LOS NIÑOS JUEGAN CON MOLOTOV

LOS NIÑOS JUEGAN CON MOLOTOV

El mismo día en que el grupo Jaguares, la encarnación más próxima de los ya disuel tos Caifanes, lanzaba su primer disco, un grupo de periodistas colombianos que asistía a la presentación del nuevo grupo de Saúl Hernández, tuvo la oportunidad de ver otro nacimiento, más silencioso, es cierto, pero, con el tiempo, tremendamente explosivo.

24 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

El grupo de periodistas, ansiosos de irse de reventón, se topó con Mondragón , un lúcido buscador de talentos de la movida noche mexicana. El hombre se convirtió en la luz que condujo a este grupo de peregrinos nocturnos a las puertas de Rockotitlán, antro máximo del rock mexicano, en el cual estaba tocando una banda que él consideraba con mucho futuro, los cuatro chavos se hacían llamar Molotov y para cuando llegaron los comunicadores ya habían armado su propio reventón musical.

Dos años después, algunas de esas canciones, las corea media América Latina. Los cuatro chavos, que además de su música tenían como carta de presentación ser la banda de Miky Huidobro, el hermano del teclista de Fobia, son los grandes revolucionarios del circuito rockero mexicano.

Su primer disco, Dónde jugarán las niñas?, producido por el gurú del rock en espa ñol, Gustavo Santaolalla, es el más vendido en México y además el primero de un grupo de rock latinoamericano que logra penetrar con verdadera fuerza el mercado español (Maná ya lo hizo, pero no vale).

Los Molotov la armaron buena con su primera placa, pues haciéndole honor a su nombre, reventaron todas las predicciones que se pudieron hacer sobre su trabajo. Los muchachitos clasemedieros resultaron tan combativos que lograron abrir una enorme brecha en el muro informativo que constituye el pulpo de Televisa en su país. Su lengua je procaz y sobre todo su mordaz crítica al monopolio comunicativo hizo que los señores de las noticias y del entretenimiento ordenaran un veto eterno a sus canciones. Pero, la censura y el silencio no fueron suficientes para detener este explosivo cóctel ya que los Molotov vendieron más de 500 mil copias de su disco.

Su éxito rápidamente se extendió a toda América Latina y la barrida fue total. Su polémico compacto no solo logró ventas millonarias, también obtuvo una nominación al premio Grammy y se ganó el premio al mejor video de América Latina en el canal de MTV.

Pero más allá de las polémicas y las anécdotas que llenan titulares de prensa hay que decir que Molotov es una excelente banda, que equilibra muy bien la vanguardia musical con un buen sentido pop a la hora de hacer canciones. Su música está hecha para escucharse con la alarma de la censura completamente desconectada, la palabra que golpea las buenas maneras aparece con frecuencia, pero siempre en el momento perfecto, no es un recurso artificial para vender discos. Pero además, sus presentaciones en vivo tienen la misma dinamita de su nombre, lo cual hace de Molotov una banda completa, sin ningún tipo de fisuras.

Jueves 24 de septiembre Palacio de los Deportes 8 p.m.

Boletas Platea: $ 20.000 Preferencia: $ 15.000

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.