BAJA EN LA PRODUCTIVIDAD, MAL SÍNTOMA EN LOS E. U.

BAJA EN LA PRODUCTIVIDAD, MAL SÍNTOMA EN LOS E. U.

La productividad de los trabajadores estadounidenses bajó en el segundo trimestre de este año, y ello empujó hacia arriba los costos laborales de las compañías a la mayor tasa vista en cuatro años.

13 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

En los sectores no relacionados con la industria agrícola, la productividad, medida en rendimiento por hora de todos los trabajadores, se redujo a una tasa anual estacional del 0,2 por ciento, dijo el Departamento de Comercio.

Esta caída, la primera desde principios de 1995, se dio a medida que las compañías incrementaban su nómina mientras que la tasa de expansión del rendimiento se frenó considerablemente. Con los salarios salariales creciendo a una tasa anual del 3,8 por ciento en los tres meses a junio, la expansión de los costos laborales unitarios creció a una tasa anual del 4,1 por ciento.

Aunque las cifras trimestrales de productividad tienden a ser volátiles, lo cierto es que la baja productividad y los cada vez más altos costos laborales son síntomas preocupantes de que las benignas condiciones que se estaban dando para la economía estadounidense desde hace dos años, están próximas a llegar a su fin.

E.U. disfrutó de una racha de crecimiento productivo en 1996 y 1997, después de varios años en que la tasa de expansión fue cercana a cero. En ambos periodos, el rendimiento por hora de repente creció hasta llegar a una tasa del 2,4 por ciento y 1,4 por ciento respectivamente.

Este comportamiento, argumentan algunos economistas, resultó de la innovación tecnológica, y ello significó que los trabajadores pudieron incrementar sus ingresos, al tiempo que las compañías pudieron ver sus utilidades aumentadas sin tener que generar un disparo en la inflación.

Lo que ahora importa es que la caída en los niveles de productividad en el segundo trimestre pueden deberse a una serie de factores coyunturales, que incluyen la huelga en GM y una disminución en la expansión del inventario.

Entretanto, un clima de incertidumbre continúa postrándose sobre el sector de servicios, al contrario de la industria manufacturera que creció a una tasa del 4,2 por ciento en el segundo trimestre. Aún así, los economistas son escépticos de lo fidedigno de las cifras para renglones por fuera del sector real.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.