SCHROEDER LE TIENDE LA MANO A LOS VERDES

SCHROEDER LE TIENDE LA MANO A LOS VERDES

En la misma noche del domingo al lunes, apenas unas horas después de que se conociera el resultado de las elecciones, los dirigentes de los partidos socialdemócrata (SPD) y Verde, encabezados por el ganador de la jornada, Gerhard Schroeder, se reunieron en la casa de Baja Sajonia de Bonn.

29 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Se trataba de viejos conocidos: el portavoz verde, Juergen Trittin, ya fue ministro en un gabinete encabezado por Schroeder, en una coalición rojiverde regional, de 1990 a 1994. Además, es bien conocida la afinidad entre Oskar Lafontaine, presidente del SPD y arquitecto de su victoria, y la estrella de los ecologistas: Joschka Fischer.

Por eso ayer, tras conocerse los resultados definitivos que otorgan una cómoda ventaja de 21 escaños parlamentarios a una eventual alianza social-ecológica, Schroeder confirmó que negociará un pacto de gobierno con los Verdes.

Se estima que las negociaciones, que comenzarán el viernes, se alargarán durante unas tres o cuatro semanas y el máximo desafío será el tema del combate contra el desempleo. Paradójicamente, algunas tendencias neoliberales dentro del partido verde podrían ser utilizadas por Schroeder para alejarse de la ortodoxia socialdemócrata. Los empresarios ya han expresado que su colaboración en un pacto por el trabajo pasaría por una profunda reforma del estado de bienestar social. El país tiene hoy cerca de 4 millones de desempleados.

En otro terreno, el nuevo canciller alemán utilizó ayer su primera rueda de prensa para calmar a sus aliados europeos asegurando: la comunidad internacional no debe temer, vamos a proseguir con una política externa de continuidad .

La oposición de los verdes a la OTAN, por ejemplo, ha hecho surgir algunas dudas, pero Schroeder fue enfático: Alemania es miembro de la OTAN y seguirá siéndolo .

Como remate, Schroeder declaró que el eje franco-alemán reviste una importancia histórica y seguirá siendo el eje más importante de Europa . Una frase que fue recogida con agrado en París, ciudad que el nuevo hombre fuerte de Alemania visitará el miércoles para almorzar con el presidente francés, Jacques Chirac, y el primer ministro socialista, Lionel Jospin.

Y un dato para terminar: en los comicios legislativos del domingo aparte del SPD, la única fuerza que mejoró su resultado con respecto a 1994 fue el Partido del Socialismo Democrático (PDS, ex comunistas). Sus votantes que provienen casi exclusivamente de la parte oriental del país ven en este movimiento el portavoz de sus intereses atropellados en un proceso traumático de integración al sistema capitalista. Su propuesta de formar una oposición de izquierda fue acogida por aquellos que sienten una profunda desconfianza hacia el resto de los partidos, dominados por políticos occidentales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.