LA DEBILIDAD POR LOS DÉBILES

LA DEBILIDAD POR LOS DÉBILES

A un lado estaban los apuntes tomados en el curso de sus conversaciones con tres familias que habían sido sorprendidas con la misma intranquilizadora noticia: el abuelo, dejado en tratamiento en un hospital, había desaparecido. El relato que la primera familia hizo de su búsqueda durante una semana, había alentado a las otras dos a contar sus historias, en todo semejantes a la primera.

16 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Al otro lado estaban las cartas de explicación de las autoridades hospitalarias, con una completa descripción de las normas y mecanismos administrativos y de control que, según ellas, hacían imposibles las tres desapariciones. Y en medio, una periodista confusa que no sabía a quién darle la razón, aunque en el fondo parecía determinarla su debilidad por los débiles. Entre las dos partes en disputa, se inclinaba a creer la versión de las familias, en vez de la documentada explicación institucional y, quizás sin saberlo, obedecía a un instinto periodístico expresado por uno de los santones del periodismo de Estados Unidos en el siglo pasado, Joseph Pulitzer, cuando recomendaba a los periodistas nunca ocultar la simpatía por los más pobres. Esa recomendación, con sabor herético en los templos de la objetividad, ha sobrevivido a todos los dogmas y la escucharon con regocijado asombro los asistentes a un congreso latinoamericano de ética periodística en Isla Margarita ( Venezuela) el año pasado: Den voz a los que no la tienen y hagan responsables a los poderosos. fueron algunas de las claves dictadas por Deborah Potter, una prestigiosa catedrática de ética de The Poynter Institute de Washington.

No siempre esa norma tiene aplicación. Las primeras páginas, y muy probablemente las que siguen en periódicos y revistas, no tienen espacio para la gente común, colonizadas como están por personajes del gobierno, de la política, de la actividad económica o por los famosos en todas las actividades. Uno busca en esas páginas a la gente común y encuentra a los medios concentrados alrededor de los mismos hechos y de los mismos personajes, en un ejercicio del periodismo de manada de que hablaba Art Nauman, del Sacramento Bee en Estados Unidos, con reporteros arriados en masa que, por cubrir la misma noticia dejan de cubrir centenares de hechos ,según la expresión de Eugene Goodwin ( Por un periodismo independiente , Tercer Mundo, Bogotá) Esa única e idéntica noticia, además, no la deciden libremente los medios. Cuando el New York Times, el Washington Post y la Associated Press deciden que una noticia es importante, los demás medios lo aceptan , apuntaba el mismo Goodwin para explicar la uniformidad informativa que en su país y en el resto del mundo impide que el hombre común sea noticia. También está el factor circulación. Muertas por los mismos días, la princesa Diana y la madre Teresa, la princesa se ganó las portadas porque esos temas de pobres no venden , explicó un editor colombiano.

A pesar de eso la debilidad por los débiles está introduciendo nuevos criterios. En el escándalo célebre de la periodista Janet Cooke, que debió devolver el premio Pulitzer al comprobarse que su crónica sobre un niño drogadicto era imaginaria, hubo una acusación paralela contra su periódico, el Washington Post, por la insensibilidad que había demostrado cuando sus lectores pedían, salvemos al muchacho . Anotaba Joseph Shoquist, desde su cátedra en Carolina del Sur, que la compasión es un requerimiento básico de la ética y del buen periodismo , con lo que ponía en tela de juicio a 27 editores que, en una encuesta hecha entre 45, se opusieron a que los periodistas sirvieran de mediadores en conflictos carcelarios. Los nueve editores que aprobaron ese papel, en cambio, parecieron mantener, contra el pragmatismo impersonal de los medios, la recomendación de Pulitzer que señala como clave de un buen periodismo la debilidad por los débiles.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.