NEOLIBERALISMO Y COMPETITIVIDAD

NEOLIBERALISMO Y COMPETITIVIDAD

El país enfrenta una gran transformación estructural de la economía y el sector industrial particular no ha sido ajeno a este cambio. Si bien es cierto que el sector industrial no estaba preparado para el nuevo esquema de apertura económica implantado por el gobierno y, sobre todo, en la forma como se desarrolló, también se puede afirmar que el sector ha enfrentado el nuevo reto y ha respondido de una forma tal, que le ha permitido sobrevivir. ?Por cuánto tiempo?. En los últimos años ha sido evidente la improductividad e ineficacia de la economía colombiana. Por esto, es necesario adoptar una estrategia que permita dirigir recursos hacia la inversión productiva, especialmente aquella que permita recuperar y crear algunas ventajas comparativas en el sector industrial colombiano. También hay que resaltar el hecho de que en los últimos años se han presentado cambios importantes en la composición de las exportaciones manufactureras del país.

14 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Es así como en algunas empresas han exportado productos con alta calificación de mano de obra y cierto grado de tecnología, lo que se convierte en una muestra de que algunas de nuestras empresas sí están capacitadas y, en cierta forma, preparadas para afrontar el reto que implica la apertura económica. Lo que se necesita, por tanto, es la voluntad de los industriales y los empresarios para el montaje de una infraestructura que les permita aprovechar las ventajas comparativas para hacer más competitivos nuestros productos en el mercado externo.

Existen algunos sectores industriales que han resultado seriamente afectados por su alta vulnerabilidad a la competencia externa. Es aquí donde se necesitan unas políticas conjuntas y un trabajo mancomunado entre el sector privado y el gobierno para crear una serie de mecanismos que permitan eliminar las debilidades existentes en los procesos productivos, la consecución de recursos económicos para la implementación de nuevas tecnologías que estén dirigidas a incrementar el nivel de productividad, así como la creación de una infraestructura de información que permita conocer oportunamente el comportamiento de los mercados, tanto internos como externos, la evolución de los precios y, en general, sobre una serie de factores, para así obtener una eficiente comercialización de los productos. Aquí también juegan un papel importante el fortalecimiento de los gremios industriales que existen en el, la cual se puede lograr sólo mediante un incremento en la productividad y en la obtención final de productos de alta calidad. Solo así se podrá competir en el mercado externo. El Estado colombiano, además, debe asumir el papel de promotor de la comercialización de nuestros productos a través de una buena infraestructura de transporte y comunicaciones, para que los productores tengan fácil acceso tanto al mercado interno como al externo. Se deben adoptar mecanismos de apoyo que permitan a los industriales obtener los recursos necesarios para innovar y adoptar tecnologías que les permitan incrementar su nivel de productividad y, por ende, la consecución de una alta competitividad.

En lo relacionado con la pequeña y la mediana industria es de gran importancia promover un mayor desarrollo de este sector. Debe ser un gran generador de empleo. Estas empresas son de las que más han resultado afectadas con el proceso de apertura y, en el futuro, pueden tender a desaparecer si no se las dota de la logística necesaria para fortalecer sus procesos productivos. Para impulsar a la pequeña y mediana industria y hacerlas competitivas es necesario dotarlas de recursos económicos que les permitan financiar las inversiones dirigidas a la incorporación de tecnología avanzada. Se debe, para ello, diseñar políticas de fomento encaminadas a mejorar la eficiencia y la productividad mediante asistencia y asesoría técnica por parte de personal especializado. Así mismo hay que implantar programas de comercialización y mercadeo de los diferentes productos.

Pero hay que subrayar que las políticas de carácter industrial tienen que estar dirigidas fundamentalmente hacia la empresa como tal, ya que ésta es, en últimas, la que debe enfrentar los retos, como unidad productiva. Entonces se deben resaltar sus potencialidades y brindarles los recursos necesarios que les permita innovarse y modernizarse para que alcance mayores niveles de competitividad, y así, pueden aprovechar significativamente las nuevas oportunidades que se están creando con la integración a los mercados externos.

Los industriales del país deben tomar conciencia de ser más eficientes. Ante las nuevas circunstancias que vive la economía colombiana las industrias poco competititvas se verán en la necesidad de abandonar la producción. Las que quieran sobrevivir, por lo menos, deben obtener un nivel de competitividad que les permita abastecer el mercado interno y, en un futuro, poder expandir su mercado al exterior. Así de simple.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.