REBELIÓN UNIVERSITARIA

REBELIÓN UNIVERSITARIA

Tres juzgados, el Tribunal Superior de Bogotá, el Consejo de Estado y la Corte Constitucional conocieron un proceso que comenzó hace cuatro años y aún no termina, y que nuevamente pone en el escenario la tan nombrada autonomía universitaria.

25 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Dicho proceso puede llevar a la cárcel a cuatro académicos de la Universidad Distrital, como les ocurrió hace dos años a tres miembros de la Universidad de los Andes y el año pasado a un decano de la Universidad Libre.

La historia es esta. Eduardo Vélez, estudiante de lingística y literatura de a Universidad Distrital, encabezó a finales de 1994 unas manifestaciones en el plantel, por lo cual el Consejo Académico decidió aplicarle la máxima sanción: la expulsión.

El interpuso una apelación ante el Consejo Superior, que después de escucharlo y considerando que era un reinsertado y tenía 35 años decidió sancionarlo con una suspensión de tres semestres.

Esa sanción no estaba prevista dentro del estatuto disciplinario de la universidad. Lo que esta señalaba era amonestación por escrito, suspensión por un semestre y expulsión.

Nunca se cuestionó la gravedad de la falta del estudiante lo que se intentó fue darle una oportunidad pedagógica , explica René Guevara, quien en esa época era el representante de los estudiantes.

Para el ex secretario de educación de Bogotá José Luis Villaveces, quien entonces era el representante del Alcalde Mayor de Bogotá, esta acción solo tiene sentido dentro del ámbito académico y en la autonomía universitaria.

Sin embargo, es consciente de que el Consejo integrado por él, Guevara, Zabulón Bonza, quien era representante de los exalumnos, y Edison Dávila, representante de los profesores no se ajustó a las normas internas del plantel. Eso fue lo que señaló el juzgado 14 penal del circuito que ordenó al establecimiento educativo ajustar la sanción a su régimen disciplinario para cumplir con el derecho de Vélez al debido proceso.

Mientras que los miembros del Consejo creen que por su autonomía tenían derecho a aplicar la expulsión al estudiante, este considera que hubo extralimitación de esa autonomía y en nombre de ella se le violaron sus derechos.

El Consejo Superior entendió que ajustar la sanción era aplicarle una correspondiente al tipo de falta que el estudiante había cometido explica Guevara Y reconociendo que el consejo académico era el ente para imponerla decidió derogar el acto administrativo que lo sancionaba por tres semestres y dejar en firme el recomendado por el Consejo Académico que consistía en la expulsión .

Según Vélez, esa acción significó desacato a la tutela porque a él ya le había sido concedida la apelación que consistía en darle una sanción menor a la expulsión y, según el reglamento de la universidad, la menor era la sanción por un semestre.

Así también lo vio el juzgado 14 penal del circuito que adujo un desacato de tutela. Eso lo decidirá la próxima semana el Tribunal Superior de Bogotá que tiene a su cargo la revisión del proceso.

LEY EN DESARROLLO La abogada Patricia Linares, experta en autonomía universitaria, dice que no conoce el expediente de este caso, pero que la Corte Constitucional ha insistido en que en todo proceso disciplinario que adelanten las universidades debe estar supeditado al debido proceso que consagra la Constitución Nacional y debe acatar los reglamentos que ellas mismas se impusieron Es una autonomía que encuentra límites en la ley , explica.

Para Galo Burbano, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), este puede ser un caso de confusión de los alcances de la autonomía por parte de los jueces. Por eso cree importante realizar un estudio sobre los fallos de las tutelas relacionados con el tema.

Precisamente, hace unos días salió el fallo de la tutela que un estudiante de la Universidad Libre interpuso contra el Ministro de Educación para que le informara sobre una investigación que el Icfes adelantaba en su plantel.

El ministro de Educación, Germán Bula, le contestó que había sido archivada y que una de las causas era que la autonomía universitaria permitía a las instituciones disponer de sus cupos.

El estudiante alegaba que la universidad le había negado el reintegro a pesar de haberlo solicitado en varias ocasiones.

José Luis Villaveces, Edison Dávila, René Guevara y Zabulón Bonza podrían ir a la cárcel por desacato a una tutela.

Eduardo Vélez fue el estudiante que puso la tutela alegando violación al debido proceso

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.