Secciones
Síguenos en:
EL PRÓCER JOSÉ HILARIO LÓPEZ

EL PRÓCER JOSÉ HILARIO LÓPEZ

El prócer de la Independencia y Libertador de los Esclavos, general José Hilario López, nacido en Popayán el 18 de febrero de 1798 y fallecido el 27 de noviembre de 1869 en Campoalegre, ocupó dos veces la primera magistratura: del 1o. de abril de 1849 al 30 de marzo de 1853, período durante el cual realizó la gran reforma socioeconómica y cultural tendiente a desmantelar la herencia del coloniaje hispánico, que aun gravitaba con peso específico sobre la nación, y que constituyó un tipo de gobierno genuínamente liberal, transformista, humanista y progresista; y, luego, como secretario (hoy Ministro) de Relaciones Exteriores del ejecutivo plural designado por la Convención de Ríonegro, del 10 de febrero al 14 de mayo de 1863. En ambos momentos de su paso por la historia, no tuvo el general López sino una obsesión: desconservatizar a la Nueva Granada.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de abril 1998 , 12:00 a. m.

No hay la menor duda de que después del cuatrienio de su gobierno, el país ya no volvió a ser el mismo. Tan profundas, vigorosas y trascendentales fueron las reformas realizadas por él y concebidas por el ideólogo liberal más connotado del siglo pasado: Manuel Murillo Toro. El toque del populismo, por ejemplo, se puso de moda. Las masas populares, a través de las Sociedades Democráticas, adquirieron una conciencia política de sus derechos e importancia y se convirtieron en poder decisorio. Tal aspecto, esto es la intromisión del pueblo en la política, por su carácter turbulento, tuvo una denominación despectiva entonces: los retozos democráticos . En otros términos: las reformas lopistas perforaron la infraestructura granadina y cambiaron el rumbo tradicional a la nación.

Profunda conmoción causaron, por su estremecimiento sociológico, la cuestión religiosa que dispuso la separación de la Iglesia y el Estado bajo el lema: Iglesia Libre dentro del Estado Libre, proclamada en un pueblo muy sensible en sus devociones y dogmáticamente católico; la hermosa y cristiana ley de 21 de mayo de 1851 que suprimía la esclavitud e incorporaba la negritud a la ciudadanía granadina; el impulso al libre cambio y la reforma tributaria que abolía la renta estancada del tabaco y disponía su libertad de comercio, coyuntura que le dio a Santander, el mayor productor de tabaco, el liderazgo político de la nación. No fue, por consiguiente, una casualidad que allí surgiera y extendiera su predominio el Radicalismo.

Pero además, incursionó la administración López en la continuidad de la tarea científica de la Comisión Corográfica, en el establecimiento de los jurados de conciencia, la supresión de la pena de muerte y de los castigos vergonzantes, el incremento y modernización de la industria agropecuaria, el desarrollo de los caminos mediante el empleo técnico del macadams, el apoyo a la colonización antioqueña, la proclamación y praxis de los derechos humanos y las libertades públicas, etc.

Ingratitud, indiferencia y olvido han tenido la nación en general y el partido liberal especialmente frente al bicentenario del natalicio del prócer. Nos parece que en él se cumple aquel adagio según el cual los pueblos o partos que no honran a sus próceres no merecen tenerlos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.