CARIBÚ SUSPENDIÓ EXPORTACIONES

CARIBÚ SUSPENDIÓ EXPORTACIONES

Después de exportar por más de 25 años, la empresa Caribú ha suspendido sus ventas externas y a partir de ahora se concentrará en el mercado nacional. Para Andrés Angel Vásquez, presidente de la compañía, la revaluación del peso colombiano y la caída de los precios de las confecciones en el mercado internacional, terminaron por afectar la rentabilidad de Caribú, y obligaron a cambiar la estrategia de ventas.

14 de marzo 1994 , 12:00 a.m.

En un mercado particularmente difícil se convirtió Venezuela el año pasado. Allí las expectativas de devaluación y las dificultades de cartera precipitaron el cierre de las operaciones de Caribú.

Por qué cerró Caribú sus exportaciones? Debido a la revaluación del peso colombiano y a la situación internacional de los precios de las confecciones, decidimos a finales del año 93, suspender todas las exportaciones. En 1994 vamos a dedicarnos al mercado nacional con las marcas Caribú, Wrangler, Marlboro y Tripper.

No es un retroceso cerrar las exportaciones en pleno proceso de apertura? En realidad ha sido una sorpresa, pero consideramos que el mercado no estaba siendo rentable. Nuestros costos directos de producción frente a los precios que se están pagando internacionalmente no dan para hacer rentable el negocio.

Fue una decisión muy difícil de tomar a la que le dedicamos mucho tiempo de análisis.

La verdad es que Caribú le ha dedicado mucho tiempo y recursos a abrir mercados y conseguir clientes, pero definitivamente el negocio iba con posibilidades de rentabilidad muy malas.

No es una decisión que uno quiera tomar, sino que tiene que tomar, pues no podemos manejar perspectivas como las que vienen de una mayor revaluación y una inflación superior. Cómo operaba Caribú en el mercado externo? La compañía llegaba a España, Dinamarca, Alemania, Francia, Suecia, Estados Unidos, Venezuela, Chile, Ecuador, Perú, entre otros.

Disponíamos de unos clientes a quienes les hacíamos la maquila. A Puerto Rico, Venezuela, Perú y Ecuador exportamos con marca Caribú y el resto de las exportaciones -alrededor del 70 por ciento- con marcas de otros clientes. Este es, precisamente, el negocio menos rentable porque no tiene el valor agregado de la marca.

Cerrar las exportaciones qué efectos tiene en materia de empleo? Nosotros utilizamos contratistas para la confección, lo que significa que en adelante vamos a necesitar menos. Caribú no tiene fábricas propias, pues contrata con aproximadamente 120 talleres, esto se puede reducir en un 30 por ciento.

Cómo compensarán las ventas del mercado externo? Estamos convencidos que podemos compensarlas con el mercado local. Creemos mucho en nuestras marcas y nuestros productos y tenemos un buen sistemas de distribución con el que podemos lograr aumentar las ventas en el porcentaje que dejamos de exportar, que el año pasado fue alrededor del 20 por ciento del total de ventas. Además contamos con un excelente personal que labora en la compañía, lo que nos da mucha tranquilidad. Qué razón especial se tuvo para salir del mercado venezolano? Venezuela cambió las estrategias y las circunstancias del mercado. Cuando se hizo la apertura con Venezuela se vislumbraba como un país muy importante y con grandes posibilidades. Pero en el corto tiempo empezaron las expectativas de devaluación, las dificultades de cartera, entonces, antes de que pasara una situación más difícil decidimos cerrar nuestras operaciones allí, en donde habíamos montado una oficina de distribución llamada Suministradora Bolivariana, en Caracas.

La verdad es que el año pasado comenzamos a notar una demora en los clientes, unas expectativas de devaluación que hacía que la exportación no fuera rentable. Iniciamos el proceso de cierre en el primer semestre y lo logramos a mediados del segundo semestre.

Implicó pérdidas cerrar Venezuela? En realidad no nos causó pérdidas porque tuvimos unos gastos muy variables y nosotros no hicimos inversiones en propiedad raíz. Se perdió tiempo y una oportunidad muy bonita en el caso de las confecciones y especialmente de Caribú.

La idea es volver más adelante cuando mejoren las condiciones? Pensamos esperar y ver que pasa en Venezuela, cuáles son las políticas económicas del nuevo gobierno y esperar lo que sucederá con la devaluación. Aspiramos a una mayor estabilidad económica y empresarial para tomar una decisión y atacar de nuevo ese mercado.

Como sociedad Caribú se abrió? Si, ahora Caribú es una sociedad anónima abierta en la cual tienen inversiones los textileros antioqueños y otros accionistas. Ya no es una sociedad familiar.

El problema del sector confeccionista sigue siendo la importación de mercancía a bajos precios?.

En verdad la oferta de productos de confección a Colombia con ocasión de la apertura ha sido básicamente de mercancías procedentes de Asia que vienen con unos precios inferiores a los internacionales, por eso hemos visto que México puso barreras arancelarias a los productos de Asia y Venezuela a comienzos del año incrementó el arancel a estos productos, mientras que nosotros seguimos abiertos lo que le está causando mucho daño a la industria nacional.

Esto hace que los precios de los productos nuestros no sean competitivos frente a ellos. Eso desordena el mercado y distorsiona los precios.

Dentro de la cadena textil, ustedes se benefician con la importación de telas?.

Si, el confeccionista con la apertura tiene la posibilidad de comprar telas e insumos del exterior, lo que le da mayor variedad de telas que no se consiguen en Colombia. Yo creo que básicamente lo que afecta al confeccionista nacional es la mercancía proveniente del Asia que tiene unos subsidios de tipo contable que hacen que los costos sean inferiores a los nuestros.

En el marco del G-3 hay dificultades en el sector textil-confeccionistas. Qué expectativas tiene su empresa?.

Nosotros pensamos que es interesante el G-3. México es un país de bastante poder adquisitivo, de una dinámica comercial grande y Colombia es un país muy competitivo en mano de obra, buena calidad, buen producto y muy ágil, factores que explican los temores que pueden tener los empresarios mexicanos. De parte de Colombia estamos en una buena posición, siempre y cuando tengamos reglas del juego claras.

Su imagen Nació hace 39 años en Medellín cuando la empresa Caribú apenas se asomaba al mercado colombiano de la confección y de la moda y, de alguna manera, su vida siempre ha estado vinculado a esta compañía que preside desde hace tres años y medio.

Heredó de su familia la vocación empresarial y se preparó profesionalmente en el exterior, primero en la Universidad de Notre Dame en los Estados Unidos, en donde estudió economía y posteriormente en la Universidad de París en donde realizó postgrado también en economía.

Como paisa, Andrés Angel lo hace muy bien: emprendedor, optimista, descomplicado y sobre todo, gran conversador.

Es un economista de la línea gavirista , por supuesto aperturista, y partidario del candidato a la presidencia de la República, Andrés Pastrana.

Los deportes no son precisamente su fuerte, prefiere un buen partido de parqués y aunque se declara hincha de Atlético Nacional, sólo lo acompaña de corazón al frente del televisor, pues no asiste al estadio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.