescura. Arciniegas nos cuenta en un estilo ágil y grato, en donde lo poético se mezcla con lo histórico, el desastroso gobierno de los alemanes en Coro y las andanzas de sus conquistadores por Venezuela y Colombia. Se echan de menos las notas de pie de página, pero todo lo compensa la delicia del relato.

Carlos Sanclemente Reseña histórica de la ingeniería colombiana Academia de Historia Bogotá, 1998 En un pequeño bolsilibro, con gran poder de síntesis, el culto historiador Carlos Sanclemente traza la historia de las obras públicas en Colombia: los ferrocarriles, las carreteras, la energía eléctrica, la navegación fluvial, los puertos, la industria petrolera y otras. Como dijo el presidente de la Academia, Luis Duque Gómez, este es un libro que todo funcionario público debe mantener sobre su escritorio para su consulta .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.