LA CRISIS DE KOSOVO PUEDE LLEVAR A NUEVA GUERRA FRIA

LA CRISIS DE KOSOVO PUEDE LLEVAR A NUEVA GUERRA FRIA

La guerra de independencia de Kosovo, la provincia más pobre de la antigua república de Yugoslavia, ha estado durante los últimos meses en las primeras páginas de los diarios y en los reportes de los noticieros de televisión.

06 de julio 1998 , 12:00 a. m.

La razón de ello no son solamente los bombardeos del ejército serbio contra los kosoveses, ni la guerra de guerrillas que libra el Ejército de Liberación de Kosovo (RLK), contra el gobierno del presidente Slobodan Milosevic, sino por la trascendencia de este conflicto en el mundo.

Para Milosevic el conflicto con Kosovo se limita a un problema de orden público que ha manejado a fuerza de represión contra la población civil y los líderes visibles del movimiento separatista. Milosevic, reconocido por su terquedad, ha calificado la gestión internacional en favor del diálogo como una intervención en los asuntos internos de su país.

Para Europa, un continente que avanzó este año hacia la conformación de un bloque mediante la cesión civilizada de parte de su soberanía en el campo de la política y la economía, no deja de ser vergonzoso que sus vecinos de Europa oriental se estén matando por física incapacidad para dialogar.

Estados Unidos, por su parte, ha estado interviniendo a través del llamado Grupo de Contacto, conformado además por Rusia, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, para que el presidente de los serbios, Milosevic, se siente con el presidente de los Kosovos a dialogar sobre el futuro de esa provincia.

En el escenario aparece también Rusia, quien igual que en la guerra de Bosnia, decidió convertirse en el protector de sus primos ortodoxos y eslávos del sur, apoyando a Milosevic y calificando de terroristas a los kosoveses que luchan por la independencia de su nación.

Origen del conflicto Kosovo, una región habitada por unos 1,8 millones de personas, en su amplia mayoría albaneses que profesan la religión musulmán, hizo parte de la antigua República de Yugoslavia, hasta 1989 cuando Serbia, la república dominante de la antigua Yugoslavia, puso fin a la autonomía otorgada por Tito y la anexo a su provincia.

Los kosoveses, argumentando que no podían continuar anexados a una República que ya no existe, comenzaron un movimiento que en primer lugar buscaba mayor autonomía, pero que gracias a la terquedad de Milosevic y la represión del ejército de Serbia, los ha empujado a pedir su total independencia.

Kosovo, una región que antes del conflicto contaba con dos millones de habitantes, eligieron en marzo de este año y en forma clandestina a Ibrahim Rugova como presidente de la autoproclamada República de Kosovo.

Sin embargo, esa designatura nunca fue reconocida por Milosevic, aunque el Grupo de Contacto lo reconoce como uno de los protagonistas fundamentales para la resolución del conflicto.

Rugova, un novelista y poeta pacifista, ha perdido sin embargo importancia en un conflicto más grave y sangriento con el paso de los días.

El conflicto se agudiza El fracaso de dos anteriores negociaciones de paz, los oídos sordos del gobierno de Serbia a las presiones internacionales y los constantes ataques contra la población civil de Kosovo, radicalizaron las posiciones y llevaron a un auge en la actividad del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK).

Esta organización armada esta aplicando la táctica de ataca y huye , a adelantado acciones beligerantes contra poblaciones en poder de Serbia y el ejército de esta república.

El Grupo de Contacto ha solicitado a Rugova controlar las acciones del ELK, pero esa organización, llamada la antifada de los Balcanes, opera sin tener en cuenta los dictados del presidente sin reconocimiento internacional.

Mientras tanto, Milosevic aprovechó esta divergencia política en Kosovo para hacer en público un llamado pacifista, mientras enviaba sus tropas para liberar la región de Kijevo, cercada por el ELK.

Fuertes enfrentamientos entre el ELK y las fuerzas serbias se registraron en los últimos días, y en la ola de desinformación de las dos partes no era claro hasta el fin de semana si los 200 civiles y 20 policías que se hallaban cercados en Kijebo habían sido liberados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.