ASÍ SE REVENTÓ CONSTRUYECOOP

ASÍ SE REVENTÓ CONSTRUYECOOP

Literalmente, el seis de agosto pasado Construyecoop no tenía ni un sólo peso para responder por los ahorros de algunos de sus 82.526 clientes. Por eso, decenas de ahorradores se agolpan desde ese día frente a sus oficinas, exigiendo, libreta en mano, que les regresen su plata. Pero no hay dinero.

20 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Lo que no saben esos ahorradores es que hace un año Coonstruyecoop empezó a comprar inmuebles en zonas como Patio Bonito y Bosa, en el sur de Bogotá, para luego convertirlos en oficinas.

Tampoco saben que los predios fueron comprados a la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Economía Social, (Findesarrollo) por el doble e incluso el triple del valor por el que habían sido adquiridos meses atrás.

Así, por ejemplo, un inmueble ubicado en la Calle 37 número 817 de Bogotá, adquirido por Findesarrollo según certificado de tradición y libertad el pasado 13 de noviembre de 1997, por 118 millones de pesos, fue vendido seis meses después a Construyeccop por 320 millones de pesos.

Y en Cúcuta pasó algo similar, Un local, ubicado en la Calle 10 número 613, comprado por Findesarrollo el pasado 13 de marzo, en 175 millones de pesos, fue vendido un mes después a Construyecoop por 490 millones de pesos.

Tal y como consta en los certificados de tradición y libertad de los ocho inmuebles indagados, Findesarrollo constituída con un patrimonio de un millón de pesos los adquirió por 1.508 millones de pesos y los vendió por 3.525 millones.

La diferencia entre el precio de compra y el de venta es de más de dos mil millones de pesos.

Los inmuebles fueron pagados en dos contados entre diciembre de 1997 y febrero de 1998 y sus escrituras fueron firmadas en marzo pasado, en la notaría 40 de Bogotá, a la que aún no le han pagado los seis millones de pesos de los gastos notariales.

Para esa época marzo pasado la Superintendencia Bancaria ya había detectado que los niveles de liquidez de la cooperativa estaban por debajo de lo estipulado por la ley e iban en descenso.

Viejos amigos? Pero el vínculo entre Construyecoop y Findesarrollo no se limita únicamente al ámbito comercial.

Según certificados de la Cámara de Comercio, Alberto Rojas Pardo, miembro del consejo de administración de Findesarrollo, pertenece al órgano directivo de Construyecoop, entidad de la cual fue cofundador.

Así mismo, el representante legal de Findesarrollo, Carlos Eduardo Díaz, es miembro suplente del consejo de administración de Construyecoop y ambas entidades comparten revisor fiscal: Alcides Guevara.

Adicionalmente, Findesarrollo posee un préstamo rotativo permanente con Construyecoop por dos mil millones de pesos, el cual, según Alberto Rojas Pardo, les permitió adquirir algunos de los predios referidos, remodelarlos y venderlos a la cooperativa con algunos márgenes de ganancia .

Vale anotar que según el gerente de Construyecoop, Carlos Daniel Cerón Rodríguez, la decisión de comprar los predios como parte del proceso de expansión de la cooperativa se tomó a mediados de 1997 julio, fecha en la que Findesarrollo empezó a comprar los predios.

Dos meses antes, el 30 de marzo de 1997, Findesarrollo decidió ampliar su objeto social incluyendo la realización de todo tipo de negocios inmobiliarios que tengan por objeto apoyar la organización desarrollo y funcionamiento de las entidades públicas y privadas .

Según Alberto Rojas Pardo, la posibilidad de la compra y venta de inmuebles estaba contemplada en el objeto social inicial pero los abogados que nos asesoran nos aconsejaron ser más explícitos y por eso los modificamos .

Hoy Construyecoop tienen muchos edificios que no pueden ser encausados jurídicamente por su acreedores, pero no tiene ni un peso para sus clientes, quienes siguen agolpados en las oficinas de la cooperativa, esperando a que les devuelvan su dinero.

Pero el problema no es solamente de los ahorradores de Construyecoop. Dramas similares están viviendo un millón de personas en todo el país, que tienen depositados alrededor de un billón de pesos en cooperativas quebradas.

Entre 1996 y hoy, alrededor de 30 cooperativas financieras y de ahorro y crédito han sido intervenidas debido a problemas de iliquidez.

La crisis obedece a la desaceleración de la economía, altas tasas de interés, retiro de depósitos oficiales y malos manejos, entre otros.

Hoy, al menos una veintena de dirigentes o administradores cooperativos tienen medida de aseguramiento o se encuentran detenidos, tras ser acusadas por diferentes delitos financieros.

Creo que se la robaron Agustín Castillo Zárate, notario 40 de Bogotá advirtió la millonaria negociación y además de confirmar que Findesarrollo le debe más de seis millones de pesos por gastos de escrituración en su notaria, hizo las siguientes precisiones sobre el caso.

En menos de dos meses en su notaría se realizaron más de 8 escrituras de compraventa de inmuebles entre Findesarrollo y Construyecoop, por más de cuatro mil millones de pesos.

Sí, Construyecoop, antes de ser intervenida por la Superintendencia Bancaria era cliente de la Notaría Cuarenta y en ella realizaba casi todas las transacciones que requerían ser notariadas.

Observamos que en la mayoría de los negocios el precio de adquisición por el que Construyecoop adquirió, duplica e incluso triplica el valor por el que fue inicialmente comprado el predio por su anterior propietario. La notaría no notó esa diferencia y no es ese un elemento para invalidar una escritura? Nosotros no establecemos la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de los inmuebles. Es normal que el precio de venta sea superior al precio de compra, y muchas veces muy superior, cuando un determinado inmueble ha sido comprado hace ya mucho tiempo. La revisión nuestra es del orden de lo jurídico, y nos preocupamos especialmente por ver que el título de adquisición y los demás elementos jurídicos necesarios del contrato sean satisfactorios. La diferencia que usted anota entre el precio de adquisición de los inmuebles por parte de Findesarrollo y el precio de venta de los mismos cuando Findesarrollo, poco tiempo después, le vendió a Construyecoop, es evidentemente grande. Pero solo hasta ahora lo advertimos, porque ante lo extraño del caso y sobre todo por la intervención decretada por la Superintendencia, quisimos profundizar en él.

Es usual que Construyecoop comprara tantos inmuebles? Acatamos siempre el principio constitucional de presunción de la buena fe. Inicialmente nosotros no encontramos nada anormal en que compraran varios inmuebles, pues teníamos entendido que se trataba de una cooperativa bastante sólida y de gran crecimiento.

Y ahora que sabe que Construyecoop fue intervenida por el gobierno y que nosotros le mostramos los resultados de nuestra investigación, qué opinión le merecen estos movimientos? Ante las evidencias que ustedes me presentan ahora, después de mi invitación para que investigaran el caso en procura precisamente de lograr clarificarlo, creo que se robaron a Construyecoop y que la iliquidez que motivó su intervención se debió a ésta causa. Que tristeza que tengamos que vivir en un país plagado de ladrones Por favor, destapen bien destapada esa olla podrida. Tengo la impresión de que esto de las compraventas de inmuebles es apenas una arista de un enorme poliedro que con seguridad debe tener muchas facetas.

En su notaría? Con su participación? Estoy indignado porque hayan utilizado mi notaría para por medio de escrituras públicas lícitas y válidas, perfectamente armónicas en lo jurídico desangrar a la cooperativa y quedarse así con los ahorros de tanta gente humilde. Mi buen ganado prestigio personal y el de mi notaría están a disposición de ustedes y de las autoridades para su examen.

Nos dejaron como ave desplumada Con esta frase, Víctor Manuel García, un hombre de más de 50 años que toda su vida ha trabajado como vigilante, resume su drama y el de muchos vecinos del barrio San Jorge, al sur de Bogotá.

Don Víctor, además de no contar con los cinco millones que tenía en un Cdt en Construyecoop, perdió otros cinco, producto de las arras que había dado para comprar una casa lote, pues como ya no puede disponer de los ahorros, no puede dar la última cuota del negocio que debía cerrar justamente hoy.

Como él, su hermana María Inés tiene embolatados siete millones de pesos que le quedaron cuando su esposo murió hace un año. Llorando, reniega porque ya debe tres millones en mercado fiado, servicios y colegios de sus dos hijos.

Por su parte Luis Alberto Abondano, un vendedor ambulante que trabajaba en el parque El Salitre, no puede entender porqué no lo atienden en la oficina de Construyecoop, cuando antes don Miguel, el gerente, siempre nos invitaba a que lleváramos nuestros ahorros y hasta nos daban tinto .

Para Luis Eduardo Vargas la situación es más apremiante. El, un hombre de 88 años, no tiene trabajo, pero tampoco puede contar con la plata de sus ahorros, en una cuenta que abrió hace tres meses, con la que pagaba el arriendo, los servicios y el mercado.

Por eso ellos, y otros 20 a 30 vecinos del populoso barrio, se paran todos los días frente a la sucursal de Construyecoop, a ver si alguien les da razón de su plata.

No hay nada ilegal : Contruyecoop Según el gerente general de Construyecoop, Carlos Daniel Cerón Rodríguez, no hay nada irregular en la compra de los ocho predios. La decisión de adquirirlos se tomó en julio del año pasado y estaba contemplada dentro del proceso de expansión de la cooperativa que en ese momento no presentaba problemas de liquidez .

En cuanto a las relaciones entre Construyecoop y Findesarrollo dijo que tan solo sabía que Carlos Díaz tenía vínculos con ambas entidades.

Agregó, que la diferencia en el precio de adquisición de los inmuebles se debe a que Findesarrollo los remodeló y adaptó, y también tuvo un margen de ganancia en los negocios.

En cuanto a la situación general de la cooperativa, Cerón Rodríguez dijo que no estaba en quiebra y que la prueba es que posee activos por más de 112 mil millones de pesos, propiedades y bienes por más de 32 mil millones y una cartera de crédito de más de 58 mil millones.

También dijo que ellos le habían advertido al gobierno sobre la necesidad de construir mecanismos de liquidez para el sector cooperativo.

Por su parte, Alberto Rojas Pardo, miembro de Findesarrollo, aseguró que esta era una entidad que desde hacía muchos años apoyaba al sector cooperativo en programas de educación, asesorías y mercadeo, y que dentro de esa dinámica se vinculó con Construyecoop.

También dijo que conocieron la necesidad de la cooperativa de comprar predios para montar oficinas y que por eso pasaron las ofertas de compra que fueron acogidas en su mayoría por Construyecoop. Era un negocio riesgoso pero afortunadamente la cooperativa aceptó la mayoría de nuestras ofertas. Nosotros comprábamos con créditos bancarios incluso de la propia Construyecoop remodelábamos, acondicionábamos y se los ofrecíamos a la cooperativa para ver si les interesaba. Obviamente teníamos un margen de ganancia. La adecuación tienen unos costos y esos, más los gastos de financiación y el margen de rentabilidad, constituyen la diferencia entre el precio de compra y el de venta .

Agregó que el vínculo entre miembros de Findesarrollo fundación sin ánimo de lucro y Construyecoop, no afectó la negociación y tampoco era un impedimento para no adelantarla.

En cuanto a la presencia de su representante legal, Carlos Díaz, en el consejo administrativo de la cooperativa, manifestó que este no tenía ni voz ni voto en las decisiones, hecho que confirmó el propio Díaz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.