Secciones
Síguenos en:
NEGOCIACIÓN NO HUBO , DICE RÍOS

NEGOCIACIÓN NO HUBO , DICE RÍOS

El tema es manejado con pinzas por el consejero presidencial José Noé Ríos. Una palabra de más o que de lugar a diversas interpretaciones puede llevar a que se encienda otra vez la hoguera de Barrancabermeja, que ardió la semana pasada al enterarse de que los paras decidieron asesinar a sus víctimas luego de un juicio sumario .

Para Ríos en este caso no hubo negociación, pues su inicio dependía de las pruebas de supervivencia de los jóvenes desaparecidos, las que fueron reemplazadas por un macabro mensaje que dio cuenta de su incineración. En la entrevista el funcionario deja el sabor de que él también fue engañado.

Asegura también que aunque no tiene la certeza de la muerte de los 25 habitantes de la zona nororiental de esa ciudad, el Gobierno prácticamente descarta que estén vivos, pues la información que recibieron es de fuentes confiables .

EL TIEMPO elaboró un cuestionario al consejero presidencial y éste respondió por escrito las preguntas que consideró eran de su competencia y estaban directamente relacionadas con la frustrada labor de mediación a él encomendada.

Aquellas cómo qué información posee el Gobierno sobre el patrullaje que supuestamente realizaron unidades militares previo a la incursión paramilitar o qué información posee sobre la advertencia que organismos de inteligencia hicieron sobre la situación, quedaron sin respuesta.

Mientras tanto, la situación en Barranca sigue tensa. Para hoy, las fuerzas guerrilleras que ejercen su influencia en la región anunciaron un paro armado y mañana martes se realizará una gigantesca ceremonia para dar un adiós simbólico a las 25 víctimas.

En el texto, el consejero asegura que luego de los hechos de Barranca, en los que el Gobierno no salió bien librado, las amenazas contra su vida han arreciado. Esta es la explicación sucinta sobre su actuación en el puerto petrolero: El Gobierno descarta que hoy estén vivos los 25 jóvenes? El Gobierno parte de la base de que la información es muy confiable. Pero no tiene certeza porque no ha visto ningún cadáver. Por eso en el comunicado expedido el jueves pasado se dice que las investigaciones tienen que continuar hasta tener absoluta claridad de los hechos y castigar a los culpables.

Tiene indicios de dónde pueden estar los cuerpos de los jóvenes? Ninguno. Sin embargo, creo que hay un punto de partida. Las autodefensas de Santander operan en el área del Magdalena Medio santandereano. Porque en alguna parte tienen que estar. Los organismos competentes tienen que cumplir con esa tarea, lo mismo que la Defensoría con el apoyo de la Cruz Roja colombiana e internacional y todos los que en cualquier momento puedan colaborar.

En qué momento decide el Gobierno su intervención en el caso de los desaparecidos de Barrancabermeja y qué información poseía a la fecha? Los hechos de Barranca sucedieron el 16 de mayo. Al día siguiente se inició una protesta social de 48 horas que afectaba también la producción de combustibles y que posteriormente ampliaron por 48 horas más.

El miércoles siguiente 20 de mayo el Presidente me pidió que le colaborara en la solución de ese conflicto. Entonces viajé a Barranca a analizar la situación y, entre otras, a preparar una reunión que se haría al día siguiente con un equipo estatal encabezado por el Ministro del Interior, el Procurador, el Vicefiscal y el Defensor (e).

La tarde y noche del 20 de mayo tuvimos la primera reunión con la Coordinadora Popular. Los temas giraron sobre tres aspectos: la búsqueda de las personas desaparecidas, la investigación de los hechos hasta encontrar a los responsables intelectuales y materiales, y la necesidad de estructurar un plan de convivencia ciudadana. Esa sería la base para la reunión del día siguiente. El jueves 21 se llevó a cabo dicha reunión y entonces se tomó la decisión levantar el paro el día siguiente.

En todas estas conversaciones es evidente que el punto central eran las personas retenidas. Para afrontar esta circunstancia se conformó una comisión de búsqueda integrada por el Defensor, el zar antisecuestro y yo.

Esto quiere decir que todas las actividades encaminadas a la liberación de las personas retenidas no fueron responsabilidad de una sola persona, sino de un equipo de trabajo.

Mi labor específica en ese equipo, entonces, empezó el 21 de mayo, porque la Defensoría y la Oficina del zar ya estaban manejando el tema.

Cuál fue el desarrollo de las negociaciones tendientes a lograr la liberación de los jóvenes? Negociación no hubo. La Defensoría y la oficina del zar volcaron todo su interés en este doloroso caso. Toda su gente se dedicó a explorar sobre la materia. El procedimiento siempre es el mismo: determinar primero quién se los llevó y después obtener información sobre la supervivencia.

De manera muy pronta se tuvieron resultados. El martes 26 de mayo, Nelson Caicedo, defensor (e), recibió una carta personal de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) en la cual le manifestaron que los hechos fueron cometidos por las autodefensas de Santander y aclara que tienen autonomía para sus acciones.

El jueves 28, desde Santander piden que se envíe la foto de cada uno de ellos, como requisito para hacer un pronunciamiento. El viernes 29 las tuvimos listas y las ubicamos en Bucaramanga. Lo que quedaba ahora era rogarle a Dios para que todo saliera bien. Teníamos una expectativa positiva porque habíamos recibido llamadas y noticias muy contradictorias, pero la mayoría de ellas esperanzadoras.

El miércoles en la tarde recibimos la tenebrosa noticia escrita en un papel, cuando nos encontrábamos acompañados de Carlos Rangel, del Ministro del Interior y de Germán Orduz, consejero de paz de Santander. De manera inmediata viajamos a Bogotá y pusimos la información en manos del Presidente quien ordenó una reunión de emergencia.

En dicha reunión el Defensor (e) comentó que el mismo día había tenido una información con el segundo mando de las Auc y que le había dado la misma información.

Ante estas evidencias se decidió convocar una reunión en Bogotá, al día siguiente 4 de junio a la USO y a la Coordinadora Popular para comentarles aquello de lo cual teníamos conocimiento. Hecha la misma, se decidió dar la noticia a las familias y al país de manera inmediata y se viajó a Barranca el viernes 5.

Esto quiere decir que usted nunca tuvo una conversación directa con los captores? Nunca. Yo no hablé con los captores personal ni telefónicamente. Lo que hice fue recibir información y transmitirla. Es que nosotros estábamos preparándonos para unas conversaciones que llegaran a una liberación y no alcanzamos a iniciar ese proceso. Inclusive se habían tejido varias hipótesis: un canje de retenidos, la demostración de acatamiento a las normas del derecho internacional humanitario, un manifiesto político para incentivar su reconocimiento, etc.

Todo fue tan rápido porque tal vez las instrucciones de los altos mandos de las autodefensas, la presión de las familias, la opinión pública nacional e internacional y la misma presión de la comisión, los llevaron a proceder con relativa celeridad, aunque lo lógico hubiera sido que no hubieran sometido a las familias a esta expectativa equivocada.

Qué ofreció el Gobierno a la USO para que este sindicato decidiera levantar el paro decretado luego de la noticia de la incineración de los jóvenes? Transparencia en sus actos. De todo lo actuado tiene pleno conocimiento la Coordinadora Popular, la USO y las madres de familia. Los compromisos adquiridos se van a cumplir, empezando por una comisión de la verdad que tiene un reto muy importante y debe llegar a las últimas consecuencias.

Qué experiencia le deja su participación en este asunto? Una experiencia muy triste, dolorosa e injusta. Triste y dolorosa porque mientras esperábamos noticias de vida nos encontramos con la muerte. Eso generó reacciones explicables de diversa índole. En esta guerra degradada no todas las acciones de carácter humanitario en que nos comprometemos las personas de paz encuentran resultados satisfactorios. Es la triste realidad. E injusta porque las amenazas han arreciado. La gente que no quiere la paz, ni que se trabaje por ella, aprovechan estas oportunidades para fortalecer la intimidación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.