Secciones
Síguenos en:
NEGOCIOS DE FAMILIA

NEGOCIOS DE FAMILIA

Caos. Así define su vida Santiago, un abogado que desde hace dos años trabaja en la empresa de su padre. Qué pasó si hasta hace unos meses todo marchaba bien? La familia. Ese es el dolor de cabeza de este joven de 26 años. Una familia desunida, que poco dialoga y en donde cada quien se ocupa de sus asuntos. La palabra compartir (en el sentido amplio) no se oye. Ni se siente. Santiago no se había dado cuenta de lo grave que era esta convivencia hasta que surgieron los primeros síntomas (y no solo en él: lo mismo sucedía con sus hermanas). Se sentía inseguro e impotente ante cierto tipo de retos. En lo laboral, le producía temor asumir riesgos, innovar, proponer cambios, aprender cosas nuevas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Y había algo más. Su padre, esa figura autoritaria (casi mítica), en la cual estaba centrado todo el poder. Santiago lo quería; no había duda. Pero lograr comunicarse con él (de manera ingenua, espontánea, natural) era toda una utopía. Colaborarle, ayudarle o convertirse en su cómplice eran ideales a los que Santiago no pretendía aspirar. Solución? Alejarse. Refugiarse en sí mismo y preocuparse por sus asuntos.

Poco a poco el vaso se fue colmando. Surgían envidias entre los miembros de la familia. Se fingía cariño, unión, tranquilidad. Los negocios entre Santiago y su padre se hacían por debajo de cuerda con el único objetivo de obtener resultados con beneficio propio. No grupal.

La pregunta de rigor. Si esto sucede en el mismo núcleo familiar, qué puede esperarse cuando no existe ningún tipo de vínculo? La clave del éxito Bien conocido es el dicho de que hasta en las mejores familias existen problemas de grueso calibre. Por eso, el tema se ha convertido en una obsesión para los sicólogos de hoy. Piensan (junto con los sociólogos) que el núcleo de la sociedad es la familia. El secreto entonces está en saber identificar los problemas que se gestan en ella para obtener como resultado un grupo sano que no obstaculice el buen desarrollo social.

El estadounidense Marc A. Silverman es uno de los pioneros en esta teoría y vino a Colombia para darla a conocer a través de un seminario. No fue fácil traerlo al país. Tenía el miedo de la inseguridad. Convencerlo le tomó a Hugo Plazas (el organizador del Primer Seminario Internacional Familia, Empresa y Liderazgo) cerca de un año. Hasta que Silverman dio el sí y aquí estuvo los días 9 y 10 de marzo dictando una conferencia sobre el tema Negocios de Familia .

Cuál es su propuesta central? La filosofía principal es que para poder desarrollar una democracia la gente debe aprender a manejar ciertas habilidades. Más cuando vivimos en organizaciones autoritarias. La mayoría de las familias, escuelas, industrias y religiones entrenan a la gente para ser obediente y de esto surge una respuesta inconsciente: rebelarse contra todo lo impuesto por la autoridad .

Por qué? No se sienten escuchados, no son parte del proceso de toma de decisiones y no son partícipes de una democracia. Esto pasa en toda organización con el agravante de que este tipo de patrones tienden a repetirse por siempre. Es importante, entonces, que una organización incluida la familia aprenda a ser colaboradora . Esta colaboración, en la que tanto insiste Silverman (y que no existe en muchísimas familias, como la de Santiago), puede lograrse a través de lo que él denomina un consejo de negocios .

Consiste en una reunión especial de todos los miembros (que debe hacerse lejos de cualquier tipo de presión, como el trabajo). Para empezar, el creador (o fundador) de este negocio debe exponer sus ideas, sus visiones y sus valores. Asimismo, cada individuo debe hablar de sus metas y sus objetivos respecto al negocio de familia. Este consejo de negocios puede hacerse una vez al mes (durante un día completo), una vez a la semana, una vez cada tres meses o una vez al año . La confianza vence Sin embargo, sucede con bastante frecuencia que esto no es suficiente. Y es en este punto cuando el trabajo que realiza Silverman suele ser de gran utilidad. En estos casos de negocios de familia empiezo entrevistando a todos los miembros del negocio familiar y a otras personas que no necesariamente están incluidas en él. Analizo la situación y hago un diagnóstico para ver dónde están los problemas. Por ejemplo, muchos de los miembros de familia se reúnen y hablan en una forma inadecuada (es decir, autoritaria). Si este es el caso, trabajo con ellos para que haya un cambio a nivel comunicativo. También se siente que hay en el grupo mucha hostilidad y rivalidad entre los hermanos. La causa de esto es falta de amor verdadero. Hay unas heridas muy profundas del pasado y por eso trabajo con ellos individualmente para subsanar ese rencor. Y así, hay muchas situaciones que tienen una terapia adecuada de tratamiento .

Después de 15 años de estar trabajando con familias norteamericanas, Silverman saca conclusiones. La más importante ha sido sentirme capaz de lograr crear confianza entre los miembros de la familia (padres e hijos). Hacerles sentir que son un equipo colaborativo. También ha sido clave concientizarlos de que tienen un problema (muchos lo niegan) y hacerles ver que como todo negocio, el de familia necesita inversión; inversión de tiempo y esfuerzo para lograr un aceptable nivel de confianza que permita un buen rendimiento en el negocio . Una familia sana * Los miembros deben estar abiertos a saber cómo están siendo percibidos por los demás y a hacer cambios en sus actitudes y comportamientos. * Ser consecuentes con lo que se piensa y se hace. * Otorgar un gran valor a las capacidades que tienen las personas del grupo. * Lograr un balance entre la autonomía individual y la necesidad de sentirse unido a los integrantes de la familia. * Tener claras las metas que a largo plazo se ha impuesto la organización. * Saber dividir la autoridad. Cuáles decisiones deben tomar los padres? Cuáles los hijos? Cuáles la familia?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.