SI COLOMBIA NO MEJORA SU CALIDAD,EN CINCO AÑOS NO VENDE UN ALFILER

SI COLOMBIA NO MEJORA SU CALIDAD,EN CINCO AÑOS NO VENDE UN ALFILER

Visceralmente convencido de que mucho más grave que una descertificación, es no tener calidad competitiva en los mercados, el superintendente de Industria y Comercio, Marco Aurelio Zuluaga Giraldo, un administrador caldense que desde hace tres años frentea los problemas de proveedores, empresarios y consumidores, está persuadido de que es inaplazable implantar una cultura de la competencia en la sociedad colombiana, no sólo a nivel vernáculo, sino especialmente foráneo. Esa competencia hace relación directa al mercado, en la cual -según Zuluaga- las empresas oferentes de bienes y servicios deberán luchar por conquistarlo con base exclusivamente en una adecuada información sobre las características del producto, tales como precio, calidad y garantías. Y el Estado deberá tan sólo actuar como celoso y eficiente vigilante del proceso, con claras reglas de juego y real capacidad de fomentar e incentivar.

06 de julio 1998 , 12:00 a. m.

El funcionario está convencido, además, de la creación de un Tribunal de la Competencia , como organismo colegiado independiente y autónomo que tenga a su cargo la promoción de la competencia y el ejercicio exclusivo de las facultades sancionatorias de las actividades monopólicas o todas las que distorsionen el libre juego del mercado.

Un místico de la gestión y un maníatico de los resultados, el alto funcionario está seguro de que el tema de la calidad deberá convertirse en una cultura nacional, que nos proyecte en el escenario de una economía internacionalizada. Si no mejoramos nuestra calidad, en cinco años no venderemos un alfiler en los mercados externos y será el colapso de nuestra economía, advierte dramática pero también pragmáticamente. Y esto es válido también al interior del país si queremos que la apertura no arrase nuestras industrias.

Zuluaga está convencido de que es necesario, por ley y por regulaciones específicas, construir un escenario que permita unas nuevas relaciones de consumo, en donde ni el empresario sea el perseguido ni la Superintendencia sea el perseguidor o agente punitivo. Igualmente considera que el consumidor debe ser educado, no sólo para conocer sus derechos y ser el beneficiario final de esas nuevas relaciones sino para que, compre y consuma con responsabilidad los bienes y servicios que le ofrece el mercado.

En esta dirección, el Superintendente está orgulloso de la infraestructura y de los recursos humanos y técnicos que se está implementando para facilitar esa tarea. Pilar de esa infraestructura es el Centro de Control de Calidad que, con sus quince laboratorios operacionales, es modelo a nivel internacional.

Estas son algunas de sus impresiones: -- El consumidor colombiano está olvidado de la Providencia? -- Yo creo que lo está porque nuestra obsoleta legislación no obedece ni responde a las exigencias del consumo contemporáneo. Y también porque la pasividad del consumidor está permitiendo que fuerzas extrañas se apoderen de la vocería de sus derechos. Se necesita entonces introducir toda una nueva conceptualización que permita, por ejemplo, medir la calidad en beneficio del consumidor. Eso sólo se logra mediante la llamada metrología legal. Es que la calidad no puede ser tan sólo una estrategia de ventas, tiene que ser conmensurable para poder comparar lo que se ofrece con lo que realmente se entrega. Tiene que haber una toma de conciencia a este respecto.

-- Y cómo lograrla? -- Es que el tema de la calidad debe ser toda una cultura. La industria nacional fue protegida por décadas . Y como resultado de ello tenemos unos industriales y unos empresarios acostumbrados a trabajar en un mercado sin competencia. Fue protegida por el modelo económico. En un contorno paternalista y libre de sobresaltos competitivos, el colombiano no desarrolló una cultura estratégica en función de la calidad. Tenía su nicho asegurado y el problema de la calidad era marginal. Hoy ha cambiado el escenario y el libreto. Es un ámbito sin fronteras, en donde la calidad es un concepto muy definido que hace la diferencia...

Y cómo se marca esa diferencia? -- Es cuando aparece un instrumento fundamental que es el sistema de normas, calidad y metrología y se hace un esfuerzo conjunto entre sector público y privado, para producir de acuerdo a parámetros establecidos, mediante normas de obligatorio cumplimiento , primer elemento identificador de dicho sistema.

Cuando a un industrial se le dice: esa bicicleta, ese ciclindro de gas,ese producto cárnico preempacado, ese sistema de frenos hidráulicos, debe producirlos ciñendose a unas normas de obligatorio acatamiento, se le esta induciendo a que produzca con calidad y con calidad sistematizada que es lo importante. Y se le está dotando de una singular capacidad competitiva no sólo para librar sus batallas comerciales en los mrecados externos sino en los internos de cara a los productos importados.

-- Pero parecería existir un problema de lenguaje en lo relacionado con pesas y medidas. Por ejemplo el producido por la reticencia anglosajona, especialmente estadinense, frente a la adopción del sistema métrico décimal...

-- Evidentemente y esto es grave porque el país debe desde ya tomar una decisión política para evitarse dólores de cabeza en el futuro. Los Estados Unidos no se han querido meter al sistema metrico y ahora nos están exportando sus materiales y productos medidos en pulgadas, yardas, brazas, pies, e igual acontece con las medidas de superficie, peso, capacidad y volúmen.

-- Por qué decisión política? -- Porqué se necesitan grandes inversiones estatales y privadas que comprometan un lenguaje universal como el métrico decimal y regulación que impidan lo que estan ocurriendo hoy en muchos frentes, por ejemplo, en la industria del gas, en donde se están manejando las medidas de que hablabamos antes y cuando finalmente los americanos se vean forzados a comprometerse con el sistema métrico universal, nos quedaremos descontextualizados..

-- Y volviendo a las penurias del sufrido consumidor, quién le responde? -- Desde luego el proveedor. No hay la menor duda y este no le puede sacar el cuerpo a su responsabilidad. En los países desarrollados la relación proveedor-- consumidor está fincada en la mutua confianza y en la garantía que el primero encara siempre ante el segundo. No se trata simplemente en reponder por una exigencia de la ley, es un arraigado sentido de la reponsabilidad y del compromiso de cumplir bien a sus clientes. Es esa cultura de la calidad de que hablabamos antes y es tambien la cultura del buen servicio, en toda la extensión de la palabra. Esta reponsabilidad de los proveedores debe ser claramente entendida en Colombia y se no se comprende asi , el futuro puede ser muy negro para ellos.

-- Y si a pesar de todo el proveedor no responde? -- Entonces debe actuar el Estado y debe hacerlo como una segunda instancia, por la vía administrativa. Debe actuar como autoridad competente y en Colombia existe esa autoridad, lo que sucede es que esta dispersa. Están las distintas Superintendencias y tambien están las Alcaldías. Son autoridades con funciones específicas, con capacidad para encarar los conflictos...

-- Pero esa capacidad la tienen para solucionarlos? -- Lo que sucede es que el noventa y cinco por ciento de los Alcaldes ignoran la responsabilidad que tienen en la solución de estos conflictos que se generan en las relaciones entre proveedores y consumidores. Es decir los Alcaldes no han asumido su rol y las diferentes Superintendencias se preocupan más por la tramitología que por orientar al consumidor y ayudarle a resolver su problema.

Y, desde luego, hay que actualizar la legislación vigente. Es urgente aprobar Estatuto del Consumidor para los tiempos que corren. Un Estatuto que concentre la autoridad y le permita resolver oportuna y prontamente los conflictos y tenga en cuenta los daños y perjuicios. Un Estatuto, en fín, que sea el producto consensual de una acción parlamentaria, gubernamental y gremial.

-- Ya metidos en la apertura con todas sus consecuencias, desde su óptica, que le aconsejaría a los productores y proveedores para hacerle frente a la avalancha y poder meterse en el cuento de la globalización? -- No tengo la menor duda de que mucho mas grave que la descertificación unilateralmente como la que estos últimos años padecimos, lo tipifica el hecho de que la industria nacional no trabaje con seriedad de cara a la implantación del sistema de normas, calidad y metrología. Cuándo uno habla con colegas de otros países en torno a toda esta temática, muy claramente a le advierten que si no se produce de acuerdo con las normas de calidad exigidas, en un lapso de cinco años, la industria colombiana no podrá vender un alfiler en el exterior. Y eso si sería el colapso total de nuestra economía. Por lo tanto el mensaje para esos empresarios y para el mismo gobierno es que se trabaje muy seriamente en la total implantacin del sistema de normas, calidad y metrología, como unico instrumento válido para poder involucrarnos y sortear con éxito la internacionalización.

-- Entonces la evaluación de la calidad sería una nueva barrera, esta si insalvable? -- Las barreras no han desaparecido. Eso es una entelequía. Los países de mayor desarrollo nos están imponiendo una barrera mucho mas refinada, mucho mas sofíscada , que es la barrera de la calidad. Anteriormente las barreras arancelarias eran superables a traves del looby político . Hoy el parámetro de la calidad es el único elemento mensurable para la decisión de compra de nuestros productos. Por eso repito: mas grave que cualquier descertificación arbitraria es no tener capacidad competitiva y lo más triste de todo es que la primera es una variable que no depende de noso tros y la segunda si depende integramente de nuestra voluntad y de nuestra visión de futuro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.