ESTA SEGURO SU NIÑO EN CASA

ESTA SEGURO SU NIÑO EN CASA

Sabe usted qué riesgos corren los niños en su hogar? Sólo tiene que hacer mentalmente un tour por cada uno de los rincones de la casa. Estas son algunas sugerencias de varios médicos de la Central de Urgencias Pediátricas Helena Calderón de Santos, a donde llegan todo tipo de casos de pequeños accidentados.

25 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

El cuarto: si el infante es menor de un año está expuesto hasta en su propia cuna. En ella no deben haber chupos con cordeles o que pendan del cuello del pequeño. En cualquier giro que éste haga el chupo puede engarzarse con las barandas o con su cuerpo y ahorcarlo.

* Las barandas deben ser acordes con el tamaño del niño para que no quede atrapado entre ellas y muera por ahogamiento.

* No deben haber a su alcance objetos pequeños que pueda llevarse a la boca. Cadenas, dijes, y figuras diminutas implican un gran riesgo de que se atragante.

* Los mitones, si los usa, deben ser de tela y no tejidos, pues éstos últimos pueden aprisionar fácilmente los deditos, obstaculizar la circulación y provocarle la amputación de uno de sus órganos.

* Tampoco hay necesidad de llenar la cuna con almohadas y cobertores que en cualquier momento, por los movimientos del niño, pueden cubrirlo y ahogarlo.

Más grandes, más traviesos Cuando el niño tiene entre uno y cuatro años corre más peligro de sufrir algún accidente. Camina pero no tiene la profundidad visual de un adulto ni la coordinación motriz adecuada. Explora su mundo a través de las manos, la boca y la deambulación. Como en el caso anterior, está expuesto a atragantarse con cualquier objeto pequeño: monedas, canicas, basura, plásticos, ganchos... hasta una llave suelta, una puntilla o un alfiler. Debe haber estricto orden.

Los cajones: son un arsenal para ellos. Allí encuentran desde un botón hasta una pastilla y todo lo pueden comer. Las drogas deben permanecer en botiquines fuera de su alcance o en cajones cerrados con llave, que además les causan machacones.

Cables y tomacorrientes: deben estar protegidos con apliques plásticos pues los niños tienden a introducir alambres, cubiertos o hasta la lengua y sufrir una descarga eléctrica.

* Los cables deben permanecer desenchufados mientras no se necesite un aparato y hay que ordenarlos, pues el pequeño suele masticarlos y hay casos en los que, al perforar el recubrimiento, virtualmente se han destrozado la boca y el rostro al crear un arco voltaico.

* Les encanta envolverse en las cortinas y jugar con la pasamanería. Si están a muy baja altura, pueden alcanzarlas, enredarse y ahorcarse al caer. Es aconsejable recoger estos elementos.

Las ventanas: No debe haber sillas o muebles donde puedan trepar cerca de las ventanas porque una pérdida de equilibrio los hace romper el cristal y caer al vacío.

* Se deben colocar rejillas o pasadores para que no puedan abrirlas o abalanzarse sobre ellas.

La terraza: es un lugar vedado para ellos, pues pueden caer, así haya barandas, o escurrirsen por alguna claraboya.

Las escaleras: el niño está expuesto a rodar por ellas en cualquier momento. Siempre debe haber una adulto con ellos. De lo contrario, hay que instalar barandas laterales y puertas arriba y abajo de las escaleras que impidan el paso del niño.

El baño: los menores tienden a asociarlo con un lugar de juego. Cualquier elemento de cerámica, como lavamanos o sanitario, que esté roto o tenga aristas, es una cuchilla que puede cortarlo. En la ducha deben haber pisos antideslizantes para evitar las caídas y el acceso tiene que ser acorde con la estatura del pequeño. La puerta del baño debe abrirse desde afuera.

* Hay menores que sufren traumas en el pene al caer el bizcocho del inodoro sobre sus genitales, cuando están orinando. Es mejor que no se levante este elemento.

* Los artículos eléctricos, como secadores, pueden causar un corto por el ambiente húmedo. Deben desconectarlos y estar lejos de su alcance al igual que máquinas o cuchillas de afeitar.

* El inodoro debe permanecer tapado para evitar que introduzcan las manos y luego se las lleven a la boca, lo que les puede provocar infecciones.

La cocina: es tal vez el lugar más peligroso para los infantes. Se supone que nunca deberían estar allí, pero esto no siempre es posible. Son múltiples los casos de quemaduras por líquidos y explosiones de estufas a gasolina.

* No cocinar con infantes en brazos o pasarlos cerca de la estufa. Al agarrar algún recipiente se pueden quemar.

* No dejar recipientes con líquidos calientes en el piso ni manipularlos si hay un niño cerca.

* Las manijas de las ollas deben estar hacia el interior de la estufa donde no puedan alcanzarlas.

Elementos de aseo: su almacenamiento debe ser bajo llave. Muchos niños ingieren blanqueadores, disolventes o detergentes por error.

* No guardar estos productos en envases de gaseosa o comestibles. Para ellos es solo gaseosa.

El lavadero: Nunca dejar butacas cerca del lavadero, pues pueden caer dentro del estanque de agua y ahogarse. Es necesario instalar tapas de seguridad. Las cuerdas de la ropa también deben estar lejos de su alcance.

El garaje: jamás poner en marcha un vehículo sin verificar en dónde están los pequeños: atrás del carro, debajo. Incluso encender el motor con las puertas cerradas provoca intoxicación por inhalación de monóxido de carbono y hasta la muerte.

* No almacenar objetos inservibles que puedan herir al menor.

Mascotas: no deje que las molesten constantemente, mientras comen o cuando tienen crías. Hay casos de infantes que han perdido un ojo por un arañazo de un gato, o el picotazo de un ave, o han muerto por las mordeduras de un perro.

Por último, prendas como los manteles no deben llegar hasta el piso pues el niño puede halarlos y hacer caer sobre este lo que haya en la mesa, como tijeras o adornos. Recuerde que la empleada doméstica no es la mejor compañía para sus hijos. Y los abuelitos, con todo y su amor, cuando son de avanzada edad y ven mermadas sus condiciones físicas, no siempre están en capacidad de velar por los pequeños como es debido. Es mejor prevenir...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.