VOY A LA MANO DE DIOS: ANA YALILE

VOY A LA MANO DE DIOS: ANA YALILE

Un descuido familiar, cuando apenas tenía 18 meses de edad, dejó discapacitada físicamente a Ana Yalile Alonso Rincón.

14 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

La pasividad del municipio boyacense de Zetaquira fue alterada hace 30 años cuando se conoció la noticia de que un cerdo se había comido parte de las extremidades superiores de la pequeña niña.

A partir de ese momento comenzó una vida distinta para Ana Yalile y para las personas que la rodeaban. A la menor la veían sus amigos como una persona extraña; pero su familia decidió comenzar a prepararla para que afrontara el futuro.

Ana Yalile inició a prepararse intelectualmente en el Instituto de Promoción Social de su municipio natal, institución en la cual demostró sus habilidades para la pintura y las obras manuales.

Al finalizar sus estudios primarios y secundarios viajó Tunja, en compañía de sus familia. En la capital boyacense comenzó a laborar en la Gobernación del Departamento donde, ante el asombro de sus compañeros, escribía a máquina las primeras cartas de los acontecimientos gubernamentales.

Sus compañeros de trabajo expresaron a Boyacá 7 días que: al comenzar su actividad laboral sentíamos desconfianza por su desenvolvimiento, pero con el pasar de los días vimos como Anita aprovechaba el tiempo escribiendo a máquina con gran rapidez, llevaba los libros de contabilidad y en sus ratos libres, tejía con dos agujas, pintaba óleos sobre lienzos que le obsequiábamos o que con sus pocos recursos compraba .

Además, procurábamos ayudarla en todo incluso a firmar, con la sorpresa que no nos dejaba ayudarla y por el contarrio nos salía adelante, enfatizó el vocero.

Su habilidad la llevó a representar a Boyacá, en concursos nacionales para Limitados Físicos como Abilympic, en el cual realizó una representación sobresaliente; por cuanto, ganó el primer puesto en la modalidad de publicidad, en el año 1997.

Su familia Carlos Andrés, Cristian, Diego Alejandro y su esposo Carlos Julio, que es comerciante de productos lácteos en la capital boyacense, conforman, lo que para ella representa el aspecto más importante de su vida.

Estudia una tecnología en Contabilidad Sistematizada y Financiera para tener herramientas conceptuales que le permitan coraborarle a sus hijos en la elaboración de sus trabajos porque, según Ana, a veces ellos me salen adelante en muchas cosas y a veces no tengo fundamentos necesarios para guiarlos , Con respecto a su discapacidad, reprocha a la gente que se queja por superficialidades, porque son calvos, porque les duele una mano, porque las niñas son o no simpáticas, por el peinado de moda; mientras hay inconvenientes más profundos que analizar en la vida. Para ella el verdadero sentido de vida debe estar en el espíritu.

Finalmente, cree que si le falta algo del cuerpo, es una limitada física pero no mental, y que personas que están en su misma condición deben procurar trabajar y no deben dedicarse a vivir de la compasión de los demás. Los minusválidos podemos demostrar al mundo que somos grandes y productivos porque vamos a la mano de Dios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.