HORMIGA DESVASTA CULTIVOS EN SANTANDER

HORMIGA DESVASTA CULTIVOS EN SANTANDER

En la hoya del río Suárez, zona limítrofe de Santander y Boyacá, una hormiga está enloqueciendo a los campesinos.

28 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Se trata de la hormiga loca que el año pasado destruyó 3.500 hectáreas de cultivos de caña de azúcar, guayaba, yuca, maíz, plátano y cacao, daños avaluados en 3.500 millones de pesos. En el caso de la caña se dejaron de producir 8.800 toneladas de panela.

La hormiga ahora amenaza con arrasar otras 6.000 hectáreas de cultivos en la zona, donde existen 40.000 hectáreas cultivadas con caña de azúcar, lo que podría generar pérdidas por unos 10.000 millones y afectar la producción de panela que es de aproximadamente 300.000 toneladas al año, que mueven unos 1.000 millones de pesos en el mismo período.

El acoso de la plaga es tal, que muchos cultivadores están optando por abandonar sus tierras, pues no saben cómo controlar la invasión que amenaza con dejarlos en la ruina.

El coordinador del proyecto de protección vegetal del ICA, Jorge Libardo Pinto, explicó que la hormiga avanza 200 metros mensuales y su control es difícil de hacer porque hacen nidos debajo de piedras, ramas, palos, hojas, basuras, pedazos de teja y hasta ladrillos .

La hormiga llegó a la parte alta de la cordillera Oriental, limítrofe de los departamentos, en un cargamento de madera de Cimitarra, en el Magdalena medio santandereano, y en menos de cuatro años invadió los cultivos de 10 municipios de Santander y cinco de Boyacá.

El insecto no ataca directamente las plantas, pues actúa más bien como ganadera transportando larvas hasta las hojas para después ordeñarlas durante el proceso de gestación de la nueva hormiga.

Las hormigas obtienen parte de su alimento de las plantas, pero también lo hacen de las fosas nasales de los animales dificultando su respiración . Varios anímales, crías especialmente, han muerto por asfixia.

Pero el hombre tampoco se salva de la acción de la hormiga loca que fastidia a la hora de trabajar e invade hasta los alimentos de las casas, principalmente los que tengan azúcares y grasas.

Combate El ICA adelanta una campaña de control que ha permitido recuperar unas 1.000 hectáreas afectadas; pese a los resultados, la hormiga loca es una plaga difícil de erradicar y en la mayoría de los casos el trabajo se limita a impedir que se extienda por los cultivos.

El principal problema que hemos tenido es el propio cultivador que aún no se apersona de que el problema lo afecta directamente y se limita a esperar a que lleguen los técnicos del ICA para darles solución y eso en últimas permitió que la hormiga se reprodujera más rápidamente , explicó Pinto.

Actualmente el ICA trabaja con campañas de vigilancia, diagnóstico sanitario y capacitación a los campesinos.

Igualmente estamos haciendo con los mismos cultivadores y los técnicos de las Unidades Municipales de Asistencia Técnica y Agropecuaria (Umata), controles químicos y manuales para frenar a la hormiga , aseguró el ingeniero agrónomo.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.