LA MOTO O SAN PABLO

LA MOTO O SAN PABLO

Al sacerdote Maurilio Bianchi le robaron la moto para que libere a San Pablo Bendito.

26 de septiembre 1998 , 12:00 a. m.

Bianchi es el misionero italiano del corregimiento de San Pablo, de Marialabaja (Bolívar), que se le ocurrió secuestrar la imagen del santo patrono de la población para recoger 8 millones de pesos e invertirlos en la rehabilitación de la iglesia.

La historia de este simbólico secuestro, difundido por medios nacionales e internacionales, no tiene límites.

El pasado martes, mientras el sacerdote dormía en la casa cural de la iglesia María Inmaculada, en Marialabaja, unos ladrones violentaron la puerta del garaje y sacaron la moto del sacerdote, una Honda 125 XL.

Desde entonces, por el pueblo corrió la voz que se trataba de un chantaje para que Bianchi devolviera el santo.

No he recibido ninguna información de que quieran canjear mi moto por San Pablo Bendito, pero si ello llegar a suceder se pueden quedar con la moto porque el santo no lo devolvemos hasta cuando terminemos de recoger el dinero , dijo Bianchi a EL TIEMPO.

El sacerdote no sabe de donde salió la historia de que le habían robado la moto para presionarlo de que devuelva el santo a la iglesia, pero sostiene que desde que la noticia salió en todo los periódicos y la televisión reconoce que es blanco de muchas historias .

Con pena, el sacerdote dice que lo único cierto es que se quedó sin medio para recorrer los 15 kilómetros, de Marialabaja al corregimiento de San Pablo. Pero se repone y anota con humor: Bueno, ahora tendré que irme a pie o en bicicleta .

No me importa quienes me robaron la moto. Lo cierto es que el problema es para quienes lo hicieron , dice.

A pesar del robo, Bianchi sostiene que la gente de Marialabaja y en especial de San Pablo es muy buena .

Asegura que no ha encontrado oposición del pueblo por su acción de desaparecer el santo patrono, y que por ello descarta que lo de la moto se deba a un represalia.

Por el contrario, asegura que tiene el apoyo de las mayorías del pueblo y sobre todo de su jefe superior, el arzobispo Carlos José Ruiseco.

Lo de la moto es un hecho cualquiera. Lo que pasa es que ahora todo lo que me sucede se convierte en noticia , dice sonriente.

De lo que está completamente seguro es que San Pablo Bendito seguirá secuestrado hasta que recojan los 8 millones de pesos que se requieren para terminar las obras de refacción de la iglesia.

Ya se han hecho algunos trabajos porque la alharaca que se armó a nivel nacional por el plagio del santo conmovió corazones y los sanpableros se metieron las manos al dril. Se han recogido hasta el momento 3 millones de pesos.

Estamos trabajando muy fuerte en campañas de recolección de recursos. Hemos hecho verbenas y rifas, pero todavía falta por recoger. Puedo decir que San Pablo está en muy buenas condiciones, que no le falta nada y que, además, está por fuera del corregimiento. Ahh, y no lo saqué del pueblo en la moto, sino en un carro. Y hasta ahí. No doy más pistas , dice.

El misionero sostuvo que no liberará al santo ni para las fiestas patronales de San Pablo si no se recoge el dinero.

PIEDEFOTO: EL SACERDOTE MAURILIO BIANCHI dice que no devolverá el santo hasta que no recoja toda la plata.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.