QUE HACE LA CURADURÍA URBANA

QUE HACE LA CURADURÍA URBANA

Si usted pensaba que era un sacerdote o un médico, o un restaurador de algunas joyas arquitectónicas de la ciudad, está totalmente equivocado. El Curador urbano es quien se encarga de tramitar y expedir licencias de urbanismo o de construcción a quienes estén interesados en realizar o adelantar proyectos urbanísticos o de edificación, en las zonas o áreas del municipio que la administración municipal, le haya determinado como su jurisdicción.

01 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Esta comprende la totalidad del territorio del municipio o distrito, salvo aquellos lugares que la administración municipal señale en las normas urbanísticas y en el plan de ordenamiento territorial como no apta para la ejecución de actuaciones urbanísticas o que tengan algunas restricciones especiales.

La misma naturaleza de la función del curador urbano establece que éste ejerce una función pública para la verificación del cumplimiento de las normas urbanísticas y de edificación vigentes en el municipio o distrito, a través del otorgamiento de licencias de urbanización o construcción.

Una de sus principales funciones es verificar la realidad de los proyectos de parcelación, urbanización y construcción y demás sometidos al trámite de licencias con las normas urbanísticas vigentes.

El alcalde municipal o distrital designará a los curadores urbanos para periodos individuales de cinco años, previo concurso de méritos, en el orden que señale las listas de elegibles.

Entre muchos de los requisitos que debe reunir el curador urbano, el principal es el de ser profesional en arquitectura o ingeniería, o poseer un posgrado en urbanismo o planificación urbana o regional.

Empero, la figura de la curaduría urbana hoy por hoy se está convirtiendo en un mal necesario para los constructores, porque pasó a ser la institución que vigila el cumplimiento de las normas que reglamentan la construcción y porque los pone en cintura juiciocitos a pagar los impuestos que se derivan de su actividad.

Sin embargo, las personas que desean hacerle arreglos a sus casas o que por iniciativa propia deciden construir su lote, no piensan lo mismo, pues no le encuentran sentido que para reparar o modificar su vivienda, tengan que pedir permiso ante la curaduría urbana para que se les otorgue una licencia. Creen que se violan sus derechos fundamentales pues no puden contar con la plena libertad para hacer lo que quieran con su casa .

Para determinar o establecer los alcances y limitaciones de las funciones de la curaduría urbana, hay mucha tela por cortar, pero lo que si es seguro es que desde el año pasado cuando entró en operación en esta ciudad, se convirtió en la notaría de quienes deben hacer gestiones bien sea para reformar, modificar o construir una vivienda.

Por eso cuando le hablen de curaduría piense más bien en trámites y vueltas que debe hacer, más que en calmantes y bendiciones.