NO NOS DEJEN ABANDONADOS

NO NOS DEJEN ABANDONADOS

Amparo Camargo, habitante de Silos, pidió a las autoridades que no los dejen abandonados. Tenemos mucho miedo por nuestros hijos . Su clamor recoge el de la mayoría de sus habitantes, que no se reponen del susto que les produjo el ataque del Eln, el pasado miércoles.

22 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Tras la toma del miércoles, en la que murieron dos agentes, dos quedaron heridos y seis fueron secuestrados, Cácota, Chitagá y Silos se quedaron sin quien los cuide.

El comandante de la Policía de Norte de Santander, Luis Fernando Bautista, dijo que las estaciones quedaron en tan mal estado que allí no se puede dormir por eso los agentes fueron trasladados a Pamplona. Su regreso se producirá cuando terminen las reparaciones.

Ayer, el defensor regional, Iván Villamizar Luciani, pidió a la Policía que no funcione en los mismos edificios que las administraciones locales alcaldías, personerías, juzgados, registradurías y demás porque se pone en peligro la integridad de los servidores públicos y de los usuarios de esas dependencias en casos de hostilidades.

El último ataque causó graves destrozos en el edificio donde funcionaban la Alcaldía, el Concejo, el Juzgado promiscuo, la Registraduría y la Policía de Chitagá y por eso la administración está buscando sedes provisionales.

Según el defensor, la misma situación se repite en varios municipios de Norte de Santander.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.