TUTELA CONTRA URRÁ ES IMPROCEDENTE

TUTELA CONTRA URRÁ ES IMPROCEDENTE

El Tribunal Superior del Distrito Judicial de Montería denegó, por improcedente, la acción de tutela interpuesta por la Defensoría del Pueblo, en representación de los pescadores e indígenas de la región del río Sinú, contra el impacto negativo que genera la construcción de la hidroeléctrica Urrá.

08 de julio 1998 , 12:00 a. m.

La Defensoría argumenta la violación de los derechos al trabajo, la salud y la vida de los habitantes de la zona, que se ven vulnerados al introducirle obstáculos al desarrollo humano sostenible.

La construcción de la represa, según el tutelante, ha generado perjuicios a aquellas personas que derivan su subsistencia de la pesca en la cuenca del río Sinú, porque se ha afectado el recurso íctico con la desviación de la afluente. Lo anterior ha interrumpido el proceso reproductivo de las diferentes especies, sin que se hayan adelantado programas dirigidos a mitigar y compensar los efectos negativos , argumenta.

Por su parte, en su ponencia, el magistrado Jairo Alonso Lora Villa, considera que si bien es cierto que la construcción de la represa que adelanta la Empresa Multipropósito Urrá S.A. ha afectado negativamente el desarrollo de especies como el bocachico, este no es consecuencia exclusiva de las obras.

Continúa diciendo el Magistrado que hay otros factores alternos, incluso que se presentaban con anterioridad a la desviación del río, entre los que se cuentan los métodos, procedimientos y períodos de pesca que utilizaban los mismos pescadores que hoy reclaman por falta de peces.

Quienes hoy reclaman -los pescadores- se olvidan que ellos mismos, con su desmedida ambición, estaban acabando con un producto que les proporcionaba abundantes ingresos económicos , explica Lora Villa en el fallo proferido el fin de semana.

El fallo señala que afirmar que después de la desviación del río no se ha vuelto a presentar una subienda, es una aseveración cuestionable , porque como lo aclara el mismo presidente de Urrá, Alfredo Solano Berrío, precisamente luego de la desviación del cauce se dio una gran producción de la cual se abusó.

Recuerda que al concentrarse los peces en el sector posterior a la represa, fueron indiscriminadamente capturados aún antes del período de desove, debiendo decretar la Alcaldía de Tierralta, y a instancias de la empresa demandada, una veda que fue muy poco respetada.

Trabajos y pruebas Una vez conocido el fallo, la empresa Urrá sostuvo que sí está adelantando trabajos para mitigar el daño que le corresponde, entre ellos el repoblamiento piscícola y la limpieza de los caños.

Otro punto para denegar la tutela tiene que ver con los argumentos de la misma, al no aportar pruebas suficientes. No se puede afirmar que las familias están afectadas sin mostrar casos concretos que se puedan sumar al acervo probatorio .

La ponencia de Lora Villa argumenta que El problema de la merma de la producción de peces, como todos los problemas relativos a los recursos naturales, no es exclusivo de la cuenca del río Sinú, ni consecuencia única de la represa, porque igual se presenta en todos los demás ríos de Colombia .

Agrega que la causa de la merma de peces está en la estupidez del hombre que, movido por una ambición irracional o determinado por un afán de desarrollo sin medida, ha venido destruyendo su propio mundo, al acabar con todo aquello que constituye la savia de la vida .

La Sala del Tribunal dijo que no está demostrado ni el perjuicio alegado, ni la incuria de los encargados de la dirección y ejecución de la represa.

Urrá en estos momentos está a la espera de que el Ministerio del Medio Ambiente le conceda la licencia ambiental para proceder al llenado de la represa, obra esta que se encuentra en su fase final.

A la Defensoría del Pueblo le queda ahora la apelación ante la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia. Y, en últimas, el proceso va a la Corte Constitucional para que se determine si el fallo del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Montería amerita una revisión.

Tiempo Caribe intentó establecer contacto en varias ocasiones con la Defensora del Pueblo, María Milene Andrade, pero fue imposible. Su secretaria manifestó que se encontraba fuera de la ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.