QUIÉN MANDA AQUÍ

QUIÉN MANDA AQUÍ

Pocos hubieran querido estar en los zapatos de los directores del Washington Post y del New York Times cuando tuvieron que decidir entre publicar o no publicar un manifiesto de 35.000 palabras de un terrorista que, durante 17 años, había enviado bombas postales bajo el nombre de Unabomber. Si se publicaba el manifiesto, el terrorista prometía suspender sus atentados que ya habían provocado 3 muertes y heridas a 23 personas; si no se publicaba, los dos periódicos serían responsabilizados por las futuras acciones del criminal.

20 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Presionados por el FBI, por el Departamento de Justicia y por sus propias dudas, los periódicos publicaron el manifiesto por razones de seguridad, no por razones periodísticas. Pero la explicación no satisfizo a gran parte de la prensa. Se había sentado un precedente funesto y se había violado un principio que el Manual de Redacción de EL TIEMPO proclama: EL TIEMPO no aceptará ni se dejará imponer ninguna condición de delincuentes que pretendan utilizar sus páginas. (1.01.06.) La verdad es que Unabomber tomó parcial y transitoriamente el control en los dos periódicos y que había motivos para preguntar: quién manda en la prensa? Un chantaje como el de Unabomber lo han intentado en Colombia los Extraditables y, más recientemente, la guerrilla. Y en esas ocasiones los periódicos mantuvieron el mando.

Pero, ese mismo control se conserva cuando la exigencia de publicar o no publicar se hace, no con armas sino con dinero en la mano? Parecen dos casos bien diferentes, sin embargo tienen elementos comunes. . Diariamente dejan de publicarse decenas de informaciones y las que se publican, a menudo deben abreviarse porque el periódico tiene vendido su espacio a los anunciantes. No son manifiestos de 35 mil palabras, ni con contenidos como el de Unabomber, pero sí espacios que en algunas épocas del año se amplían hasta dejar consumidas por asfixia las informaciones. Recientemente una corresponsalía de Medellín sobre el Instituto Pascual Bravo tuvo que ser recortada, de modo que sólo apareció una versión de los hechos con grave detrimento del equilibrio informativo. En casos así el redactor y el lector se preguntan: quién manda aquí, el lector o el anunciante? Al inaugurar la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia Josep Pulitzer se refirió a su periódico World y dijo que su diario publicaría muchos avisos para disponer de la máxima libertad de información. Esa regla no está funcionando porque a más avisos menos libertad y menos espacio para informar.

Los lectores Fernando León G y Haydée Chiapero coincidieron en la misma queja: están mutilando nuestras cartas. La lucha por el espacio obliga a motilarlas ( ellos creen que es mutilación) y aún editadas, esas cartas sólo se publican después de una larga espera porque no hay espacio en unas páginas invadidas por la información comprada. Los redactores que habían tenido que comprimir sus informaciones y colgar otras, tuvieron una sensación extraña cuando vieron en la página de enfrente unos enormes y apetecibles espacios en blanco. Los publicistas del anunciador lo habían dispuesto así: un par de frases, un logotipo y un inmenso espacio vacío.

Los periódicos, lo mismo que la radio y la televisión, viven de la publicidad y de la circulación y eso está bien a condición de que no se pierda su objetivo: el servicio del lector. En último término el equilibrio entre publicidad e información pública se mantiene si el lector es quien retiene el control. Volviendo al dramático dilema inicial de los directores acogotados por el terrorista, la decisión debió tomarse teniendo en cuenta al lector. Lo mismo habría que decir cuando los medios se sienten entre la espada de oro de los anunciantes y la pared de sus lectores. Como quiera que se mire, el lector es lo primero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.