NUEVE MUERTOS EN ATENTADO DEL ELN

NUEVE MUERTOS EN ATENTADO DEL ELN

En una nueva escalada terrorista a seis días de la jornada electoral, la guerrilla arreció sus acciones. Ayer atacó una caravana militar en La Alejandra, cerca de El Zulia (Norte de Santander), y causó la muerte a ocho militares y un civil.

03 de marzo 1998 , 12:00 a.m.

También hizo explotar una mina en Puerto Jordán (Arauca), en donde murió una joven de 16 años y quedó herido un niño de 6. En un comunicado el Ejército rechazó la acción, de la que dijo es una violación al derecho internacional humanitario.

En Antioquia, quemó dos vehículos y reiteró su amenaza de adelantar un paro armado para los comicios del domingo. Allí instaló un retén en el sitio El Oasis, entre Guatapé y San Rafael, en el oriente del departamento, y retuvo por tres horas a 40 operarios de las hidroeléctricas de Empresas Públicas de Medellín (EPM).

En Miraflores (Guaviare), las Farc hostigaron los alrededores de la base antinarcóticos de la Policía durante 15 minutos. El hecho fue repelido por más de 100 uniformados asentados en el lugar.

Y en San José del Guaviare también hostigaron cercanías de otra base antinarcóticos de la Policía. Cuando las alarmas de seguridad del establecimiento policial se encendieron, los subversivos huyeron, dejando a su paso minas para atentar contra los uniformados.

El ataque más grave ocurrió cuando guerrilleros del frente Juan Fernando Porras del Eln activaron al mediodía varias cargas de dinamita al paso de dos camionetas que transportaban a 30 militares del Grupo Mecanizado de Caballería No. 5 Hermógenes Maza. La patrulla iba de Puerto Santander hacia Cúcuta con el fin de garantizar el desarrollo del proceso electoral.

Las víctimas fueron el teniente Jairo Estrada, el cabo John Tamayo Moreno y los soldados Wilfredo Gutiérrez Vargas, Carlos Jaimes Reyes, Nelson Méndez Galvis, Arnulfo Hernández Durán, José Jaimes Restrepo, Rolando Martínez y el civil Abraham Rojas, que manejaba uno de los vehículos.

Los militares que viajaban en el primer vehículo dispararon hacia el monte para evitar que los subversivos remataran a los heridos. Una hora más tarde, dos helicópteros de la Policía sobrevolaron el área en apoyo a las tanquetas y grupos contraguerrilla que desde Cúcuta se movilizaron al sector.

Cuatro de los heridos fueron trasladados al hospital Erasmo Meoz y los otros a la Clínica San José de Cúcuta.

Hacia las 5 p.m., el Grupo Maza no habían explicado por qué los uniformados se desplazaban en carro si el propio comandante de las Fuerzas Militares, general Manuel José Bonett Locarno, ordenó los desplazamientos a pie para evitar estos ataques.

Sin embargo, anoche el general Fernando Millán, comandante de la Quinta Brigada, dijo que las tropas iban a pie desde Puerto Santander y se ordenó el envío de los carros para que las recogieran cerca de El Zulia, y aseguró que se requería moverlas de forma rápida.

Desaparecen alcaldes El alcalde y el ex alcalde de El Calvario (Meta), Miguel Alirio Velásquez Pérez y Angel Rodrigo Romero, respectivamente, y el mandatario de Quetame (Cundinamarca), Agustín Cruz Rojas, habrían sido retenidos por subversivos del frente 53 de las Farc.

Velásquez habría sido citado por las Farc a una reunión en un sitio de la Cordillera Oriental mientras que Cruz habría sido interceptado en la vía entre Quetame y Villavicencio, el domingo pasado, cuando se dirigía a visitar a su padre.

El comandante de la Séptima Brigada, general Fredy Padilla de León, dijo que desconocía esta situación, aun cuando se comprometió a indagar lo ocurrido.

Mientras tanto, hasta ayer se desconocía el paradero del alcalde de Hacarí (Norte de Santander), Alonso Avendaño, luego de que el domingo presuntos guerrilleros del Eln lo secuestraran cuando visitaba la vereda Las Juntas a menos de una hora del casco urbano.

En cuanto al paradero del alcalde de Neiva, Jorge Lorenzo Escandón, el director del DAS, general Luis Enrique Montenegro, dijo ayer en Cartagena que el mandatario habría acudido a una reunión con la guerrilla y que no fue secuestrado por los subversivos.

De comprobarse la retención de los mandatarios, se incrementaría el número de alcaldes que permanecen en poder de la guerrilla y que ayer lunes ya sumaban 12.

En La Guajira fue secuestrado el secretario de Gobierno, Heriberto Iriarte Baquero, al parecer por un frente de las Farc que opera en el sur de este departamento.

De otra parte, en Maní (Casanare), la tarde del domingo se produjo un enfrentamiento entre paramilitares y guerrilleros que causó la muerte a tres integrantes de cada uno de los bandos.

También, tropas de la Brigada 16 que adelantaban una operación de registro cayeron en un campo minado: un soldado murió y tres resultaron heridos.

Mientras tanto, en hechos aislados ocurridos en la zona de La Mojana, en Sucre, y en San Jacinto (Bolívar) murieron un infante de Marina y un soldado. Tres subversivos fueron dados de baja.

En el corregimiento Arenas, de San Jacinto, el frente 37 de las Farc asesinó al infante de Marina Jesús Torreglosa Blanquicett, de 24 años de edad, perteneciente al grupo de contraguerrilla del Batallón 33.

De igual manera en el corregimiento de Tomala, jurisdicción de Majagual (Sucre), en La Mojana, durante enfrentamientos que tropas de la Décimo primera Brigada sostuvieron con la guerrilla, murió el soldado Alfredo Pérez Tovar.

En menos de una semana, la Policía ha desactivado tres planes terroristas en Caquetá. Ayer, en Doncello, municipio ubicado a dos horas de Florencia, las autoridades encontraron una bomba tipo sombrero chino similar a la que estalló en San Vicente del Caguán.

En la operación de la Policía fueron capturados dos milicianos del frente Teófilo Forero de las Farc, el mismo que accionó la bomba en San Vicente.

Estallan petardos Dos sedes políticas de Neiva fueron atacadas anoche por petardos de regular poder. El primero de ellos estalló en la sede del senador conservador José Antonio Gómez Hermida y el otro hizo explosión en la sede del aspirante a la Cámara por el liberalismo Consuelo González de Perdomo.

La Policía informó que los petardos solo produjeron destrozos materiales.

Mientras tanto, en Barranquilla un petardo de regular poder hizo explosión anoche en una caseta que iba a ser utilizada para el funcionamiento de un CAI. Las autoridades informaron que la detonación se produjo a las 11:10 de la noche en momentos en que los vecinos del sector se encontraban en sus residencias, por lo que no hubo heridos, ni víctimas que lamentar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.