Secciones
Síguenos en:
EL SILENCIO DE NOEMÍ

EL SILENCIO DE NOEMÍ

Si todo depende de quién ganó el debate de ayer o quién el del domingo; si del guiño de Noemí o de la mejor cuña publicitaria; si las elecciones presidenciales, el rumbo político y el futuro de Colombia dependen de estos factores, entonces todo puede pasar.

Y como reza la sabia ley de Murphy: Toda situación, por mala que sea, puede empeorar.

La crisis de todo orden que vive el país desborda la capacidad de propuesta o de convocatoria de los candidatos. Ninguno de los dos ha planteado salidas realmente creativas, novedosas o convincentes para el cúmulo de problemas el económico, el social, el de orden público que afronta una nación que pasa por el período más crítico de su historia reciente.

Y no cabría esperar que estas fórmulas y soluciones fueran a salir de debates televisados donde resulta imposible desarrollar planteamientos de fondo. Estos debates son saludables, necesarios, y casi que un derecho de las democracias modernas, pero no son el mejor escenario para detallar planes de gobierno.

Sirven más bien para comparar estilos y actitudes. Para medir el grado de autenticidad, naturalidad y seguridad de los aspirantes. Para calibrar fortalezas y flaquezas que tienen que ver más con la forma que con el fondo.

En el primero, me parece que Andrés salió mejor librado, aunque no se puede hablar de un ganador o un perdedor. El de hoy miércoles no alcanzo a comentarlo, pero al leer estas líneas ustedes ya sabrán cómo les fue. Ojalá haya resultado menos rígido y con mayor confrontación directa de tesis y propuestas.

En todo caso la gran ausente de estos debates, y en general de toda la discusión sobre la segunda vuelta, ha sido Noemí Sanín, cuya presencia ha gravitado de manera fantasmagórica sobre los dos candidatos. A tal punto que en el banquete liberal para Pastrana, María Isabel Rueda se dirigió a ella como si estuviera entre los asistentes, instándola a incorporarse al gran ejército del cambio.

* * * * * La verdad es que la neutralidad que hasta ahora ha observado Noemí tiene desconcertados a más de uno de sus seguidores.

Y es posible que Noemí no se pronuncie, o que la influencia de algunos de sus asesores más cercanos la confunda sobre la elemental alternativa política que se avecina. Pero sería un silencio costoso para Opción Vida. Porque los movimientos, los partidos, las causas, no se construyen sobre los silencios o las omisiones.

Dejar en libertad a su electorado; recalcar la independencia integral del voto noemicista, suena muy bonito, amplio y democrático, pero en el fondo resulta inane. Parece más bien un escapismo frente a una coyuntura política histórica. Es la no política tras haber obtenido 2.8 millones de votos que buscan una opción política de cambio.

Si Noemí pretende pasar agachada; si cree que puede construir y liderar un movimiento a partir de la no toma de posición entre Serpa y Pastrana; si le apuesta al futuro sobre la base de olvidar el pasado inmediato; si su silencio no obedece a factores personales sino políticos; si no cree en los acuerdos programáticos con el candidato que sienta más afin a sus principios; si estas son sus convicciones íntimas, entonces se entiende que se quede muda e inmóvil.

Pero habría que preguntarse qué pasaría con Opción Vida. Hasta dónde se disgregaría por falta de cohesión, liderazgo y juego político concreto. Si los 2.8 millones de votos de Noemí y Antanas aspiran a cambiar la forma de hacer política en Colombia, cómo piensan hacerlo? Renunciando a la posibilidad de incidir de manera inmediata y concreta en la próxima elección? Facilitando con su neutralidad un posible triunfo de todo lo que ha envilecido la política y mancillado el nombre de Colombia? El triunfo del serposamperismo sería el triunfo de las maquinarias alimentadas desde el gobierno que ella tánto ha cuestionado. Sería el triunfo de los fondos de cofinanciación, del miti-miti, de los narcomicos, de las adjudicaciones a dedo y, sobre todo, el triunfo de todos aquellos que se empeñaron en destruir su carrera cuando renunció a la Embajada por incompatibilidades éticas con este Gobierno.

Una adhesión de Noemí a Serpa sería un imposible moral, que ni siquiera imaginó. Pero sus contradicciones personales con Pastrana no deberían nublarle la visión política. Porque la tremenda disyuntiva ante la que se encuentra el país no es cuestión de personas, sino de valores, principios, trayectorias y perspectivas.

En lo personal yo puedo tener más empatía con Horacio Serpa, o considerarlo incluso un mejor candidato. Si se lo pudiera despojar de su pasado reciente, de quienes lo rodean y de lo que hoy representa y defiende. Pero no se puede. Porque no estamos escogiendo entre personas, sino entre opciones políticas para Colombia: más de lo mismo o alternación en el poder.

* * * * * Noemí tiene el compromiso de ponerse al frente de esa gran masa de opinión que creyó en ella y exigirle al candidato que no representa el continuismo fórmulas de cambio concretas y a corto plazo.

El proceso de reforma que Andrés Pastrana está promoviendo ante el silencio absoluto de Serpa en este campo abre una gran oportunidad para impulsar esa nueva forma de hacer política y esa transparencia democrática que ella ha reclamado.

Será que no la ve, o que no quiere verla? De verdad se comió el cuento de sus cuñas y cree que entre Pastrana y Serpa no existe diferencia alguna? Puesto en otros términos, le parece que a lo largo de estos cuatro años de serposamperismo no se configuró ningún elemento, ninguna razón, ningún indicio, ningún motivo para pensar que puede haber una diferencia entre lo que uno y otro representan? A escasos diez días de la elección definitiva, no es fácil entender el silencio de Noemí. Sobre todo después de que descalificó la opción del voto en blanco y ofreció dar a conocer su voto. Esperemos que lo haga pronto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.