PENSEMOS

Termina otro aniversario más, y seguramente nos tildarán de aguafiestas por lo que vamos a decir.

07 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Eta fue otra de esas celebraciones caracterizada por la improvisación - como casi todo lo que hacemos- por eso lo que vimos fue algo que no trascendió demasiado al común de la gente. Ante el descuadre a última hora de la parte musical y rumbera, la programación quedó reducida a lo mismo de siempre, las condecoraciones, el coleo y los desfiles. Lo único nuevo e interesante fue la parte cultural y académica de la celebración.

Lo que queremos decir es que con un poco de organización se puede montar una celebración sobria pero más contundente y sin gastar mucho, porque se puede hacer gestión con anticipación para buscar patrocinadores.

Otro aspecto para tener en cuenta es la descentralización de la programación, porque siempre se realiza todo en Villavicencio, cuando lo que se conmemora es el aniversario del Meta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.