OPORTUNIDADES PERDIDAS

OPORTUNIDADES PERDIDAS

El balance de toda gestión oficial debe hacerse teniendo en cuenta las que pueden considerarse como sus realizaciones mayores, pero también sus fracasos y frustaciones. Dentro de estos últimos caben las gestiones que no se adelantaron y las decisiones que nunca se tomaron. Dicho con otras palabras, conviene confrontar las que fueron las acciones y omisiones de la tarea que se evalúa. En materia de orden público -el tema que más interesa y conmueve a la opinión, dada las bien dramáticas circunstancias que vivimos-son varias las que hacen parte de este último capítulo el del desperdicio de oportunidades como lo llama Javier Darío Restrepo en El Mundo (julio de 1990).

04 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

El primero de esos desperdicios, según el mismo Restrepo, se produjo durante los dos primeros años del Gobierno Barco, que solo divulgó su iniciativa para la paz en septiembre de 1988 porque no quiso darle al proceso de la Administración anterior la oportunidad que requería, claro que con los correctivos y ajustes que demandaba, pues ya mostraba las dificultades y errores(propios) de una acción pionera .

Hubo también otra oportunidad, en distinto frente, que no se analizó ni verificó sistemáticamente. Fue la que surgió a comienzos de este año cuando los llamados extraditables reconocieron la autoridad del Estado y ofrecieron rendirse en condiciones y términos que habrían podido terminar siendo aceptables para la sociedad y que nos hubieran ahorrado el alto precio que hemos pagado por la acción cruel y despiadada del narcoterrorismo.

El ELN, la organización subversiva más radical que se haya conocido, admitió por primera vez, en su ya larga historia de extremismos, la posibilidad de sentarse a dialogar, si se aceptaba la mediación del presidente Carlos Andrés Pérez. La respuesta que obtuvo fue la de que, por razones de soberanía nacional, no se podía admitir la intervención de extranjeros, cuando lo importante de la propuesta y lo que había que profundizar era la posibilidad, así fuese remota, de negociar con el ELN. Olvidó también el Gobierno que meses antes había solicitado la intervención de Carlos Andréz Pérez ante la Internacional Socialista para que esta concurriera a la entrega de armas por parte del M-19, avalando con su presencia el proceso cumplido.

Las declaraciones del ex presidente López Michelsen sobre la eficacia de nuestros cuerpos de seguridad en la lucha que adelantan contra las distintas formas de delincuencia, tuvieron mayor recibo en la opinión que en el seno del Gobierno, que prefirió minimizarlas. Fueron oportunidad propicia -dada la autoridad de que goza López en el país- para debatir el tema, para replantear algunas situaciones, para conseguir el servicio de inteligencia inteligente que requiere el Estado colombiano. Sinembargo, también se perdió.

Por último, debe anotarse qur aun cuando la literatura oficial siempre se dijo que la reforma constitucional constituye el escenario apropiado de convergencia para la reconcilización nacional , el Gobierno hizo todo lo que estuvo a su alcance para que ella no se expidiera: descubrió tarde el tema (solo en la legislatura de 1988, y después de haber perdido las más indicadas para estos efectos, las 1986 y 1987); en el corto lapso de seis meses sugirió tres procedimientos distintos y alternativos (el plesbicito, la Constituyente y el Congreso); y cambió de tesis en cuanto a su contenido y alcance (reforma de partido o de consenso bipartidista) ante las primeras dificultades parlamentarias que le surgieron al proyecto llevado a consideración de las Cámaras.

Ante tan dolorosas experiencias, que no pueden repetirse, los colombianos tenemos derecho a esperar que el próximo Gobierno sea capaz de lograr la paz o ganar la guerra. En las circunstancias que vivimos, esa es la primera obligación del gobernante, Y César Gaviria ha mostrado que lo es. Sin duda continuará siéndolo. Ahora con más razón y mayores títulos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.