PROCURADOR PROBLEMÁTICA AMBIENTAL

PROCURADOR PROBLEMÁTICA AMBIENTAL

Más de dos años de ejercicio le bastaron al procurador Ambiental y Agrario del Meta, Nelson Flórez Morales, para convertirse en la piedra en el zapato para las corporaciones ambientales y otros organismos del Estado con sede en el Meta.

11 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Este mismo hecho le ocasionó más de un inconveniente y hasta presiones por parte de varias instituciones que, según fuentes oficiales, llevaron al funcionario a pedir el traslado.

Antes de abandonar la capital del Meta, Flórez Morales entregó un balance de su gestión en el desempeño de este cargo que asumió desde enero de 1996.

El funcionario asegura que a su llegada a la sede de Villavicencio, encontró una oficina con un grave atraso de varios años en el trámite de expedientes así como en el desarrollo de labores propias de ese despacho. Igualmente, encontró una grave problemática ambiental y sanitaria en todos los municipios del Meta, del que daban cuenta los informes de la Contraloría General, Dasalud, los hospitales locales, el Corpes, autoridades locales, grupos ecológicos y los medios de comunicación.

En ese momento su reto era poner la oficina al día para ganarse la confianza de la comunidad y el apoyo institucional en busca de soluciones reales y concretas a la problemática existente y asegurar el cumplimiento de las normas ambientales y sanitarias. Igualmente, se buscó el fortalecimiento institucional de las entidades ambientales como Corporinoquia y Cormacarena. Según el Procurador, estas corporaciones no contaban con la capacidad técnica, administrativa y financiera para asegurar una adecuada gestión ambiental en sus extensas jurisdicciones.

Prueba de ello, según el procurador, es el grave deterioro de cuatro parques nacionales naturales que debían estar bajo la tutela de Cormacarena: Picachos, Tinigua, Sumapaz y Sierra de la Macarena.

En su balance, el funcionario aseguró que en esta época también denunció la elección ilegal de los directores de ambas corporaciones, pues no llenaban los requisitos legales para ocupar dichos cargos y fueron escogidos sin el quórum reglamentario para ello.

Además afirmó que con su gestión logró que se le doblara el presupuesto a estas Corporaciones y que se pusieran en marcha la subsede de Corporinoquia en Villavicencio y la de Cormacarena en Granada.

Tras la revisión de los expedientes del Incora, encontró graves irregularidades en su tramitación y la adjudicación de parcelas a personas no sujetos a reforma agraria como políticos, senadores, diputados, servidores públicos, ciudadanos extranjeros, militares pensionados, pastores evangélicos y personas con solvencia económica.

Fue así como promovió a riesgo de su propia vida, la agilización de trámites y la revocatoria de las adjudicaciones ilegales del Incora, el adelanto de investigaciones administrativas y disciplinarias a los funcionarios de esa entidad implicados en graves irregularidades por exigir dinero para adelantar trámites ilegales o la entrega de títulos, por rendir concepto favorable para la compra de terrenos no apropiados para programas de reforma agraria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.