DIANALANDIA ABRIÓ SUS PUERTAS

DIANALANDIA ABRIÓ SUS PUERTAS

El pasado miércoles, la princesa Diana de Gales hubiera cumplido 37 años. Para recordar esta fecha, la propiedad de Althorp abrió sus puertas a los visitantes y curiosos. La casa-museo estará abierta al público hasta el 31 de agosto, cuando se conmemore el primer aniversario de su trágica muerte en París.

04 de julio 1998 , 12:00 a. m.

En solo el primer día unos 2.500 privilegiados atravesaron la entrada de la vivienda ancestral de los Spencer, a 120 kilómetros de Londres, para visitar el museo.

El hermano de la princesa, el conde Charles Spencer, quien organizó la exposición, fijó el precio de entrada en 9,50 libras esterlinas, que permiten a los visitantes caminar por una zona de los extensos jardines que rodean a la mansión y ver el museo dedicado a Diana, habilitado en las antiguas caballerizas de la parte trasera de la residencia.

También se pueden visitar algunas de las habitaciones de la planta baja de la residencia y el templete del siglo XVIII dedicado por el conde Spencer a su hermana, al que se accede por una zona arbolada del jardín.

En el centro del templete hay una silueta de la princesa, esculpida en mármol negro sobre un fondo blanco rodeada por una guirnalda de rosas, y dos placas con palabras de la princesa y de su hermano.

Damos gracias por la vida de una mujer de la que estoy muy orgulloso de llamar mi hermana: la única, la complicada, la extraordinaria e irremplazable Diana, cuya belleza interior y exterior, nunca podrá apagarse de nuestras memorias , reza una de las placas, que recoge una frase pronunciada por el conde Spencer durante el funeral.

La otra con palabras de la princesa dice: Nada me da mayor felicidad que intentar ayudar a los más vulnerables de la sociedad. Es un gran objetivo y una parte esencial de mi vida, una especie de destino. Cualquiera que esté necesitado puede acudir a mí. Iré corriendo donde quiera que estén Al rodear el lago podrán ver la isla donde reposan los restos de la princesa de Gales, a la que no podrán acceder y en la que su hermano ordenó colocar un pedestal de mármol sobre el que hay un tibor con una llama encendida permanentemente.

Esos pequeños detalles En el museo podrán admirar, entre otras cosas, una amplia colección de los vestidos de Diana, colocados en vitrinas, con un lugar especial dedicado al utilizado el día de su boda con el heredero a la Corona británica, Carlos, príncipe de Gales.

Tanto estos como otros muchos objetos del museo que pertenecieron a la princesa, son propiedad de sus hijos los príncipes Guillermo y Enrique, pero han sido cedidos por las albaceas testamentarias de Diana (su madre y hermana), ya que estos no pueden tomar plena posesión de los mismos hasta después de cumplidos los 25 años.

Los visitantes también podrán ver sus juguetes preferidos y algunas de las joyas de los Spencer y de la princesa.

Películas caseras, grabadas por el padre, muestran el primer cumpleaños de Diana, su pasión por la natación y las imágenes de una niña despreocupada bailando en los jardines.

Un par de zapatillas de ballet y su zapatos de tap son el testimonio de su pasión por el baile, que demostró en una memorable presentación pública en Covent Garden en 1985.

Maniquíes sin rostro visten algunos de sus trajes favoritos, desde un elegante vestido negro de fiesta que lució el año pasado al cumplir 36 años, hasta la camisa de mezclilla y los pantalones deportivos que vistió en su campaña contra las minas terrestres durante un viaje a Angola en 1997.

En la sala de la boda real se encuentra el traje de seda que usó para su matrimonio en 1981 con el príncipe Carlos, que la catapultó al escenario internacional que terminó por desear y detestar.

Algunas de las imágenes que hizo a Diana la mujer más fotografiada del mundo recuerdan su trabajo de beneficencia con los pacientes de sida, los desamparados y su papel como la abnegada madre de los príncipes Guillermo y Enrique.

A la salida del museo se ha abierto una tienda donde se podrá adquirir algún recuerdo de la visita.

Los ingresos por la venta de entradas y recuerdos serán destinados al mantenimiento y mejora de la residencia familiar de los Spencer.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.