LA AREPA NUESTRA DE CADA DÍA

LA AREPA NUESTRA DE CADA DÍA

En la cultura colombiana uno de los elementos tradicionales que no puede faltar en ningún plato, es la arepa. Compañera infaltable de sancochos, asados y carnes, este delicioso producto nacido del maíz continúa con la misma fuerza de hace años cuando las abuelas cocinaban, trillaban y molían el maíz para hacerlas, luego de largas jornadas. La armada de las arepas resultaba casi artístico, pues con manos virtuosas las mujeres de antes daban forma a las arepas dejándolas perfectamente redondas; y así todos los días, cocinar, moler, armar... A pesar de que el procedimiento a la antigua es verdaderamente romántico, no deja de ser poco práctico. Por ello, existen gran cantidad de empresas caseras dedicadas ha realizar toda esta labor por las amas de casa que ahora no tienen el tiempo que tenían las abuelas para armar arepas. En el mercado se encuentran más de treinta marcas de arepas precocidas en diferentes variedades para todos los gustos.

27 de enero 1998 , 12:00 a.m.

En todos los supermercados se encuentran paquetes de 5 y 10 unidades las deliciosas arepas paisas de maíz trillao . Los santandereanos pueden encontrar la conocida arepa de maíz pelao . Los vallecaucanos ya pueden encontrar listas las arepas de choclo hechas de mazorcas tiernas, lo mismo que los boyacenses y los costeños. En fin, todos los colombianos pueden encontrar su arepa de todos los días ya preparada y casi lista, pues lo único que hay que hacer es ponerla al fuego en una parrilla, adicionarle ingredientes al gusto y listo.

Pero si usted es de los que todavía disfruta moliendo el maíz para hacer sus arepas, para usted se encuentran en el mercado varias marcas de este producto tan autóctono que solo necesita pasar por la olla y luego por el molino.

Para aquellas amas de casa que no cuentan con tiempo y que no quieren saber nada del molino, resultan perfectas las harinas que con solo agregar un poco de agua quedan listas para amasar y armar. Productos como este se toman cada vez más los desayunos en todo el país, pues la falta de tiempo, el desarraigo de ciertas costumbres y las facilidades de los tiempos modernos, están rezagando actividades tan cercanas a nuestra cultura. Y eso no es culpa de nadie, por supuesto.

Sin embargo, esto no significa que la arepa esté cayendo en desuso, al contrario sigue estando presente en todas las comidas, solo que sin las implicaciones casi anecdóticas que tenía su antigua preparación.

Las arepas in La pauta in en arepas la imponen las que pueden ser acompañadas con todo. Partiendo de la famosa arepa e huevo, pasando por la arepa que puede llevar lo que usted quiera, desde carne, pollo, camarones, jamón, queso, sardinas, plátano, frijoles, etc.

Este tipo de arepas son muy apreciadas por los estudiantes universitarios quienes encuentran es este producto la mejor forma de envolatar el estómago mientras llegan a casa. Y es que existen verdaderas cadenas de almacenes de arepas cerca a las universidades en donde los jóvenes pueden disfrutar de una deliciosa arepa rellena -de lo que quieran- con gaseosa por solo 1.500 pesos. Razón por la cual estos establecimientos están tan de moda entre los jóvenes.

Además está tomando mucha fuerza la hamburguesa que en vez de pan se sirve con arepa. También están las ya preparadas que solo se deben calentar y servir. Estas ya traen varios de los ingredientes mencionados .

Y el líquido que acompaña a la arepita, no es harina de otro costal pues del tradicional chocolate, se ha pasado al café con leche, la gaseosa y el yoghurt, el masato y hasta el guarapo de panela, lo que confirma el cambio de los gustos y la gama de posibilidades.

Pero a pesar del aire nostálgico que trae consigo la arepa colombiana, sigue siendo unos los elementos indispensables en la mesa, bien sea, al desayuno, al almuerzo o a la comida, sus valores nutricionales son altísimos y es a la vez muy económico, saca de apuros a los ocupados y es simplemente deliciosa.

Aquí se plantea un dilema, qué prefiere usted, el pan o la arepa? Difícil de decir, pero piense como lo hacían las abuelas: a falta de pan, buenas son arepas .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.