Secciones
Síguenos en:
DESPEJAN LOS ANDENES DEL QUIRIGUA

DESPEJAN LOS ANDENES DEL QUIRIGUA

A las 5 de la mañana ya había llegado la Policía. Por la transversal 92, calle principal del Quirigua entraban las máquinas y las volquetas.

Las noticias malas entraron tempranito... Nos quitan los puestos de venta, y que nos queda?. Ya nada será igual aquí , dijo una vendedora de periódico.

Una compañera suya, Teresa de Galindo, que trabaja allí desde hace 17 años, veía con ojos llorosos desde las 8:00 de la mañana, como salía humo, polvo y basura de varias casetas de la 92.

Pasaba para un lado, volvía a la esquina de la 82, se tomaba la cara con las manos. Como sea, si diosito me da vida, voy a seguir vendiendo. Toca rebuscarse por ahí , dijo mientras unos 450 agentes cercaban el lugar y una cudrilla de la Secretaría de Obras daba cumplimiento a la orden del alcalde Enrique Peñalosa de restituir el espacio público. Cerca de allí, mujeres, hombres y niños miraban. Las 96 casetas, las vallas y materas de la 92 debían ser retiradas.

Luz Marina Teuta, de 45 años, entre sollozos narró su historia: Yo vivo de vender dulces en la escuela. De mi familia en Armero (Tolima), solo nos salvamos cinco. Aquí, después de eso, me tocó duro. Desde hace unos 10 años con mi hija con lo de los dulces ahí nos defendemos, pero ahora, pues no sé .

A su lado, María del Carmen Guerrero, de 42 años, madre de dos gemelas de 13 años, mostró una foto de su hijo que traía en un collar. Me lo mataron hace cuatro meses... él me iba a poner un puesto de arepas, pero mire: ahora con esto se acaban más las posibilidades .

Mientras estas dos señoras relataban sus dramas, miembros de la alcaldía local, el Párroco, el Personero, el delegado de Derechos Humanos y dos coroneles de la Policía, entre otros, conciliaban con los tres grupos de vendedores de la 92. Muchos, avisados desde hacía varios días, sacaron sus cosas de las casetas y otros se las llevaron desde la noche del miércoles. Sin embargo, algunos no alcanzaron a hacerlo y vieron desbaratadas sus casetas, luego de que llegaran las volquetas de la secretaría y el paso a la zona fuera restringido.

El alcalde local, Alirio Gutiérrez dijo que se habían agotado todas las instancias y que lo que se hizo está dentro de la ley. Desde 1990, hay quejas por la invasión del espacio público. En 1995, se abrió investigación y, en 1996, se falló a favor de la restitución del espacio público , explicó Gutiérrez.

Apenas dijo esto, un par de señoras atravesó el cerco policial y mostró documentos que dicen que hay un lote, que podría ser utilizado para reubicar a los vendedores.

Ellas aseguraron. además, que hay una partida desde 1996 por $411 millones de pesos para unos locales y viviendas. Con esa partida, ha habido malos manejos y bastante politiquería. Se dio el dinero, pero otros lo cogieron , aseguró una de las señoras que pidió que se omitiera su nombre.

Edgar Jiménez, abogado de uno de los grupos de vendedores, afirmó que por el lote de unos 400 metros cuadrados de área se iba a llegar a una concertación, pero que eso no fue posible antes del desalojo.

Sobre las denuncias de malos manejos sobre el lote, este diario trató de conocer la versión de los implicados, pero no fue posible localizarlos.

Las autoridades anunciaron que ahora vendrán restituciones del espacio público a lo largo de la calle 80.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.