DE LA CALLE A LA UNIVERSIDAD

DE LA CALLE A LA UNIVERSIDAD

Yo tenía 10 años, hacía 3 que vivía en la calle, había estado en varios parches y había ido a Santa Marta en el tren del carbón , evoca Alberto Granada, un muchacho de 17 años que desde 1991 está en la Fundación Niños de los Andes y en enero próximo empezará a estudiar derecho en la Universidad Javeriana gracias a una beca que el Padre Luis Fernando Alvarez, decano de esa facultad, le otorgó.

28 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Me llamaron la atención su inteligencia y su pasión por la lectura de los filósofos modernos , dice el Padre Alvarez.

Alberto volvió hace un mes de un intercambio cultural en Francia, gracias a AFS (American Field Service), que ha hecho posible que varios niños y niñas de la Fundación hayan ido a Jamaica, Estados Unidos y Eslovaquia.

En ese intercambio Alberto colaboró con Peace Child International de Inglaterra en la redacción del libro sobre derechos humanos que se publicará en octubre para conmemorar los 50 años de la ONU.

Ingrid Langton, voluntaria de la Fundación desde 1991, relata emocionada cómo rescató a Alberto durante una patrulla. Era mi primera patrulla, había unos 15 niños en ese parche . Para convencer a Alberto de que se fuera a la Fundación apostaron una carrera. Si me gana una carrera me voy con ustedes , dijo el niño.

Las patrullas de rescate Así como Alberto fue rescatado de la calle muchos otros niños han tenido la oportunidad de cambiar sus vidas. En las noches de los martes y los jueves los patrulleros (médicos, trabajadores sociales y voluntarios) recorren la ciudad; bajo un puente, al lado de un caño o en un parque juegan fútbol o apuestan carreras con los niños y les dan chocolate o agua de panela con el fin de establecer vínculos de confianza y afecto para que los menores se acojan al programa de rehabilitación.

Bajo el lema No hay que darles el pescado; hay que enseñarles a pescar , la Fundación pretende rehabilitar a los niños de la calle, darles hogar, salud, educación y afecto, siguiendo un Modelo de Atención por Fases: La primera es el acercamiento en las patrullas de rescate; la segunda, la acogida y adaptación en los centros de la Fundación; la tercera, la rehabilitación; y la cuarta, seguimiento y reinserción en la sociedad laboralmente.

La institución tiene profesionales en psicología, trabajo social, terapia ocupacional, pedagogía reeducativa, medicina, odontología y nutrición y el Colegio Papá Jaime, aprobado por el Ministerio de Educación.

La filosofía es enseñarles a los niños a perdonar, a no criticar ni destruir, a compartir, a dar sin esperar recibir, a rescatar los valores fundamentales, proteger el medio ambiente y querer a Colombia , afirma el ingeniero Jaramillo.

Los proyectos inmediatos son la ampliación del Colegio Papá Jaime, patrocinada por la Fundación Motorola y la Universidad Javeriana, para optimizar el PEI (Proyecto Educativo Institucional) y garantizar el ciclo básico de educación de acuerdo con el perfil de rehabilitación.

Otro proyecto es el Centro de Recepción para independizar a los niños recién ingresados de los que han avanzado en el proceso y desarrollar con los primeros la fase de acogida y adaptación, sin poner en riesgo el desarrollo del programa de los segundos.

Finalmente, la Casa-hogar para adolescentes que están en la tercera fase avanzada, antes de la verdadera reinserción social. Allí podrán afianzar su proceso, desprenderse de la sede y manejar autónomamente su vida con la asesoría que requieran.

No importan la raza, la clase social o el dinero. Uno mismo debe darse cuenta de quién es y de quién quiere llegar a ser, fijar sus metas y conseguirlas , asegura Alberto, mientras estudia para terminar el bachillerato y entrar a la universidad el próximo año.

Trabajo en pro del futuro infantil Jaime Jaramillo, ingeniero geofísico y de petróleos, creó la Fundación Niños de los Andes para evitar que los niños de la calle se conviertan en delincuentes, drogadictos o madres prostitutas. En 1987 la Casita de los Andes , como se conocía entonces, albergaba a 20 muchachos que combatían la adicción a las drogas con el deporte y las labores manuales.

Con aportes llegados de todo el mundo, en 1988 pudieron pasarse a una casa mejor en el barrio San Cristóbal. Ese año la Fundación obtuvo el registro ante el ICBF y la Personería Jurídica.

En 1990 la Presidencia de la República y el ICBF entregaron en comodato a la Fundación una casa en Cajicá, donde estuvieron los niños hasta julio de 1994, cuando un incendio destruyó las habitaciones y los obligó a vivir en la sede de La Esperanza en Subachoque, que era un centro de recepción para comenzar el proceso de adaptación.

En 1995 la Fundación fue cuestionada por su manejo técnico y administrativo. La Fiscalía General de la Nación, después de un año de investigación, determinó que no había méritos para abrir una investigación formal en su contra y la exoneró de todos los cargos.

Después de superar esa difícil etapa vemos cómo los problemas fortalecieron a la institución en beneficio de los niños. Hoy, el ICBF tiene un contrato con la Fundación para sostener a 20 niños, cuyo seguimiento hace constantemente. Esto nos da la tranquilidad de que todas las dudas quedaron despejadas , dice Jaramillo.

Hoy la casa de La Esperanza , consagrada al Inmaculado Corazón de María, acoge a 90 niños que se están rehabilitando y en Manizales funciona otra desde 1989, cuya nueva sede será inaugurada en noviembre gracias a la Fundación Luker y Children of the Andes, de Inglaterra

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.