EL MENÚ DE LAS IMPORTACIONES

EL MENÚ DE LAS IMPORTACIONES

Algo se quema en la cocina del comercio exterior de Colombia: mucha sazón, muy buenos ingredientes, pero en ese fogón se han quemado divisas. Las mismas que el país ha gastado para comprar filetes de berenjena, imitación de palmitos de cangrejo, salsa teriyaki, chicles, requesón, comidas preparadas, galletas, jamones, dulces de goma, melocotones en lata, postres y helados provenientes de lugares como la Isla de Java, Alaska, Corea del Sur, Italia, Hong Kong y Nueva Zelanda.

20 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Al hacer este recorrido por las tiendas del mundo hemos llenado nuestro carrito de mercado con una gran variedad de productos exóticos. Los 22.1 millones de dólares que el país ha gastado en importar preparaciones y conservas de pescado , como atunes, caballas, salmones, arenques, anchoas y caviar, en los primeros seis meses de este año equivalen a casi el 20 por ciento de las divisas que el Banco de la República tuvo que sacar al mercado en un día, en la semana previa a la devaluación, para defender la banda cambiaria.

Mientras tanto, el déficit de la balanza comercial, que en 1996 fue de 2.204 millones de dólares, aumentó a 2.880 millones de dólares en 1997. Y la tendencia en 1998 es creciente.

Entre enero y junio de 1998, según el Centro de Estudios Fiscales de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) Colombia importó, entre otros, incluidos los fletes, 12,4 millones de dólares en sardinas, 3,4 millones de dólares en galletas dulces de países como Indonesia, Venezuela, Dinamarca y Canadá; 3,1 millones de dólares en bombones y caramelos de lugares como Corea del Sur, Holanda y Panamá, y 1,2 millones de dólares en queso fresco, rallado, fundido, azul y de otros tipos.

Los menúes Se pueden conseguir cajas de comidas listas para cocinar o servir, como paella, arroz con camarones, sushi, arroz con frijoles negros, macarrones y otras pastas con queso; ensaladas con su aderezo, con cubos de pan tostado y queso, a las que solo les falta la lechuga. También se encuentran sopas y cremas de tomate, champiñones, pollo, fideos con camarones, listas para calentar.

Hay variedad en comida mexicana: cajas de nachos con latas de frijoles refritos, frijoles refritos con latas de tortillas, tacos con su sazonador, frijoles refritos con chorizo o queso; chilaquiles, chiles jalapeños en escabeche, chilpotles en adobo y muchas más. En comida italiana hay pastas como espagueti, macarrones, linguini, ravioli para cocer y preparar, precocidas y enlatadas al igual que las salsas boloñesa, napolitana, de queso, etc.

También se encuentran pasabocas de manzana y otras frutas, maíz pira cubierto de caramelo para totear en el horno microondas, papas fritas, nueces, ponqués blancos, negros, rellenos de frutas, de crema, de queso, así como mezclas listas para preparar brownies y tortas.

Para los que no tienen tiempo para cocinar hay comidas congeladas listas para calentar, como pollo al vino o con champiñones, nuggets de pollo, hamburguesas de carne y de pollo, roastbeef , lasañas y otros platos más.

Y para mayor comodidad las mazorcas ya vienen, de Estados Unidos, peladas, sin cabello y sin cáscara, congeladas y listas para ser, como las divisas, asadas.

Estos son algunos de los productos (con fletes incluidos) que, según el Centro de Estudios Fiscales de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Dian, han sido importados por Colombia entre enero y junio de 1998.

Entre los alimentos importados que se pueden encontrar en el país hay queso fundido de Holanda, Suiza, Argentina, España, Estados Unidos, Perú y Venezuela; uvas secas de Estados Unidos, México y Turquía; jamones de Canadá, España, Estados Unidos, Italia y Venezuela; salmones de Canadá, Chile, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Noruega.

También hay galletas de Dinamarca, Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Suiza, España, Indonesia, Holanda, Reino Unido, Chile, Ecuador, México, Venezuela; chocolatinas de Estados Unidos, Italia, Inglaterra, Brasil, Suiza, Alemania, España, Bélgica, Chile, Ecuador, México y Venezuela; pan tostado de Brasil, Reino Unido, Ecuador, España, Estados Unidos.

Se pueden conseguir, además, tortas y ponqués de Estados Unidos y Holanda; pepinos y pepinillos de Alemania, España y Estados Unidos; aceitunas españolas y estadounidenses.

Eduardo Sarmiento Estamos liquidando el país para importar cachivaches. Debemos volver a una regulación comercial, cambiaria y financiera para evitar las fugas de capitales y reducir el déficit de la balanza de pagos. Se deben revisar los aranceles, hacer un tipo de cambio regulado, intervenir la tenencia y el uso de divisas y hacer una mayor regulación financiera.

Al hacer esto se reduce el déficit de la balanza de pagos a través del tipo de cambio y de aranceles y se frenan las fugas de capitales, además de romperse el vínculo destructivo entre la tasa de cambio y la tasa de interés .

Volver al proteccionismo? La apertura actual en Colombia se han vivido muchas se inició tímidamente en febrero de 1990, durante la administración Barco. En el país existían cupos de importación, regímenes de prohibida importación y licencia previa, altos aranceles (los carros tenían por ejemplo unos impuestos aduaneros del 300 por ciento), sobretasas y regulación de precios.

El modelo estaba agotado. Esa fue la justificación para hacer la apertura. Si bien la sustitución de importaciones había contribuido a la industrialización del país, los productores nacionales tenían un mercado cautivo. Los consumidores compraban poco bienes importados y muchos nacionales. Los defensores del libre comercio tenían argumentos: que el consumidor elija, que las empresas se vuelvan eficientes por la competencia, que los controles generan corrupción, que no es justo que sólo una pequeña élite pueda comprar carros importados, que el país debe globalizarse...

Terminó Barco y vino Gaviria. Y entonces lo que era gradual (reducir la protección arancelaria en cinco años), selectivo (no todos los sectores entraban a la apertura) y recíproco (el país se abre a quien se abra), se eliminó. Apertura total. Eso sucedió en agosto de 1991. Los gremios se opusieron, Gaviria los desconoció, fisuras en el Gobierno (Samper por un lado y Hommes por otro), pero al final nada se reversó.

El dólar, cuyo precio lo fijaba el propio Gobierno a través de la extinta Junta Monetaria, se volvió libre dentro de unos límites que se llaman techo y piso de la banda cambiaria. Si el dólar cae mucho, el Emisor compra parte de la oferta, sí se eleva al techo, mete dólares al mercado.

Y poco a poco el país fue importando menos de lo que exporta. Esto se denomina déficit en la balanza comercial. Muchos productores nacionales están molestos porque los importados les están quitando el mercado. Qué dirían los consumidores? Pues si lo importado es más barato y de mejor calidad que lo criollo, compramos lo de afuera. Precio es precio y la ama de casa es amante del ahorro.

Y que dicen los productores? Para que fabricar. Y si no se fabrica no hay empresas y si no hay empresas no hay empleo. La tasa de desocupación está en el 15,5 por ciento. Hay muchas otras consideraciones (acuerdos comerciales, por ejemplo) pero a nivel mundial hay vientos de proteccionismo.

Sardinas 12.4 millones de dólares Atunes 8.4 millones de dólares Confites sin cacao 7.2 millones de dólares Galletas dulces 3.4 millones de dólares Chocolatinas 3.0 millones de dólares Uvas secas 2.5 millones de dólares Ciruelas secas 597.787 dólares Queso fundido 542.350 dólares Paté de hígado de pavo 103.422 dólares Jamones 90.446 dólares Salmones 69.679 dólares Caviar 58.116 dólares Anchoas 52.462 dólares Pistachos 48.642 dólares Pepinos y pepinillos 44.552 dólares Arenques 33.975 dólares Queso rallado o en polvo 22.160 dólares Aceitunas 20.563 dólares

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.