PESCA MILAGROSA PARA LA PAZ

PESCA MILAGROSA PARA LA PAZ

Los pobres organizados con un poco de ayuda son capaces de competir con los ricos por más plata que éstos tengan , es una afirmación que la Diócesis de Duitama y Sogamoso pretende confirmar a través de proyectos de desarrollo comunitario mediante los cuales se impulsa la paz.

03 de julio 1998 , 12:00 a. m.

En 1992 la Diócesis se trazó en el área de Pastoral Social el programa Guitarras para la paz , para celebrar los 500 años de evangelización, en la necesidad de construir un ambiente de paz en un clima de guerra. Este programa fue el gancho que permitió, posteriormente, dar curso a los proyectos de desarrollo comunitario y de formación de apóstoles seglares (laicos) que trabajen por la paz de los municipios boyacenses, dijo el secretario de pastoral social, Indalecio León, quien está al frente de estos desafíos.

En esa búsqueda de programas de desarrollo comunitario se encontró que el recurso hídrico es un regalo de Dios para la Diócesis, para la región, para el trabajo, para la gente. Es un recurso inexplotado, pero que con un trabajo coordinado se pueden realizar programas serios y hoy los estamos haciendo , dijo el padre Indalecio León al señalar que están en curso seis proyectos de producción de trucha, dos en Paz de Río, uno en Tutazá y tres en Belén. El próximo año se llevará un proyecto piscícola al páramo de Tasco, donde no hay jóvenes sino ancianos y niños.

En algunos de estos proyectos Pastoral Social hace el acompañamiento espiritual y en otros participa como socio, en donde además de la asesoría cristiana brinda la asesoría técnica en la construcción de diseño y manejo de la piscicultura. Pastoral Social tiene un fondo rotatorio que presta sus recursos a un interés del dos por ciento y con los integrantes de la sociedad se determina el tiempo de pago. Si por algún caso los préstamos del fondo no alcanzan a cubrir los costos del proyecto se acude a otro tipo de préstamos.

En Belén, dentro de uno de estos proyectos, se acaba de inaugurar una planta de alevinaje, bajo la asesoría técnica de la bióloga marina María Consuelo Manrique Moreno, oriunda de Socha, quien señala como gratificante su servicio solidario a estos trabajos de Pastoral Social .

Semilla importada La planta de alevinaje se convertirá en el gran apoyo para todos los proyectos piscícolas del departamento, pues aquí se proveerán los alevines que los productores de trucha requieran en sus estanques a partir de semillas (ovas) importadas de Estados Unidos. cuya primer remesa de 70 mil huevos se recibió la semana pasada.

La variedad Kamloop de trucha Arco Iris, que en estos proyectos se está sembrando, garantiza excelentes resultados, pues además de ser resistente a las enfermedades en su crecimiento compite con las mejores, dijo el padre León, el sacerdote oriundo de Cerinza y quien hace doce años está al frente de los proyectos de la Pastoral Social.

Si el Estado no organiza a la gente en este tipo de programas habrá otros que lo harán. Igualmente, si la iglesia deja esos huecos otros los llenarán. Si no se genera un proceso de paz en el campo a través de programas de desarrollo comunitario otros lo harán . dijo el padre León al destacar que hace un año se inició la producción de trucha y en la pasada temporada de Semana Santa los proyectos piscícolas de Pastoral Social vendieron 20 toneladas de trucha y los resultados económicos permitieron a los socios pagar buena parte de los créditos obtenidos para impulsar sus microempresas.

Otro hecho positivo de estos proyectos es el estar logrando que las familias de los municipios donde se adelantan estos proyectos le estén dando a la trucha un lugar especial dentro de su alimentación y que deje de ser un lujo que solamente pueden darse algunos privilegiados.

Proyectos con futuro José Triana Balaguera, de 23 años, quien hace dos años y medio participa en uno de los proyectos piscícolas de Belén, dice que gracias al trabajo de Pastoral Social su vida tiene otros horizontes. Antes pensaba irse de la región, pues no tenía trabajo ni estaba estudiando.

Este proyecto, por los resultados ya experimentados, tiene futuro. No ha sido fácil, esto es berraco, pues aquí se jode uno mucho, pero la microempresa está despegando, ya estamos empezando a salir de deudas, el proyecto se solidifica.

Igual opinión tienen Cleotilde Rincón y Carlos Arturo Bautista Piracón, socios del proyecto No. 1 de la vereda El Bosque de Belén, donde el pasado 30 de junio cumplieron tres años de haber despegado la siembra de trucha en dos estanques. Hoy tienen 18 estanques donde hay posibilidad de mantener 50 mil alevinos en crecimiento. Proyectan construir cinco estanques más. Su interés es desarrollar su empresa piscícola atendiendo a los controles ambientales que para el efecto se exigen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.