Secciones
Síguenos en:
ANÁLISIS

ANÁLISIS

El Estado tiene la obligación de reparar los daños a los ciudadanos cuando son ocasionados por la acción de sus propios agentes.

Los daños originados por la acción criminal de la delincuencia organizada o dispersa, por grupos guerrilleros o paramilitares debe repararlos el Estado persiguiendo, capturando y castigando a los culpables y eventualmente obligándolos al pago de indemnizaciones a sus víctimas.

Pero de ninguna manera el Estado está obligado a indemnizar de manera automática las pérdidas que a los particulares les ocasiona los actores de la violencia.

Si así fuera el Estado tendría que indemnizar a un ciudadano que es víctima de un raponazo, a los accionistas de un banco que es asaltado, a los miles de secuestrados que hay en el país, a todos los hogares que han sido víctimas de robos.

Esta última situación no se da en ningún país del mundo y sería inaudito que aconteciera en Colombia. El fallo del Consejo de Estado es ajustado a derecho y sigue la filosofía constitucional que guía la relación entre el Estado y los ciudadanos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.