Secciones
Síguenos en:
SIGUE BONANZA EN LOS BALANCES

SIGUE BONANZA EN LOS BALANCES

Los resultados que muestran los balances empresariales desbordaron todos los pronósticos, con aumentos en ventas por encima de la inflación y un crecimiento de utilidades muy superior al de años anteriores. Una muestra de 30 empresas analizada por EL TIEMPO permitió concluir que mientras las ventas netas crecieron 36 por ciento, las utilidades lo hicieron en 81 por ciento durante el año pasado.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Estos dos indicadores demuestran que el apagón, la apertura, la violencia y la recesión mundial, factores sobre los cuales había muchos temores, no afectaron tanto los resultados como se pronosticó durante los primeros meses de 1992.

Las empresas analizadas elevaron sus ventas de 1,5 billones de pesos a más de 2,0 billones y las utilidades subieron de 123.847 millones a 224.163 millones de pesos.

No obstante que la muestra es pequeña, un estudio de la Superintendencia de Valores sobre 81 empresas manufactureras con sus acciones inscritas en las bolsas presentaron un comportamiento similar.

La rentabilidad del negocio manufacturero mejoró, con una relación de 12 pesos de utilidades por cada cien de ventas, mientras que en años anteriores estuvo entre 8 y 10 por ciento. Empresas: las utilidades no se apagaron Como ha sucedido en los últimos años, los resultados de los balances empresariales resultaron mejores que los pronósticos. No obstante el apagón, la violencia, la competencia de la apertura económica y la recesión mundial, las cifras sobre comportamiento de ventas y utilidades son buenas.

A la hora de sumar, restar y multiplicar, las asambleas de accionistas han tenido que dejar de lado las críticas y temores que plantearon a comienzos del año pasado. Aunque algunos se vieron afectados por la apertura, la baja demanda y mayores costos de producción, en términos generales las ventas subieron más que la inflación y las utilidades, en muchos casos, desbordaron las proyecciones.

Una muestra de 30 empresas manufactureras analizada por EL TIEMPO, demostró que mientras las ventas netas (con exportaciones) aumentaron 36 por ciento durante el año pasado, las ganancias, después de pagar impuestos, crecieron 80 por ciento.

Las empresas analizadas terminaron 1992 con un total de ventas superior a los dos billones de pesos y lograron utilidades netas por 224.163 millones. En otras palabras, por cada cien pesos de ventas, ganaron 12 pesos. Un indicador que mejora un poco frente al registrado en los últimos años, cuando el margen de utilidad estuvo alrededor del 10 por ciento.

No obstante que la muestra es pequeña, un estudio realizado por la Superintendencia de Valores sobre 81 empresas manufactureras, con acciones inscritas en las bolsas, mostró que el crecimiento de las utilidades fue de 76,5 por ciento. Es decir, aunque crezca la muestra, la tendencia se mantiene.

Es conveniente aclarar, sin embargo, que en muchos casos hay utilidades que se generaron por la aplicación de los ajustes por inflación ordenados por ley. Este cambio en la contabilidad implicó actualizar todas las cifras de los balances, de acuerdo al comportamiento del costo de vida.

La utilidad final figura con un crecimiento alto porque se generaron ingresos adicionales debido a que las empresas ajustaron el valor de los activos en proporción igual a la inflación.

Pero no todo es por ajustes. En algunos casos las ganancias crecieron en buena proporción, porque hubo una variación de precios al consumidor superiores al crecimiento de los costos de producción.

No obstante todas las salvedades que se hagan y que se diga que los balances del año pasado no son estrictamente comparables con los de 1991, lo cierto es que los resultados del sector manufacturero demuestran que a las grandes empresas les fue bien.

Un hecho que también se refleja en el comportamiento del sector financiero, el cual terminó el año con ganancias por 377.000 millones de pesos, un 27 por ciento más que en 1991. Ventas con crecimiento real Aunque en los primeros meses del año hubo cierto temor frente a una posible caída de la demanda, que se agudizó desde marzo con el inicio del racionamiento, la verdad es que el comportamiento de las ventas resultó mejor que en años anteriores.

A partir del cuarto mes y en especial en el segundo semestre, las ventas repuntaron más de lo esperado y, por tanto, las treinta empresas de la muestra las elevadon de 1,5 billones a poco más de 2,0 billones de pesos.

Ese aumento promedio de 36 por ciento deja claro que hubo un crecimiento real (descontando la inflación) de 8,3. Un hecho que se explica, en parte, porque las bajas tasas de interés y la gran liquidez de la economía estimularon la demanda interna, especialmente por bienes de consumo.

En el comportamiento de las ventas también contribuyó el buen nivel que tuvieron las exportaciones, con un crecimiento promedio de alrededor del cincuenta por ciento, aunque en algunos casos excepcionales hubo descensos significativos.

Seis compañías de la muestra analizada terminaron 1992 con un crecimiento en ventas por encima de cincuenta por ciento, entre las cuales se destacaron Fibratolina, Simesa y Basf Química.

Cerca de la mitad de las empresas, en cambio, registraron aumentos de ventas por debajo del promedio, como ocurrió con Quintex (estancadas) y Tejicóndor y Fabricato, con tasas de 23 y 12 por ciento, respectivamente. Dividendos y rentabilidad El negocio del sector manufacturero ha mejorado relativamente. En primer lugar, la relación de utilidades sobre ventas terminó en 12 por ciento, proporción que mejoró frente a un ocho por ciento que se observaba a mediados de año.

Este indicador, que es el que muestra la eficiencia de un negocio, implica que por cada cien pesos de ventas se gastaron 88 pesos en costos de operación.

Sin embargo, lo que más le interesa a un accionista es saber qué tan rentable es el dinero que tiene invertido en una empresa; es decir, la utilidad comparada con el patrimonio. Esta relación es relativamente baja en el sector manufactuero, con una proporción de 9,7 por ciento. Esto es, un accionista percibe 9,70 pesos por cada 100 que tenga en acciones.

Esto deja claro que, definitivamente, hay otros negocios más rentables. Por ejemplo, en el sector financiero las utilidades frente al patrimonio tuvieron un margen de 16,5 por ciento, y en el sector servivios (no financieros), 11,7 por ciento.

En la mayoría de los sectores, la rentabilidad patrimonial disminuyó notablemente durante el año pasado, porque el patrimonio aumentó por los ajustes por inflación. Si no hubiera aplicado ese cambio contable, la relación habría crecido de manera considerable. Basta recordar, por ejemplo, que en el sector financiero los ajustes disminuyeron las utilidades en cerca de 100.000 millones de pesos y aumentaron el patrimonio. Exportaciones al alza La muestra de empresas escogida por EL TIEMPO presentó una evolución muy desigual en sus ventas externas. Algunas aumentaron notablemente sus exportaciones, mientras que otras registraron fuertes descensos.

En promedio, las exportaciones de las treinta industrias crecieron cincuenta por ciento. Sin embargo, seis empresas presentaron variaciones negativas que en algunos casos llegaron al 90 por ciento y otras diez lograron duplicar sus ventas en otros países.

Las más dinámicas en captación de mercados fueron Carvajal, Basf Química, Cementos Diamante, Cartón Colombia, Ingenio Providencia, Facomec y Confecciones Colombia. Todas ellas duplicaron o triplicaron sus ventas al exterior.

En materia de tributación las compañías estudiadas también presentaron un compartamiento disperso. Nueve de las treinta pagarán menos impuestos por sus resultados del año pasado, en tanto que once cancelarán entre 100 y 300 por ciento más que en 1991.

De la muestra, 26 empresas cancelarán en tributos por sus utilidades 54.481 millones de pesos, cifra que presenta un crecimiento de alrededor de cincuenta por ciento. Las otras no pagan, porque tuvieron pérdidas.

Con los resultados de los balances de 1992 y las mejores perspectivas que existen para el presente año, la gran industria colombiana se podrá fortalecer en mejor forma para afrontar con éxito el reto que le ha impuesto el nuevo modelo económico. (RECUADROS MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.