EJÉRCITO DESACTIVA LA BRIGADA XX

EJÉRCITO DESACTIVA LA BRIGADA XX

La Brigada XX, unidad central de inteligencia del Ejército y blanco de severas críticas por parte de Estados Unidos, desaparecerá para siempre de la estructura de las Fuerzas Militares.

20 de mayo 1998 , 12:00 a. m.

Su muerte fue decretada como consecuencia de los constantes cuestionamientos que la vincularon con la creación de grupos de justicia privada, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales.

La decisión la adoptó ayer el alto mando militar y supuso una intensa deliberación de dos días, en la cual participaron todos los generales del Ejército, incluidos los comandantes de divisiones y de brigadas.

La unidad se acaba. El servicio se reestructura. Es decir, se acaban las operaciones de inteligencia , dijo el general Manuel José Bonett, comandante de las Fuerzas Militares.

Al ser preguntado si la drástica decisión fue tomada tras las denuncias internacionales, Bonett dijo: Con o sin presiones internacionales la hubiéramos tomado .

Veníamos trabajando agregó desde el mes de noviembre. No crean que un cambio tan profundo como el que vamos a producir, como es el de desactivar una unidad tan arraigada y de tanto nombre mundial, se va a hacer en un día y medio .

Bonett afirmó que de tiempo atrás la cúpula militar había captado una realidad y una situación nacional y por eso teníamos que llegar a una solución .

Las reacciones no se hicieron esperar. Anoche, el director de la Human Rigths Watch, José Miguel Vivanco, le dijo a EL TIEMPO en Estados Unidos: Ojalá no se trate de una operación cosmética más y efectivamente corresponda a una intervención, reestructuración y purga de aquellos elementos nocivos de la llamada Brigada XX .

Lo importante es que se promuevan y se adelanten las investigaciones judiciales que correspondan, para que esto no sea simplemente una transferencia de agentes. Esperamos que haya una investigación exhaustiva de la forma como esta entidad ha venido operando hasta ahora y de las responsabilidades que les correspondan en violaciones a los derechos humanos , concluyó.

Los tres puntos Por su parte, el comandante del Ejército, general Mario Hugo Galán, explicó los alcances de la reforma a la inteligencia militar.

La reestructuración de la Brigada XX abarca tres puntos fundamentales , dijo.

El primero consiste en separar el servicio de inteligencia de toda actividad operacional. Es decir, los hombres de inteligencia entregarán el resultado de sus averiguaciones a comandos especializados y plenamente identificados para que ellos realicen la operación de allanamiento final.

Indudablemente nos hemos dado cuenta de que algunas de las posibles implicaciones de miembros de la Brigada XX en actividades delictivas parten de ese comprometimiento de los miembros de inteligencia en la realización de operaciones , expresó Galán.

En criterio del general Bonett, esta medida garantiza que a partir de este momento la función de la inteligencia es producir únicamente información para que las unidades uniformadas sean las que operen y lleven a cabo esas operaciones .

El segundo punto hace referencia a que estas unidades de inteligencia van a estar directamente bajo el mando y control de los comandantes de división y de brigada, con el fin de poder hacer la supervisión de las actividades que hacía la antigua Brigada XX.

El tercer punto de la reestructuración ordena iniciar la preparación y el fortalecimiento de conocimientos de los hombres y mujeres que integrarán la nueva central de inteligencia.

Vamos a preocuparnos por especializar adecuadamente, en el campo técnico, científico e investigativo, a todos los miembros de la inteligencia , sostuvo Galán.

No es maquillaje Las investigaciones, según Bonett, también determinarán qué oficiales de la desaparecida Brigada XX podrán continuar en labores de inteligencia y cuáles deberán ser retirados de la línea de mando.

Esto no es maquillaje. Es una reestructuración profunda que iba a ser dada a conocer la semana pasada, pero que se tuvo que postergar por el asesinato de mi general Landazábal , dijo Bonett en rueda de prensa.

La cúpula militar también acordó el reentrenamiento de la totalidad de los miembros de las Fuerzas Militares y de los nuevos soldados que ingresen a sus filas. Para realizarlo, tomaron tres decisiones.

La primera consiste en ampliar el tiempo de entrenamiento y reentrenamiento de los soldados de las brigadas móviles y de los batallones de contraguerrilla. Estábamos haciéndolo en cuatro semanas y ahora lo haremos en seis , afirmó Galán.

En segundo lugar, acordaron activar nuevos centros de instrucción en las divisiones y brigadas para que los militares tengan entrenamiento permanente.

Esto nos permite agregó tener un equipo de oficiales y suboficiales muy bien preparados en esta parte de instruir al personal .

Por último, decidieron reajustar algunas materias del pénsum de formación.

En primer lugar revisaremos lo que tiene que ver con la moral del hombre y el porqué lucha un soldado. En segundo lugar, su entrenamiento físico, y, en tercer lugar, su entrenamiento táctico, el cual incluye la parte fundamental de los derechos humanos , concluyó.

La desactivación de la Brigada XX coincide con las denuncias hechas por el Pentágono y por organismos internacionales de defensa de derechos humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

El episodio más reciente en la polémica de Estados Unidos con la Brigada XX lo constituyó la decisión de la administración Bill Clinton de cancelarle la visa al ex comandante de esa unidad, general Iván Ramírez. actual Inspector del Ejército.

He combatido el terrorismo y ahora resulta que el terrorista soy , exclamó indignado el alto oficial al confirmar el pasado viernes que el gobierno de Estados Unidos le ha vedado el ingreso a ese país.

CRONOLOGIA Las presiones de E.U.

En los últimos dos años el gobierno de Estados Unidos y las principales ONG de ese país han tenido en la mira al Ejército y con él a la Brigada XX. Esta es la cronología de las críticas que han estimulado el debate: 29 de octubre 1996: Amnistía Internacional pidió al gobierno de Estados Unidos suspender toda ayuda militar a Colombia al dar a conocer una información confidencial según la cual unas 14 unidades del Ejército habrían cometido atrocidades contra los derechos humanos.

25 de noviembre: La ONG Human Rights pidió el recorte de la asistencia militar, argumentando vínculos mortales entre los militares y paramilitares.

Primero de mayo de 1997: Washington advirtió a Colombia que suspendería toda ayuda militar si las Fuerzas Militares no se comprometían a firmar un acuerdo bilateral que garantizara la protección de los derechos humanos.

12 de julio: El embajador Myles Frechette afirmó que en Colombia nadie le ponía atención al tema de los derechos humanos.

13 de julio: El ministro Gilberto Echeverri respondió a Frechette y advirtió: Yo no le puedo entregar la justicia colombiana al gobierno de Estados Unidos .

15 de julio: El Departamento de Estado insistió en que si no se firmaba un acuerdo bilateral en favor de los derechos humanos no habría ayuda militar. El general Manuel José Bonett dijo que el Ejército no necesitaba de ayuda porque siempre había cumplido su labor sin ella y defendido los derechos fundamentales.

Primero de agosto: Se firma el acuerdo sobre derechos humanos y reanudación de ayuda militar a Colombia, en el Departamento de Estado.

8 de noviembre: Frechette denunció que la Brigada XX del Ejército conformaba escuadrones de la muerte. El ministro Echeverri dijo: No se puede acusar al Ejército sin pruebas. 12 días después hubo poda en la Brigada XX con el retiro de cuatro oficiales.

4 de diciembre: En su informe anual sobre la situación de derechos humanos en 65 países del mundo, la ONG Human Rights Watch se mostró profundamente decepcionada porque en Colombia los paramilitares seguían operando con la aquiescencia y el apoyo del Ejército.

10 de enero de 1988: E.U. suspendió acuerdo firmado porque Colombia no entregó informe sobre conducta en derechos humanos de sus militares. 18 días después el Ejército entregó el informe con 40 casos.

30 de enero: El Departamento de Estado incluyó a Colombia en lista negra de violadores de derechos humanos y reiteró las acusaciones contra el Ejército.

4 de febrero: Un grupo de congresistas de E.U. pidió restringir la ayuda militar por considerar que el abuso de las Fuerzas Militares en materia de derechos humanos era creciente y advirtió que Colombia corría el riesgo de convertirse en la América Central de los noventa.

10 de abril: La Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), de E.U. afirmó que el Ejército colombiano es inepto, mal preparado y pobremente equipado y que en cinco años podría ser derrotado por la guerrilla.

13 de mayo: E.U. pidió al presidente Samper que investigue de inmediato el asesinato de activistas políticos y defensores de los derechos humanos de Colombia, atribuidos a elementos de las Fuerzas Militares.

15 de mayo: E.U. canceló la visa del general Iván Ramírez, inspector del Ejército y ex comandante de la Brigada XX, frente a lo cual el oficial dijo indignado: He combatido el terrorismo y ahora resulta que el terrorista soy , MORALEJAS Reveses que enseñan Los reveses militares que ha afrontado el Ejército en los últimos años, abrieron la polémica sobre la necesidad de una reestructuración urgente en su seno.

La derrota más grande sufrida por esta fuerza en toda su historia, ocurrió el 4 de marzo de este año en las selvas del Caguán. En ella murieron 63 soldados de la Brigada Móvil No. 3. El desastre militar llevó a un reentrenamiento de toda la Brigada.

La toma guerrillera de la base militar en el cerro de Patascoy, ocurrida el 21 de diciembre del año pasado, hizo que en enero fueran relevados de sus cargos dos generales y un coronel del Ejercito. En esa ocasión murieron diez soldados que cuidaban una base de comunicaciones y fueron secuestrados 18 más que aún permanecen en poder de la guerrilla.

El 31 de agosto de 1996, el Bloque Sur de las Farc atacó la base militar de Las Delicias, con un resultado de 26 militares muertos, 16 heridos y 60 retenidos por la guerrilla.

Estos últimos duraron 10 meses en cautiverio, hasta que en junio del año pasado el Gobierno permitió el despeje de 14.000 kilómetros cuadrados para realizar allí su entrega.

Por la masacre de Puerres, ocurrida el 15 de abril de 1996, cuando miembros de las Farc hicieron explotar varias cargas de dinamita al paso de seis camiones militares, fueron relevados cuatro oficiales que estaban al mando de las tropas. En los hechos murieron 30 soldados y 16 quedaron heridos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.