OMAR GORDILLO CAMBIA OBRA POR SU VIDA

OMAR GORDILLO CAMBIA OBRA POR SU VIDA

La semana pasada, cuando el pintor Omar Gordillo recibió la invitación para asistir a la exposición de Miró en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, sacó fuerzas de donde no las tenía para ir a entregarle, en nombre de Colombia, un cuadro al presidente del gobierno español, José María Aznar.

20 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Luego regresó a casa a seguir pensando cómo costear ese tratamiento riguroso que los médicos le han dicho que debe iniciar lo más pronto posible para evitar que la lesión que sufre en un órgano vital de su cuerpo le acorte su vida. El problema radica en que en el solo diagnóstico de la enfermedad se gastó hasta el último peso de sus ahorros.

Así como a veces vence el dolor para seguir pintando, ahora también se ve obligado a vencer parte de su orgullo personal para pedir la colaboración de una persona, una empresa o una institución que quiera colaborarle con los costos del tratamiento médico. Es más, está dispuesto a pagar con alguna de sus obras.

El drama de este colombiano condecorado por varios gobiernos extranjeros y por más de una institución nacional, comenzó hace unos seis meses. Algunos dolores lo obligaron a visitar a un médico.

Vinieron los exámenes de rigor y ante la urgencia no pudo esperar el tiempo que se demora el Seguro Social para efectuarlos y los pagó de su propio bolsillo. Pero, con la recesión económica, las ventas de sus cuadros disminuyeron y los ahorros se acabaron.

Desde entonces, su casa se convirtió en una farmacia con drogas de hasta medio millón de pesos. Tan así, que el maestro ya carga con cuatro sobres de manila repletos de fórmulas, radiografías y remisiones.

Gordillo es recordado por sus innumerables donaciones de obras en favor de los niños más necesitados del país. Cada vez que hay una campaña para ayudar a una fundación o a un hospital, siempre está presente con uno de sus cuadros.

En febrero de 1981, por ejemplo, Gordillo le entregó a EL TIEMPO el cuadro Oración por mi madre junto a mi compañero, para que lo vendiera por 65.000 pesos a quien llegara primero al periódico y entregara el dinero a Teresita, una niña que fue atropellada por un vehículo, junto con su madre, en el norte de Bogotá. En la pintura, la menor aparece con su canasto.

En menos de dos horas lo adquirió el empresario Aurelio Ramos Henao. Compré el cuadro porque aprecio la obra del maestro Gordillo y comparto sus finalidades sociales , dijo en ese entonces el comprador.

Gordillo también se destaca en las caminatas de Solidaridad por Colombia. Sus donaciones artísticas han permitido que personajes como Pelé o El Chavo hayan venido a participar en este evento.

Ahora, Gordillo quiere hacer una nueva donación de su obra. Esta vez, para salvar su propia vida. Si alguien quiere ayudar, favor llamarlo al teléfono 625 09 28, en Bogotá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.