TELEVISIÓN CON TAXÍMETRO

TELEVISIÓN CON TAXÍMETRO

Cuando en la mañana de hoy el veterano Carlos Muñoz, Director de la Comisión Nacional de Televisión, CNTV y sus cuatro poderosos compañeros de Junta Directiva, oficialicen la apertura de la tan largamente esperada licitación que permitirá la operación y la explotación de la televisión por suscripción o tevecables , se habrá dado un paso determinante en el mandato constitucional de privatizar la televisión colombiana. Y será, sin duda, un paso polémico, porque para no pocos esto constituirá el comienzo del fin de la pantalla chica tal como hoy la conocemos y de Inravisión como operadora monopólica por más de cuarenta años.

23 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Muchos serán los aspirantes a lograr una de las nuevas concesiones zonales o una de las treinta y ocho concesiones municipales, cuando se les licencie la concesión entrarán a competir con los nueve operadores actuales del sistema y los centenares de operadores piratas que hoy ofrecen los servicios de parabólicas, o perubólicas , como se les dice en la jerga popular.

El verdadero reto de la CNTV será entonces formalizar estas últimas actividades, que en nuestro país han proliferado gracias a que somos subyacentes a la órbita geoestacionaria y este facilita la captación satelital y porque la mayoría de nuestros alcaldes populares, han logrado su elección no por ofrecer un programa de gobierno, sino una antena parabólica. Y son estas mismas autoridades las encargadas por la ley para impedir su funcionamiento! Y es por esa proliferación de las hasta ahora ilegales parabólicas, que los operadores de los actuales tevecables han encontrado mucha dificultad en abrirse paso. Después de diez años de funcionamiento tan sólo se han abonado trescientos mil colombianos cuando, por ejemplo, en Argentina lo han hecho más de cinco millones y en los Estados Unidos, el cincuenta por ciento de los hogares gozan de su programación.

Sin embargo, a partir de ahora las cosas serán a otro precio y quienes conocen a fondo la industria consideran que, si bien es cierto que se está viviendo una fase crítica en la evolución de esta modalidad multicanal, en el próximo lustro una combinación de fuerzas regulatorias, competitivas y tecnológicas, deberá cambiar de manera dramática los escenarios en que funcionan los operadores de la televisión por suscripción.

Estudios serios sobre el sector (por ejemplo los de Arthur D. Little) confían en que a pesar de todas estas anomalías, en los próximos diez años se alcanzará una ambiciosa meta de por lo menos un cuarenta y seis por ciento de hogares colombianos con estos servicios, especialmente cuando la televisión satelital se consolide. La penetración proyectada de esta nueva televisión con taxímetro será, entonces, de un cinco por ciento para el estrato tres, un quince por ciento para el estrato cuatro, un sesenta por ciento para el estrato cinco y un ochenta por ciento para el estrato seis.

Uno de los factores que han incidido en las ambiciones de expansión de los actuales tevecables, reside no solo en la competencia desleal con los sistemas parabólicos (habría cerca de diez mil, con tres millones de abonados ) sino en sus altas tarifas. Mientras la medida internacional sitúa en dieciocho dólares promedio la tarifa mensual, en nuestro país, está muy por encima. estos precios, empero, deberán bajar significativamente debido a la intensa competencia que se desarrollará, especialmente entre los operadores de televisión por cable (fibra óptica y UHF) y los operadores de los procesos satelitales directos, (DTH). Pase lo que pase, estamos ciertos que al terminar la próxima década habrá en nuestro país más de cuatro millones de televidentes que estarán marcando taxímetro en estas pantallas cerradas.

De todas maneras la guerra está declarada: televisión cerrada vs. televisión abierta. A favor de la primera está el exponencial desarrollo de los servicios ofrecidos; en un canal normal de tevecable, al usuario se le brindan alternativas, las veinticuatro horas del día, en un promedio de treinta canales; en la televisión satelital hasta de noventa y en un futuro cercano, con la televisión digital de alta resolución, las ofertas superarán los trescientos canales por aparato.

Para muchos publicistas la televisión por suscripción ofrece a los anunciantes una audiencia más calificada, más activa y mucho más responsable . Sin embargo no pocos sociólogos están aterrados con este superdesarrollo tecnológico, pues estiman que una nueva polución informativa y recreacional abrumará a los televidentes, poniendo en peligro sus identidades nacionales y trasculturalizando sus costumbres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.