EL CINTURÓN DE LOS JAPONESES APRIETA CADA VEZ MÁS FUERTE

EL CINTURÓN DE LOS JAPONESES APRIETA CADA VEZ MÁS FUERTE

El impacto que ha tenido la crisis de la economía japonesa en la banca personal de los habitantes de ese país ha sido mucho más fuerte de lo que se esperaba.

12 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

De acuerdo a un informe publicado por la Corte Suprema de la isla, el número de quiebras personales en los primeros cinco meses de este año saltó en un 38 por ciento más de lo que se vio en el mismo periodo el año pasado.

Si la tendencia continúa al mismo ritmo, el número de personas en bancarrota llegará a un tope nunca antes visto de 90.000 este año. En 1997, la cifra fue de 71.299 arruinados.

El agitado cuadro económico de Japón es cada vez mas deseperanzador: La demanda interna colapsó, las bancarrotas corporativas están a niveles récord, y la tasa de desempleo es la más alta desde la década de los cincuenta.

Las causas para la crisis de la banca personal son varias. Sin embargo, la principal se origina en los fracasos de las corporaciones. Y es que, según el grupo investigador Teikoku Data Bank, fueron 1.741 los casos de compañías que entraron en bancarrota en junio.

La caída de la construcción, una de las industrias más golpeadas por la crisis, también ha sido determinante, sobretodo porque es un sector que emplea al 10 por ciento de la fuerza laboral, y representa el 15 por ciento del ingreso nacional.

Como es lógico, el que muchas empresas estén recortando su nómina también ha influido en los pobres resultados de las finanzas individuales. La tasa de desempleo es del 4,1 por ciento La cada vez más grande deuda personal y corporativa ha jalonado la demanda por préstamos. Naturalmente, muchos bancos japoneses deben enfrentar su propia falta de liquidez, y esto ha contraído las condiciones de endeudamiento, haciendo aún más crítica la situación.

Con un impacto negativo en las finanzas personales de los japoneses, la recuperación económica puede tardar más de lo esperado, con la secuela que ello tienen en el resto de la economía asiática y, obviamente, en la occidental.

Así las cosas, el nuevo gobierno, acosado ya por las consecuencias internacionales de la crisis, tendrá un doble reto al tratar de aplacar las protestas internas de una ciudadanía cada vez más expuesta a los rigores de un apretón sin paralelos en la historia reciente de Japón.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.