LA REFORMA QUE DEBERÍA HACERSE

LA REFORMA QUE DEBERÍA HACERSE

20 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Justicia: reformas por doquier Si hay un sector del Estado sobre el cual se han reclamado cambios urgentes desde recién promulgada la Constitución del 91 ha sido el de la Justicia. A estas alturas se habla de índices de impunidad del 99 por ciento. Pero qué hay que hacer? Las cambios planteados son varios. Uno de ellos es reformar lo que se considera el elefante blanco de la justicia: el Consejo Superior de la Judicatura. Según el ex presidente del congresito Armando Novoa hay que revisar lo relacionado con la sala administrativa de esa corporación.

Según él, más que un cuerpo colegiado como actualmente está constituida la sala, lo que se necesita es un verdadero gerente que administre los recursos de la rama judicial de manera autónoma .

Esa autonomía es necesaria de suerte que los recortes presupuestales no afecten al sector de la justicia , dice el ex vicefiscal Francisco José Sintura.

Así mismo, este plantea la urgencia de que se implemente una verdadera política criminal de Estado, ya que actualmente se expiden leyes a diestra y siniestra , sin que se tenga en cuenta un estricto seguimiento de las directrices de Estado .

Otra reforma se refiere a que a la Fiscalía se le quiten las funciones jurisdiccionales. Lo ideal es que se encargue únicamente de investigar .

Otro aspecto, este planteado por Novoa, es del comprometer a las cortes cumplir la Constitución Señala que el Consejo de Estado no se ajusta, en muchas ocasiones, a lo que establece la Carta Política, sino basa sus actuaciones en la ley, lo que implica un conflicto de poderes con las otros tribunales.

Tanto Novoa como el ex ministro de Justicia Enrique Parejo coinciden en la importancia de que se le quiten las funciones judiciales al Congreso para el juzgamiento de los altos funcionarios del Estado y estas pasen a ser competencia de la Corte Suprema.

Territorio: orden en casa El proceso de descentralización, iniciado a mediados de los 80 y fortalecido por la Constitución de 1991, se quedó varado a mitad de camino. Sin haberse desarrollado plenamente el proceso de ordenamiento territorial, ya se escuchan voces que quisieran la marcha atrás.

La principal dificultad ha sido económica: los recursos han resultado insuficientes para cubrir las nuevas responsabilidades de las entidades territoriales.

Para Juan Manuel Charry, quien se considera casi federalista el proceso no se puede revertir. Se le asignaron responsabilidades a las regiones, pero el tamaño del Estado central no se redujo y eso causó el desfase financiero , explicó.

Para Orlando Fals Borda, ex constituyente de 1991, el proceso se debe seguir con la creación de las regiones como entes autónomos responsables de la planificación y el desarrollo, y para ello el primer paso es el trámite de la ley de ordenamiento.

Jaime Castro, otro especialista en ordenamiento, responsabiliza el estancamiento a la crisis política de los últimos cuatro años.

Para Castro, propuestas como la del Eln merecían mayor atención. No hemos querido entender que el reparto territorial del poder es en la coyuntura actual una de las claves de la guerra o de la paz , agregó Charry, a diferencia de Orlando Fals Borda, no cree sin embargo en la necesidad de crear las regiones como entes de planificación, pues eso solo crea más burocracia.

Congreso, sin reelección Si alguien quedó golpeado después de la reciente crisis política fue el Congreso.

No sólo por el desprestigio que hoy en día tiene por el hecho de que se revelaran sus vínculos con el narcotráfico, sino por algunas otras actuaciones.

Por eso, la gran reforma que se plantea es la de prohibir, definitivamente, la reelección de los parlamentarios.

Estos, según el analista Hernando Gómez Buendía, se han perpetuado en el poder a través del Congreso y de allí es que se han desprendido todas las prácticas corruptas como el clientelismo y el tráfico de influencias, entre otras.

Agrega que en Colombia la forma como se mantienen los congresistas es a punta de favores .

En esa misma teoría coincide el politólogo Juan Manuel Charry quien va más allá y propone la revocatoria del mandato de los congresistas e inclusive del aval que entregan los partidos.

El primero, por si no le cumplen a sus electores. Para ello habría que hacerle seguimiento preciso a sus propuestas.

La segunda reforma que plantea Charry es la de que si el congresista no respeta los preceptos del partido al que pertenece este le debe quitar su respaldo.

El ex vicepresidente de la República Humberto De la Calle habla de la necesidad de que se le ponga cortapisas al tráfico de influencias como forma de que haya una verdadera independencia entre los poderes Legislativo y Ejecutivo.

Destaca que en materia de control político es necesario ir más allá , por lo que plantea que además de las mociones de censura y los debates, se debe establecer semanalmente un período breve de preguntas a los ministros sobre los temas de trascendencia nacional .

FF.AA. cambios con prudencia Uno de los frentes más sensibles a futuros cambios es el de las Fuerzas Armadas. Mientras que algunos expertos como Alfredo Rangel se inclinan por cambios profundos e inmediatos, otros como Armando Borrero dicen que los cambios deben hacerse con mucho estudio y prudencia .

Para Rangel, la principal modificación de las Fuerzas Armadas tiene que ver con una redefinición de sus objetivos tanto en la etapa de conflicto que se está viviendo, como en la postguerra que puede llegar. Ello, afirma, sólo se puede dar si se da una revisión de la doctrina militar .

Para él, se debe analizar la estructura cuartelaria a fin de que haya concentraciones militares más grandes y no tan dispersas como ocurre actualmente, modificar el sistema de promoción y ascensos para que se tengan en cuenta la antigedad y los méritos.

Sin embargo, el ex consejero presidencial para la Seguridad Nacional Armando Borrero asegura que hacer reformas inmediatas muchas veces implica prueba y error y según él, en Colombia actualmente no hay espacio para eso .

Borrero afirma que la reestructuración de las Fuerzas Militares debe empezar por mejorar las escuelas y sus currículos desde la Escuela de Cadetes hasta la Superior de Guerra . Para él, es fundamental mejorar la formación humanística y política de los miembros de la Fuerza Pública.

Según Borrero, es necesaria la actualización del Código Penal Militar a fin de que los delitos comunes sean conocidos por la justicia ordinaria .

Finalmente, se habla de la posibilidad de que la Policía pase a jurisdicción del Ministerio del Interior, tal y como se concibe un órgano ciudadano, aunque para Rangel las condiciones actuales no están dadas para eso, ya que en muchos casos esta tiene que asumir funciones que constitucionalmente le corresponden al Ejército. Sin embargo, afirma que después de una negociación es necesario hacer ese tránsito.

Y qué hacer con los partidos? La crisis de los partidos es total. Una de las reformas más urgentes es el fortalecimiento de las colectividades políticas , dice el analista Gilberto Alzate.

La primera reforma es la obligación legal de que un partido tenga un programa, que en lo ideal sea construido con mecanismos que involucren a sus afiliados, y que tenga que ser inscrito ante el Consejo Electoral y divulgado , dice él.

Esto exige un mecanismo de pertenencia a la colectividad que se puede conseguir con un esquema de carnetización. También se requiere de sistemas de control interno que obliguen a un afiliado a no pertenecer a más de un partido, a que luego de la elección actúen como bancada (en Congreso, concejos y asambleas), o siguiendo los lineamientos del programa inscrito.

Las listas únicas obligatorias por partido en cada circunscripción hacen que las colectividades se tengan que organizar o se desintegran , dice la senadora Ingrid Betancourt. Lo mismo sucede con la obligación de pertenecer a un solo partido y movimiento .

Se requiere además un sistema mediante el cual los carnetizados puedan elegir a sus directivas, escoger al candidato presidencial e inclusive censurar a su dirigencia y a sus congresistas si se apartan de lo acordado en el programa liberal.

Hoy solo existe la consulta popular para escoger al candidato presidencial, como una opción sin fuerza.

Sistema de acciones afirmativas En Colombia subsisten en un solo país realidades demasiado disímiles. En otras palabras más que de un país, al hablar de Colombia hay que hablar de dos e inclusive tres países bastante bien diferenciados. No se trata solo de un abismo económico que separa a unos colombianos de otros, sino de unas gigantescas distancias en desarrollo intelectual, en acceso a la cultura y en oportunidades de todo tipo. Darío Echandía aseguraba que en Colombia tristemente existen ciudadanos de primera, de segunda y de tercera. Hasta 1991, con la existencia de los llamados territorios nacionales, esa teoría era confirmada hasta por el ordenamiento territorial.

Por todo esto, una de las más profundas reformas que debería tener este país es la puesta en marcha de un gran sistema de Acciones Afirmativas para las minorías étnicas, para las regiones más apartadas, y en general para las clases menos privilegiadas , dice el politólogo Horacio Duque.

Según este planteamiento, los reconocimientos que se han dado a las minorías como por ejemplo las curules para los indígenas o las negritudes no han servido para nada porque los indígenas o los negros no están preparados para gestionar proyectos públicos y hacer propuestas ni para sus propios grupos y mucho menos para todo el país.

No es gratuito que todas las becas de Colfuturo caigan en manos de la Javeriana y de Los Andes, o que casi toda la clase dirigente pertenezca a esas universidades, si definitivamente allí están los mejor preparados , asegura el sicólogo social, Andrés Talero.

Por ello se necesita un esquema de preferencias que les asegure algunos cupos durante al menos un par de décadas en las universidades, en los altos cargos del Gobierno y en los sistemas de oportunidades en general (becas, préstamos, cultura, libros).

Los indígenas que hoy se formen en Los Andes por este sistema o puedan salir a estudiar afuera serán los que ocupen las curules en el futuro con mucho mejores desempeños , dice Calero.

Solo así empezará a romperse el abismo entre las diversas Colombias.

Tecnificar los órganos de control Desde hace algunos años la crítica a los organismos de control ha sido la misma: se está manejando con criterios políticos.

No existen mayores críticas sobre las funciones que deben cumplir estos entes, puesto que están bien consagradas en la Constitución , sino sobre quienes han ocupado los máximos cargos en los últimos años, es decir, los que trazan las directrices.

Por ello, según lo expresan las personas consultadas, el principal cambio que necesitan la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría, la Defensoría del Pueblo y las Superintendencias son su tecnificación .

Según Armando Novoa debe haber una revisión de los sistemas de postulación y elección .

Señala que un cargo como el de Fiscal no puede salir de una terna enviada por el Presidente de la República , ya que termina siendo representante de un partido político.

El ideal es que se constituya un organismo técnico que integre las listas con base en un concurso de méritos .

En igual sentido se pronunció Heriberto Madrid, revisor fiscal de Caprecom, quien señala que la tecnificación y la implantación de una verdadera meritocracia en estos organismos debe ser la regla de oro a la hora de postular y escoger.

Asegura que además de necesitarse garantías de independencia de los funcionarios que ejercen en estos organismos, se debe exigir un pleno conocimiento de la materia a la hora de ser tenidos en cuenta y candidatizarlos.

Un elemento conexo a la despolitización de estas entidades debe ser que las superintendencias salgan del redil de los ministerios con los que se constituiría una verdadera independencia entre el poder político y los órganos de control.

Cambios en el sistema electoral Una de las grandes conclusiones luego de la experiencia de la campaña liberal a la Presidencia en 1994, a la que entraron dineros del narcotráfico, es que el Estado debe encargarse de financiar las campañas electorales.

Por una parte, es la única forma de que pequeños grupos y opciones políticas tengan la posibilidad de acceder a los cargos del Estado , asegura el analista de la Veeduría Ciudadana Rafael Mateus. Pero sobre todo, es el mejor modo de asegurar que el Presidente o el congresista elegido no quede atado a unos compromisos con sus donantes, sean grupos económicos u otra clase de grupos .

Otra reforma fundamental implica devolverle la responsabilidad directa a los congresistas con sus elegidos, algo que no existe en el esquema actual. Para ello el mejor sistema es la llamada circunscripción unipersonal que implica dividir el país y cada departamento en circunscripciones uninominales de acuerdo con el número de población.

De este modo, por ejemplo Bogotá podría dividirse en 10 zonas, cada una con un senador. La gente de cada zona escogería a su senador a quien podría pedirle cuentas por sus actos en el Congreso y revocarle el mandato si es el caso.

Una reforma fundamental es acabar con la operación avispa (sistema por el cual los partidos presentan decenas de listas y consiguen muchas curules por residuos).

Eso fortalece a los partidos y mata a los grupos nuevos , dice la senadora Ingrid Betancourt. Por ello se necesita cambiar el sistema de cocientes y residuos que hace que una persona con 30 mil votos obtenga la misma curul de alguien que obtuvo 80 mil .

Por eso se necesita el sistema de la cifra repartidora (una operación bastante compleja que le otorga a cada votación el número de curules justa).

Otro cambio importante es el de concederle valor político al voto en blanco que hoy no tiene. Por ejemplo, si el sufragio en blanco obtiene la primera votación en unas elecciones estas deben ser anuladas y convocadas de nuevo.

Otra reforma fundamental es la penalización del trasteo de votos (que hoy no existe) y mayor severidad penal para la compra de votos.

Educación, la clave en la economía Uno de los pocos temas económicos en torno al cual existe consenso es el de cuáles deberían ser las prioridades de un gobierno, en el frente económico.

En efecto, para la mayoría de los analistas la forma más expedita de acelerar el crecimiento del país y llevarlo a tasas del orden del 7 y el 8 por ciento anual, en el largo plazo y conforme la experiencia internacional, es la inversión en el llamado capital humano y en infraestructura.

En la práctica, eso supone destinar más recursos a la educación de los colombianos, pero por encima de todo a su mejoramiento cualitativo. Y si antes la mayoría de los expertos consideraba que había que focalizar la inversión en primaria y secundaria, ahora comienza a abrirse paso la escuela de quienes creen que hay que volver a mirar a la educación universitaria.

Asimismo, los expertos en crecimiento sostienen que el mejoramiento de la infraestructura y la tecnología es la otra vía para conseguir tasas de crecimiento elevadas.

Y la reforma agraria? En realidad muchos piensan que más que por razones de eficiencia o crecimiento debe hacerse por motivos de equidad: para desactivar una bomba de tiempo, como lo hizo la mayoría de los tigres asiáticos , al finalizar la II Guerra Mundial por imposición de los norteamericanos.

Ahora bien, el verdadero cambio con la reforma agrario es pasar de la consideración de la tierra como bien patrimonial al de esta como bien económico. En ese sentido, una reforma no debe darle minifundios a las familias, sino entregar a asociaciones comunitarias tierras para montar grandes unidades de producción.

Desentrabar la participación La principal causa por la cual los múltiples mecanismos de participación ciudadana no se han podido desarrollar es la extrema reglamentación que hizo el Congreso en la ley que pretendía reglamentarlos.

Oscar Ortiz, uno de los promotores de la séptima papeleta y Armando Novoa, director de la corporación Plural coinciden en que los requisitos establecidos para una consulta popular, un referendo o una revocatoria de un alcalde son imposibles de cumplir.

Para el constitucionalista Juan Manuel Charry, lo que ocurrió con la reglamentación de los mecanismos fue una revancha del Congreso.

El Congreso le puso conejo a la participación. Tanto que hoy es más fácil hacer una huelga o montar una guerrilla , dijo Novoa.

Ortiz considera además que se podrían introducir otros mecanismos, como la revocatoria del mandato de congresistas o del propio presidente y darle plena validez al voto programático.

Otra alternativa para mejorar la participación es la de adelantar una intensa campaña pedagógica entre la población y divulgar ampliamente los resultados de las que funcionen.

El efecto demostrativo de una revocatoria de mandato o de una iniciativa popular serían enormes , explicó Ortiz.

Según Novoa, la gente quiere participar y las pruebas están en los ejemplos de la séptima papeleta en 1990 y el mandato ciudadano por la paz, en 1997.

Para Novoa, una reforma para hacer viables los mecanismos, tendría que hacerse por iniciativa popular, pues a pesar de los avances aún se mantiene la tesis de que el pueblo participa, pero siguen siendo unos pocos los que deciden.

Libertad de prensa, bien en teoría Aunque la Constitución establece la plena libertad de prensa y el derecho de cualquier ciudadano de fundar medios de comunicación, en la práctica se observa una fuerte concentración en la propiedad accionaria en los medios masivos, en especial, en los electrónicos.

En opinión de María Teresa Herrán, analista de medios, la concentración demuestra la falta de democracia y que la libertad sea solo teórica.

Es inaudito que los grupos económicos concentren la propiedad de la radio y la televisión sin que eso sea monopolio. Es más inaudito aún que se permita que esos grupos pauten en sus propios medios , explicó Herrán.

Para Hernando Gómez Buendía, el papel del Estado debe ser solo el de garantizar la equidad en la repartición de las frecuencias de televisión y radio.

En cuanto a los medios impresos, Herrán considera que el principal problema es la falta de garantías para la supervivencia de pequeños medios.

Según dijo, la desaparición de Alternativa, Voz Proletaria o La Prensa son otra muestra de la falta de democracia y de la concentración. En Francia, por ejemplo, existe un fondo estatal para subvencionar publicaciones con dificultades económicas y que son la expresión de minorías de izquierda o derecha. Este fondo se nutre del impuesto a la publicidad.

Para Herrán, más que reformas a la constitución, hay que aplicar la constitución en los apartes que prohíben los monopolios.

Gómez Buendía sostiene que en la práctica, el derecho a fundar medios es teórico, pues solamente lo pueden ejercer quienes tienen poder económico.

Un nuevo modelo de Estado Independiente de la discusión que suscita el modelo neoliberal en Colombia, no cabe duda de que buena parte de los obstáculos para el desarrollo del país y en particular para conseguir la paz, proceden del modelo de Estado que posee Colombia que no ha conseguido consolidarse territorialmente ni políticamente.

Más de la mitad de los colombianos no tienen ninguna relación con el Estado, pues no tienen seguridad social y ni siquiera le tributan , dice el politólogo Horacio Duque.

En ese sentido, hay que desmontar definitivamente el centralismo. Muchos se aterraron con la propuesta de la guerrilla de federalizar el país y consideraron que era volver a las guerras civiles del siglo XIX, olvidando que la guerra civil que vive el siglo XX se debe al centralismo brutal.

Lo segundo que hay que hacer es replantear las funciones del Estado y permitirle que delegue muchas de sus ejecuciones para permitir que corporaciones que son expresiones organizadas de la sociedad civil ejecuten políticas públicas.

Un ejemplo: las cajas de compensación podrían manejar eficientemente los planes de vivienda que hoy está manejando muy mal el Inurbe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.