UNA MEDIDA TEMPORAL:

UNA MEDIDA TEMPORAL:

17 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Quiero cumplir con la ley. Sin embargo, no quiero que la restricción vehicular se prolongue más allá de lo necesario y se vuelva una imposición cotidiana dizque para controlar la contaminación y los trancones, como sucedió en Ciudad de México, en donde por tres meses sirvió para descongestionar la megalópolis en 250.000 vehículos al día (incluidos los de transporte público, los que más deberían ser restringidos), pero luego a un sabio funcionario se le ocurrió que la medida debía ser permanente.

Entonces se disparó la venta de placas falsas, así como el mercado del usado y se concluyó en la paradoja de casi duplicar el número de vehículos. No sería mejor plantear soluciones más de fondo que únicamente la de hacer que algunos ciudadanos debamos padecer la restricción? Horacio Gómez Gómez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.