VANGUARDIA:

VANGUARDIA:

21 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Jairo Alfonso Martínez Pareciera que los afanes de la guerra, la economía y la política ocuparan todos los momentos y los esfuerzos del hombre de hoy. Sin embargo, llega septiembre y más por razones comerciales que de otra índole, acostumbramos hacer un alto en el camino para recuperar el aliento fijando la atención en nuestros seres queridos y en el sentimiento de amor que hacia ellos profesamos, aunque no deja de ser disparatado que exista un tiempo para el amor porque no es éste un sentimiento que pueda obedecer a programaciones o a condiciones externas. No existe el amor defectuoso o incompleto; el amor debe existir en plenitud y en todos los momentos o, lo que sentimos, no es amor; el amor, o lo tenemos íntegro o no lo tenemos. Un amor que no está siempre floreciendo, es un amor que está siempre muriendo, dijo Jalil Gibrán, reafirmando la condición de atemporalidad del amor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.