EJERCICIOS LA FÓRMULA

EJERCICIOS LA FÓRMULA

Diciembre es el mes de la alegría, de los regalos y de las fiestas, pero también la época en que la dieta y la figura quedan relegadas a un segundo plano. Las golosinas, las cenas de Navidad y Año Nuevo, los buñuelos, la natilla, los postres, las nuevas recetas y otros platos provocan a más de uno.

09 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Después vienen los lamentos al sentirse unos kilitos de más. Pero, con un poco de ejercicio y una buena dieta se recupera la forma ideal.

La gente aumenta de peso en diciembre porque hay una disculpa para comer a diario, antes del almuerzo, de la comida o después de rezar la novena... Todo esto se complementa con poca actividad física, mucha tranquilidad y ausencia de estrés , dice Carolina Camacho Mackenzie, nutricionista de la Universidad Javeriana.

Para volver al trabajo en forma, es necesario bajar de peso. Si conoce bien su organismo y siempre lleva una dieta balanceada, lo mejor es regresar a ella. Si no, lo más indicado es acudir al médico de costumbre, al nutricionista, al dietista o al endocrinólogo.

En general, una alimentación simple es suficiente para recuperar la forma. Sin dulces ni grasas, pero con proteínas, farináceos, carbohidratos, verduras, frutas y jugos.

No es aconsejable hacer dietas rápidas porque así como se baja de peso de un momento a otro, así mismo se recupera , dice Camacho.

Tampoco se debe adoptar la receta de la vecina, ni aguantar hambre unos días y mantenerse a base de agua. Así, la persona no pierde grasa sino que se deshidrata.

La automedicación --comenta Camacho-- es otro de los enemigos de la figura. Todos los organismos son diferentes y no se puede esperar reaccionar de la misma forma ante una dieta especialmente preparada para otra persona, según sus hábitos alimenticios, sus costumbres, sus gustos y su metabolismo .

Ni siquiera una dieta familiar funciona, porque obligar a los niños a comer lo que los adultos digan es desconocer que están en etapa de crecimiento y necesitan tomar leche, comer carnes, vegetales, huevos, frutas, cereales, tubérculos, azúcares y grasas.

Lo importante es conocer el organismo y, a través de la asesoría médica, buscar alimentos que proporcionen las suficientes vitaminas, proteínas, nutrientes y calorías a toda la familia. De lo contrario, hay que preparar diferentes platos y acomodarse a los requerimientos de cada persona.

La alimentación balanceada requiere, en forma complementaria, del ejercicio físico, tonificante para los músculos que se vuelven flácidos durante la dieta.

Dejar de comer los platos de Navidad y bajarles a las harinas, las grasas y el alcohol, propios de la época, son básicos para volver al peso regular. El complemento ideal es el ejercicio , dice Rodrigo López, ortopedista, especialista en deportistas.

Esta actividad también depende del organismo de cada individuo, de la estructura de su cuerpo, su edad, la frecuencia con que practique un deporte y otras condiciones especiales.

No se trata simplemente de correr un par de horas, de caminar sin descanso o de jugar todo el día.

El trote no es conveniente para las personas sedentarias. Lo mejor es comenzar por unas caminatas suaves y aumentarlas poco a poco hasta hacer kilómetro y medio en 15 minutos.

Caminar tiene sus secretos. La superficie sobre la cual se realiza el ejercicio debe ser plana para evitar lesiones y no es aconsejable tomar descansos continuos porque se incrementa la fatiga.

Antes de salir es mejor estirar los músculos y trabajar especialmente el tendón de Aquiles porque si esta encogido produce molestias en el pie y dolores fuertes que a veces suben hasta la espalda , dice López.

En la casa también hay múltiples opciones para hacer ejercicio. Los libros y consejos médicos suelen ser muy prácticos y sencillos, pero también requieren de saber hacerlos, de tener algunos cuidados y no esforzarse demasiado, sino de empezar a un ritmo lento y cada día subir un poco hasta llegar a la producción de siempre.

Los deportistas, por su parte, deben comenzar a recuperar su nivel, con un trabajo físico no inferior al 25 por ciento del normal, aumentos progresivos y calentamientos adecuados.

Este es el momento de decirles adiós a las tentaciones alimenticias, las golosinas, las salsas cremosas, las harinas, las cenas y los suculentos platos. Es la hora de volver a la realidad...

Así, con las ventajas que ofrece preparar la alimentación en casa, la fuerza de voluntad para decirles no a ciertas comidas y unas cuantas salidas a hacer ejercicio, en unas semanas todo volverá a la normalidad...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.