Secciones
Síguenos en:
DÓNDE ESTÁ EL PILOTO

DÓNDE ESTÁ EL PILOTO

El lunes por la mañana se levantaron los agentes del mercado a protegerse del resultado de las elecciones. El repunte de Horacio Serpa y la incertidumbre que creó entre quienes temen que la economía no resiste otros cuatro años de mal manejo, los dos millones ochocientos mil votos de Noemí a la deriva y la sensación que da el Gobierno de que no se ha enterado de la crisis económica, sumada a la percepción de que el Presidente cree que vive en otro país uno en el cual está a punto de culminar un mandato exitoso llevó a que la gente buscara refugio en el dólar, con más afán que en días anteriores a la elección.

Al día siguiente, amanecieron las tasas de interés por el cielo. Es posible que ese nivel de las tasas de interés logre apaciguar la demanda por dólares y temporalmente le ponga fin a este nuevo ataque contra las reservas internacionales, pero la verdad es que mientras persista el monumental déficit fiscal, la situación no va a cambiar y la economía va a estar expuesta a frecuentes corridas contra el peso y a una gran volatilidad de las tasas de interés.

Esta crisis ha tenido sus orígenes en el manejo fiscal deficitario e irresponsable, la falta de confianza en el Gobierno, un cierto consenso de que la economía local está mal manejada y una economía internacional adversa, tanto en términos financieros como reales. En realidad se viene gestando desde 1994, cuando se adoptó y quiso poner en marcha el tan cacareado como derrochador e inútil Salto Social, sin haber previsto cómo financiarlo. Súmenle a ello un gobierno que no ha tenido otro foco que el político de muy corto plazo y que ha tenido que gastar desmedidamente para comprar adhesiones. Añádanle a la receta que los precios de los productos básicos de exportación están por los suelos, que las exportaciones han crecido, pero menos que las importaciones, y que afuera ya no creen que Colombia es el secreto mejor guardado de América Latina, sino el mejor ejemplo de cómo dañar en muy corto tiempo lo que venía bien.

Las reacciones a la crisis han sido tan abundantes como frívolas e inefectivas. El Ministro de Hacienda todavía pregunta cuál crisis? . El Presidente amenazó con meter a la cárcel a los causantes sin reparar en que el Congreso ya había exonerado al sospechoso mayor. Pastrana y su equipo han estado tan absortos en ir a un juzgado con Valdivieso, y todo a denunciar al estatuto contra la corrupción, o algo por el estilo, que no han tenido tiempo de percatarse a fondo del asunto. Los líderes de la opinión están concentrados en si Yamid va a tomar parte del debate del domingo o no lo va a hacer. El Banco de la República no ha dicho pío y ha hecho menos.

Pero el tope ha sido Horacio, quien corrió a pedirle luces a Alfonso López Michelsen y salió de su apartamento con la fórmula salvadora una comisión integrada por Torquemada, Savonarola, el conde-duque de Olivares (o duque-conde?), algún otro y la sobrina del ex mandatario. Los dos primeros ya habían sido protagonistas de otro episodio en el cual las autoridades subieron el interés por encima de los límites de la usura, solo que no se dieron cuenta entonces.

No en vano subieron las tasas de interés al ciento veinte por ciento si es que el piloto está en Babia. Y quienes se aprestan a reemplazarlo no dan señales de saber cómo hacer aterrizar el aparato. Estamos a punto de darnos de narices contra el mundo. El lío no da espera. Cuando hay una crisis hay que hacer algo radical cuanto antes o exponerse a que la situación se agrave y se pierda totalmente el control.. Aló... La tierra llamando a Urdinola... Conteste... Aló? .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.