NOTAS AL PIANO DESDE VIETNAM

NOTAS AL PIANO DESDE VIETNAM

El año pasado, un desconocido pianista originario de Viet-Nam logró despertar el entusiasmo de los asistentes a su recital en la biblioteca Luis Angel Arango. No era para menos. Su discreta apariencia escondía cualidades de concentración, sensibilidad, agudeza y una personalidad exenta de ademanes gratuitos, de aquellos que interrumpen la fluidez del discurso musical.

23 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

El estilo de Dan Thai-Son se aparta de la suma de amaneramientos cultivados por las estrellas del piano, sobre el repertorio escrito hasta las primeras décadas del presente siglo.

El jurado del Concurso internacional Chopin de Varsovia percibió todas estas virtudes y en 1988 le otorgó el primer puesto, agregando otro pianista asiática a la lista de reconocidos ejecutantes de Corea, Japón y China que revelan nuevas versiones al repertorio occidental. Desde entonces, su carrera musical lo ha llevado a los escenarios más exclusivos de la escena internacional: Berlín, Praga, Oslo, Varsovia, Moscú, Japón.

Dang Thai- Son regresa a Bogotá en un recital de estructura sólida e ilustrativa, conformado con piezas de compositores soviéticos que conoció a fondo en sus clases del Conservatorio Tchaikosky de Moscú, en donde se gradúa en 1983.

El programa En los compositores escogidos figuran dos que, en su época, alcanzaron renombre como intérpretes del piano.

El primero de ellos, es Sergei Rachmaninof, cuyas actuaciones siempre planificadas se apoyaban en la búsqueda de un punto culminante en cada pieza. El punto que conseguirá también el músico asiático en los 5 Preludios del Opus 23 y 32, flexibles en ritmo y complejos en su textura en un ambiente meditativo.

A la generación siguiente pertenece Sergei Prokofiev quien, como solista del piano es recordado como virtuoso, atlético y poeta. Las Visiones fugitivas del Opus 22 se han descrito como Páginas de un diario en las que el compositor recoge impresiones pasajeras de otros mundos en una atmósfera de tranquila ensoñación.

El recital se inicia con cuatro piezas menos conocidas de Tachicosky que abarcan tres décadas de trabajo: una Romanza de 1865 ( melodiosa nadería, adorno favorito de los recitales de Nicolás Rubinstein ), un vals-scherzo titulado Dumka, y dos piezas del Opus 59 que el propio autor calificaba de precoces y mediocres . En contraste, el recital terminará con La sonata No. 3 de Scriabin, evocación voluptuosa de un alma libre, en descanso ilusorio, abandonada a su propio movimiento o agitada en el éxtasis.

Esta pieza, finaliza el primer período de Scriabin e ilustra inquietudes propias de los artistas de fines del siglo XIX, llenas de corrientes metafísicos y místicas. En el filme vietnamita, El olor de la papaya verde, el director traza una curva sonora desde las músicas tradicionales de Hanoi hasta los complejos Nocturnos de Debussy. Dangt Thai-Son también proviene de Hanoi. Su cultivada visión del piano promete un recital único A todo oído. 7:30 de la noche. Sala de Conciertos Biblioteca Luis Angel Arango. Calle 11 N 4-14.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.