TEMOR REDUJO VOTOS DE EPL EN URABÁ

TEMOR REDUJO VOTOS DE EPL EN URABÁ

La aparición de carteles amenazantes en varios lugares del barrio de invasión La Chinita de Apartadó fue la nota de inquietud en las primeras horas de los comicios electorales en la zona del Urabá antioqueño. Los avisos pegados el sábado por la mañana en postes de energía y en tres sectores rezaban: El 13 de marzo no habrá paz. Contra los comandos populares, Milicias Bolivarianas. Muerte a los sapos .

14 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

El hecho preocupó a los habitantes de La Chinita, escenario de la masacre de 35 simpatizantes de Esperanza, Paz y Libertad (EPL), el pasado 23 de enero. Las pancartas fueron recogidas por la Policía y entregadas a la Fiscalía Regional de Urabá, que investiga su procedencia.

La calma, sin embargo, fue total y aunque los dirigentes de EPL se negaron a reconocer que las amenazas influyeron negativamente en las votaciones a su favor, predominaron dos hechos en la jornada: la alta asistencia a los puestos de votación instalados en las zonas de dominio de la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano (UP-PCC) y la escasa asistencia a los puestos de los barrios en donde tiene su mayoría EPL.

La tranquilidad se extendió desde Apartadó a los demás municipios del Eje Bananero, como ha sido la constante en los últimos meses, gracias a la implantación del toque de queda nocturno y la ley seca, medidas que regirán hasta el próximo 20 de marzo, y a la creación de la Brigada XVII.

En la región, 37.400 cédulas estaban habilitadas para votar en un total de 354 mesas.

Los habitantes de La Chinita, mayoría de EPL, sufragaron en un puesto frente a la Alcaldía.

Arcenio Córdoba, presidente del Concejo de Apartadó y representante de la UP, dijo que la actitud de los electores en ese municipio no fue una sorpresa pese a los problemas preelectorales que se presentaron con la detención del alcalde Nelson Campo Núñez y el candidado a la Cámara de Representantes, José Antonio López Bula, ambos de la UP-PC, detenidos actualmente en Bogotá por la investigación de la masacre de La Chinita.

Debido a los rumores de un fraude electoral en el zona, la UP solicitó una veeduría internacional avalada por la delegación presidencial que encabeza José Noé Ríos. Para el efecto se desplazó Dinalina Quinachita, miembro del Partido Popular Socialista del Brasil.

Ciénaga dijo sí a la democracia Contrario a lo que se llegó a presagiar, Ciénaga y toda la Zona Bananera del Magdalena votó en paz y lo hizo copiosamente.

Los temores surgieron debido a la violencia que ha azotado a la región, donde el asesinato de varios concejales determinó que el Concejo suspendiera su trabajo.

Sin las tradicionales papayeras, lo que restó cierto aire carnestoléndico a las elecciones; sin megáfonos, camisetas ni pancartas, los habitantes de la segunda ciudad del Magdalena sufragaron.

Los puestos de votación del Palacio Municipal y el Instituto Nacional de Formación Técnica Profesional (Infotep), como es tradicional, fueron los más concurridos. Allí las colas llegaban hasta la cuadra siguiente, pero el proceso se desarrollaba rápido.

Para Orlando Cuello, alcalde (e) de Ciénaga, un 65 por ciento de la población cienaguera votó, lo que se traduce en disminución del abstencionismo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.