CERDOS: IDEALES PARA FINCAS DE CLIMA MEDIO

CERDOS: IDEALES PARA FINCAS DE CLIMA MEDIO

El cerdo es uno de los animales que no puede faltar en la finca.

15 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

El cerdo tiene varias características que lo hacen un animal muy atractivo: es fácil de criar, casi la totalidad de su cuerpo es comestible y requiere poco espacio para su cría.

La porcicultura es una actividad que ha evolucionado de forma notoria, tanto en Colombia como en el resto del mundo, donde se han dado adelantos significativos en aspectos como mantenimiento, producción, genética, alimentación y mercadeo.

Las explotaciones porcícolas preferiblemente deben establecerse en zonas de topografía plana. El clima medio o ligeramente cálido, con temperaturas que pueden oscilar entre los 16 y 27 grados centígrados, es ideal para el desarrollo de los cerdos.

Si embargo, debido a que esta actividad se maneja principalmente de manera intensiva, con los animales en confinamiento, esta es una variable que se puede controlar.

Es así como existen explotaciones tecnificadas en clima frío como lo es la granja La Carolina en el municipio de Sopó (Cundinamarca), o en clima cálido como lo es la granja Porcinorte en Barranquilla, que satisface la demanda en esa zona del país.

La temperatura corporal del animal varía de acuerdo con su estado fisiológico.

El lechón, al nacer, no regula su temperatura y por lo tanto requiere de fuentes de calefacción; para un cerdo de 20 kilos la temperatura ideal está entre los 9 y 29 grados centígrados; de 50 kilos, está entre 16 y 26 grados; y de 95 a 100 kilos, entre 12 y 22 grados.

Al igual que la temperatura, el consumo de agua varía de acuerdo con el desarrollo y estado fisiológico del cerdo.

Si apenas inicia La explotación porcícola se puede dividir en dos etapas: cría y ceba, que pueden ser realizadas en diferentes granjas, aunque en algunas se realizan las dos etapas, es decir, el ciclo completo.

Cría o ceba? Es la pregunta cuya respuesta debe ser asesorada por un técnico porcícola y así definir los parámetros de su negocio.

La fase de cría conlleva dos etapas: una primera determinada por la gestación y lactancia, donde se destetan los lechones; y una segunda denominada precebo, en la que se ofrece al lechón las condiciones ambientales, sanitarias y nutricionales adecuadas para su desarrollo.

Para ello se dispone de jaulas algo elevadas del suelo, con piso enrejillado, para que la orina y excretas no estén en contacto con el animal. Así se evita la humedad y disminuyen los riesgos de diarreas y gastos energéticos innecesarios. Adicionalmente se maneja la temperatura de forma controlada.

Allí permanece confinado el lechón hasta que alcanza un peso de 20 kilos, momento en que termina la fase de cría que dura unas 8 ó 9 semanas. Posteriormente el lechón se vende a las granjas de ceba.

Mientras usted carezca de experiencia, no es recomendable que inicie una explotación de cría, ya que esta labor demanda manejos especiales y buenos conocimientos en el área porcícola.

La fase de ceba El cebador compra a las granjas de cría los lechones con un peso de 20 kilos y los lleva hasta que alcancen entre 80 y 100 kilos, dependiendo de las exigencias del mercado.

Posteriormente, las granjas de ceba venden los cerdos a la industria frigorífica para su proceso industrial o a los mataderos para su venta como carne en fresco.

Para quien se inicia en esta actividad porcícola, los expertos recomiendan un período inicial de aprendizaje con la fase de ceba. Más adelante puede adquirir unas pocas hembras destinadas a cría, según las dimensiones que quiera tener en el negocio.

Piedefotos: crédito fotos: EGAR 1- El negocio de la ceba es ideal para iniciarse en la actividad porcina. Consiste en sacar al mercado animales de entre 80 y 100 kilos de peso.

2- Las cerdas en gestación consumen unos 20 litros diarios de agua y demandan una dieta rica en proteínas, minerales y vitaminas para lograr una buena cría.

RECOMENDACIONES El cerdo no suda. Por lo tanto, necesita baño cuando el calor del ambiente es elevado.

En días calurosos se puede disponer de un sistema que permita caer gotas de agua al cerdo sobre su cuerpo.

Es falsa la creencia de que el cerdo gusta del pantano y las aguas sucias.

En días muy fríos el cerdo come más alimento con el fin de reponer el gasto energético y mantener su temperatura corporal (39 grados centígrados).

El galpón debe estar protegido contra las corrientes de aire y conservar el piso seco y con cama. Así el cerdo no gasta calor extra y gana más peso.

En clima frío la cama puede ser de viruta, paja seca o tusa molida. Diariamente se cambia la que esté mojada o con estiércol y se lleva al estercolero para que se descomponga y sirva de abono.

Los corrales deben tener piso de cemento sin esmaltar con el fin de que no se resbale al animal. Las paredes pueden ser de ladrillo y deben tener una altura mínima de ciento diez centímetros para evitar que se salgan los cerdos del corral.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.