IZQUIERDA, EN EL PABELLÓN DE QUEMADOS

IZQUIERDA, EN EL PABELLÓN DE QUEMADOS

No sólo la Alianza Democrática M-19 salió damnificada en la jornada electoral del domingo. La pérdida de espacio afectó a los partidos políticos de izquierda y varios caciques en distintos departamentos del país. Los Escrucería en Nariño no tuvieron el respaldo en las urnas mientras que los dirigentes tradicionales en el Meta fueron sorprendidos por Carmelo Pérez, quien era concejal de Villavicencio y obtuvo una curul en la Cámara de Representantes.

15 de marzo 1994 , 12:00 a.m.

La Unión Patriótica (UP) y Esperanza Paz y Libertad (EPL) no recibieron el respaldo para continuar en la Cámara de Representantes de Antioquia. La UP tampoco consiguió curul en Arauca.

La AD M-19 perdió representación en Cundinamarca, Valle del Cauca y Santander.

En Cundinamarca, Valle y la Costa Atlántica se dio la renovación gracias a un buen número de caras nuevas en las respectivas cámaras.

En Boyacá, Tolima y Huila se mantuvo el esquema político, al igual que en Caldas y Risaralda. En el Quindío, también en el eje cafetero, la noticia fue la pérdida de todo espacio en el Senado de la República.

UP y M-19, derrotados Los grandes derrotados en la contienda por los escaños de la Cámara del Nororiente fueron la Unión Patriótica en Arauca, AD M-19 en Santander y las maquinarias liberales en Meta.

Una sorpresa constituyó en Meta la elección a la Cámara de Jorge Carmelo Pérez Alvarado, del Momiviento Liberal Socialdemócrata.

Pérez Alvarado, de 37 años, acabó con las aspiraciones de varios candidatos, entre ellos algunos caciques. Obtuvo 12.901 votos, escrutado el 97,5 por ciento de las mesas. Derrotó a Gerardo Mancera Céspedes, ex diputado conservador, quien consiguió 10.760 votos, y a Betty Camacho de Rangel, ex diputada liberal, quien alcanzó 8.507 votos.

También se impuso a liberales y conservadores representados por Alán Edmundo Jara Urzola, abanderado de Unidad Liberal Popular orientada por el representante Jorge Ariel Infante; a Héctor Arcadio Urrea, seguidor liberal de Alfonso Latorre Gómez y del senador Germán Hernández Aguillera, y a Fabián Enrique Gutiérrez Baquero, hijo de Leovigildo Gutiérrez Puentes, quien este año fue despojado de su investidura de respresentante.

En Santander, el partido liberal ganó una curul más en la Cámara, a costa de la AD M-19. De los siete respresentantes, cuatro son liberales y tres conservadores.

Entre los derrotados está el ex guerrillero Carlos Ramón González, a quien no le alcanzaron los 11.416 votos para mantener su curul. También se frustraron las aspiraciones del médico Iván Moreno Rojas, de Acción Cívica, quien perdió por 224 votos frente a Jorge Gómez Celis, de Alternativa Liberal del Pueblo (ALP), que orienta el nuevo senador José Luis Mendoza Cárdenas; las de Francisco Rodríguez, liberal del Movimiento Libres, que encabeza el gobernador Juan Carlos Duarte. El ex diputado Gustavo Rodríguez Blanco, seguidor del ex ministro Alfonso Gómez Gómez, tampoco pudo llegar a la Cámara.

Los más beneficiados fueron, sin duda, los conservadores Rafael Serrano Prada, quien aumentó en más de tres mil sufragios su fuerza con relacion a los comicios de 1991, y Jorge Humberto Mantilla Serrano, el palo electoral, del sector del dirigente asesinado Feisal Mustafá Barbosa.

La (UP), entre tanto, fue la gran derrotada en Arauca. Por una diferencia de 548 votos perdió su escaño en la Cámara frente al liberal Julio Enrique Acosta Bernal, quien junto con Adalberto Jaimes Ochoa, actual vicepresidente de esa corporación, se apoderaron de los dos espacios con 20.021 votos. El proceso se caracterizó por un índice de abstención del 65 por ciento.

En Casanare, escrutado el 97,56 por ciento de las mesas, los liberales Julio César Rodríguez y Helí Cala López afianzaron su posición en la Cámara a costa de la derrota de José Gimber Chávez Tibaduiza, su copartidario.

El palo para la Cámara, en Norte de Santander, lo constituyó el ingreso de Carlos Augusto Celis Gutiérrez, liberal del grupo del senador Jorge Cristo Sahiun, quien obtuvo 22.000 votos.

Los demás respresentantes nortesantandereanos son Eduardo Benítez Maldonado, liberal, y los conservadores Luis Vicente Serrano Silva, Isabel Celis Yáñez y Albino García Fernández.

Antioquia, adiós a la izquierda Tres hechos se destacan en Antioquia: la consolidación de Cambio 2.000 como una nueva fuerza política en el liberalismo, el equilibrio de fuerzas entre los conservadores del Coraje de Fabio Valencia Cossio y el Unionismo del actual alcalde Luis Alfredo Ramos Botero, y el rotundo fracaso de la izquierda.

Omar Flórez, fundador hace seis meses de Cambio 2.000 ocupó el sexto lugar en las listas del Senado, superando a tradicionales políticos como Orlando Vásquez Velásquez y Piedad Córdoba, quienes fueron los grandes derrotados del liberalismo antioqueño. Por su parte, Rodrigo Echeverry Ochoa, su compañero de fórmula en el movimiento y exsecretario de la alcaldía de Medellín, salió elegido a la Cámara.

El forcejeo en el conservatismo por saber quién tiene la mayoría en Antioquia quedó definido entre la Fuerza Progresista del Coraje, de Valencia y el Unionismo de Ramos. Los demás grupos, como el Movimiento de Unión Social Conservador del otrora barón electoral Alvaro Villegas Moreno; Salvación Nacional o el grupo de José Jaime Nicholls, resultaron derrotados.

El M-19, la Unión Patriótica y Esperanza, Paz y Libertad sufrieron un duro revés. Gloria Quiceno no llegó al Senado ni Augusto Serna Gil a la Cámara. Lo mismo pasó con Aníbal Palacio y Darío Mejía de EPL, y con José Antonio López Bula, de la UP.

Los liberales quedaron con los diez representantes que tenían en la Cámara y los conservadores subieron de seis a siete. El liberalismo obtuvo 179.314 votos y los conservadores 148.140.

Los representantes liberales son: Ramón Elejalde Arbeláez, Ernesto Mesa Arango, William Vélez Mesa, Evelio Ramírez Martínez, Roberto Herrera Espinosa, Luis Fernando Duque García, Guillermo Gaviria Zapata, Arlén Uribe Márquez, Rodrigo Echeverri Ochoa y Barlahán Henao Hoyos.

Conservadores: Gabriel Zapata Correa, Benjamín Higuita, Humberto Tejada Neira, Juan Ignacio Castrillón, Luis Norberto Guerra Vélez, Manuel Ramiro Velásquez y Gustavo López Cortés.

Renovación a medias en el eje cafetero Parcial resultó la renovación del Eje Cafetero en la Cámara de Representantes, donde también el factor común fue el alto nivel de abstención. Quindío quedó sin curul en el Senado.

El pastranismo fue el gran ganador en Caldas con dos senadores y cinco representantes.

Sin embargo, el liberal Rodrigo Garavito logró su reelección para la Cámara con la mayor votación. También repite Dilia Estrada de Gómez (conservadora). Entraron por primera vez a la Cámara Arturo Yepes Alzate, Carlos Alberto Parra (conservadores) y Octavio Jaramillo Zuluaga (liberal).

Pese a su gran votación nacional, por primera vez en muchos años le falló la ingeniería electoral al senador liberal Víctor Renán Barco pues no pasó su segunda lista para Cámara por una diferencia de 2.96l votos frente a la plancha del conservador Carlos Alberto Parra Cifuentes.

La votación que obtuvo el precandidato liberal Humberto de la Calle Lombana (38.744) en territorio caldense confirmó el viejo dicho de que nadie es profeta en su tierra pues Ernesto Samper le ganó por lO.9Ol votos.

El liberalismo obtuvo dos de las tres curules del Quindío en la Cámara, con Emma Peláez Fernández y Emilio Valencia Díaz. Mientras tanto, el conservatismo mantuvo la suya, con Carlos Alberto Oviedo Alfaro.

Oviedo y Emma Peláez llegan por primera vez a esa corporación y Emilio Valencia repite período. La abstención fue del 68.6 por ciento.

En Risaralda la ausencia de votantes alcanzó un 72 por ciento. El liberalismo mantuvo sus tres curules en Cámara, y una el conservatismo.

El gran ganador fue Rodrigo Rivera Salazar, quien clasificó con una de las cinco mejores votaciones del país (34.254); lo siguieron María Isabel Mejía (13.968); Germán Martínez, 11.397 y Octavio Carmona, 10.802. Oscar Vélez Marulanda resultó quemado .

Avance liberal en el centro En Cundinamarca, Tolima, Huila y Boyacá, no hubo mayores cambios en cuanto a proporción de elegidos por partido. El esquema político se mantuvo. Sin embargo, la AD M-19 perdió el cupo que tenía en la Cámara por Cundinamarca.

En Cundinamarca, la liberal Martha Catalina Daniels alcanzó la mayor votación. Con 20.808 sufragios logró su reeleción. Ella es uno de los cinco liberales que obtuvieron curul. Los otros son José Gregorio Alvarado (17.187), Fernando Ramírez (16.848), Roberto Moya (14.142) y Samuel Ortegón Amaya (10.395).

Por el conservatismo fueron elegidos Jorge Góngora (13.566) y Carlina Rodríguez (13.716).

Los liberales aumentaron una curul a expensas de la AD M-19, que perdió la que estaba en poder de Gustavo petro. Martha Catalina Daniels repite. Los demás son nuevos en la Cámara. La gran sorpresa la constituyó la elección de la abogada y ex diputada conservadora Carlina Rodríguez.

En el Tolima, el liberalismo conquistó cuatro curules en la Cámara y tres en el Senado, mientras que el conservatismo rebajó un senador y mantuvo sus dos representantes.

Para Cámara fueron elegidos los liberales Emilio Martínez Rosales (jaramillista), Germán Huertas Combariza (santofimista), Augusto Vidal Perdomo (Nueva Fuerza Cívica Liberal) y Alfonso Uribe Badillo (Reconquista Liberal), y los conservadores Héctor Dechener Borrero y Justo Guzmán Olaya.

Dentro de los decapitados electorales se encuentran el ex procurador Alfonso Gómez Méndez, aspirante al Senado; el actual representante José Gentil Palacios Urquiza, y el aspirante a la Cámara por el santofimismo Gustavo Ramos Arjona.

En el Huila, el liberalismo aventajó por 7.73l votos al conservatismo en las elecciones para Congreso. Los resultados para Cámara mantuvieron el actual esquema político con dos curules para el liberalismo y dos para el conservatismo. Ellos son Orlando Beltrán, de la Convergenia Liberal, quien llega por primera vez al Congreso, y Julio Bahamón Vanegas, quien revalidó su escaño en la fórmula del senador Gechem Turbay.

El conservatismo eligió como representantes a Jesús Antonio García Cabrera, quien repite, y a Jesús Antonio Vargas Valencia, del grupo que dirige el ex gobernador Héctor Polanía Sánchez.

En Boyacá, el conservatismo recobró las mayorías en el departamento logrando los dos escaños en el Senado y los tres representantes a la Cámara que había inscrito.

Para Cámara se mantuvo la misma proporción: tres curules para el conservatismo, sacadas holgadamente (Raúl Rueda Maldonado, Armando Mendieta Poveda y Víctor Manuel Buitrago, quien logró su curul desde su cautiverio como secuestrado de la guerrilla), y tres liberales (Oscar Celio Jiménez, Miguel Roa Vanegas y Jorge Rojas Sarmiento).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.