LA CONFESIÓN DEL PRESIDENTE DE E.U.

LA CONFESIÓN DEL PRESIDENTE DE E.U.

Este es el texto íntegro de la declaración del presidente Bill Clinton al pueblo de Estados Unidos en la que admite su relación extraconyugal con Mónica Lewinsky, transmitida ayer por la televisión desde la sala de mapas de la Casa Blanca:

18 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Buenas noches. Esta tarde, desde esta sala, desde esta silla, he testificado ante la Oficina del fiscal especial y el Gran Jurado.

He respondido a sus preguntas sinceramente, incluyendo preguntas sobre mi vida privada que ningún norteamericano quisiera jamás tener que contestar.

Debo sin embargo asumir completamente la responsabilidad de todas mis acciones, tanto públicas como privadas. Y es por eso que les estoy hablando esta noche.

Como ustedes saben, en un testimonio prestado en enero pasado, me interrogaron sobre mi relación con Mónica Lewinsky. A pesar de que mis respuestas fueron legalmente fidedignas, no facilité información.

En realidad, sí tuve una relación no apropiada con la señorita Lewinsky. De hecho, fue un error. Constituyó un grave error de juicio de mi parte y una falta personal, de la que soy el único y total responsable.

Pero he dicho hoy al Gran Jurado y les digo a ustedes ahora que en ningún momento le pedí a nadie mentir, ocultar o destruir pruebas, o efectuar cualquier acción ilegal.

Sé que mis comentarios públicos y mi silencio sobre este tema dieron una impresión falsa. Engañé a la gente, incluyendo a mi mujer. Lo lamento profundamente.

Sólo les puedo decir que actué motivado por varios factores. Primero, por un deseo de protegerme a mí mismo de los inconvenientes de mi conducta.

También me preocupaba proteger a mi familia. Tomé además en cuenta el hecho de que esas preguntas fueron planteadas en una demanda judicial iniciada con fines políticos, que desde entonces ha sido archivada.

Además tenía serias y reales preocupaciones sobre una investigación independiente que se inició sobre gestiones de negocios privados de hace 20 años. Negocios, debo aclarar, sobre los cuales una agencia federal independiente no halló hace dos años ninguna prueba de acción ilícita mía o de mi mujer.

La investigación del fiscal independiente se trasladó a mis colaboradores y amigos, y luego a mi vida privada. Y ahora la propia investigación es objeto de una investigación.

Esto ha ido demasiado lejos, ha costado demasiado, y ha herido a demasiada gente inocente.

Este asunto queda ahora entre yo y las dos personas que más quiero, mi mujer y mi hija, y nuestro Dios. Debo repararlo, y estoy dispuesto a hacer todo lo necesario para lograrlo.

Personalmente, nada es más importante para mí. Pero se trata de algo privado, y tengo la intención de reclamar mi vida familiar para mi familia. Es exclusivamente un asunto nuestro.

También los presidentes tienen vidas privadas. Es hora de poner fin a la búsqueda de la destrucción personal, dejar de hurgar en las vidas privadas y reanudar nuestra vida nacional.

Nuestro país ha estado distraído durante demasiado tiempo por este asunto, y asumo mi parte de responsabilidad en todo esto. Es todo lo que puedo hacer.

Es hora de pasar a otra cosa.

Tenemos un importante trabajo para hacer, reales oportunidades que aprovechar, problemas reales por resolver, y cuestiones reales de seguridad que atender.

Por eso, esta noche, les pido que se alejen del espectáculo de los siete meses pasados, para devolver la dignidad a nuestro debate nacional y volver a enfocar nuestra atención en todos los desafíos y todas las promesas del próximo siglo norteamericano.

Gracias por vuestra atención y buenas noches

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.