Secciones
Síguenos en:
PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS...

PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS...

El búlgaro Stefan Ormandjiev dejó oír su pito. Y de inmediato, en el lado de los derrotados, es decir, en el lado de Colombia, que cayó 2-0 con Bélgica, hubo caras largas.

Cara larga de Hernán Darío Gómez con las manos hundidas en los bolsillos. Caras largas de los jugadores del banco, de los médicos, de los aficionados que trajeron la gigantesca bandera de Alemania, caras largas de los periodistas de radio que continúan con el grito de gol ahogado. Caras largas, desde luego, en Colombia.

Había transcurrido apenas un minuto de juego en el antiguo estadio de Heysel y ya el grandote Wilmots y Enzo Scifo penetraron por el lado de Cabrera y por la mitad. Susto. Solo eso, pero era el presagio de lo que vendría.

Bélgica, de blanco, pues no se puso su uniforme rojo, llevaba la iniciativa. Colombia, de azul, pues tampoco utilizó el suyo, aguantaba. Y lo hacía bien.

Serna y Lozano recuperaban los rebotes. Sin embargo, ni Rincón ni Valderrama se acomodaban en el enjabonado piso. Llovió mucho en esta ciudad.

Pero los locales tenían la pelota. Así llegó el minuto 15. De nuevo, cuántas veces no ha ocurrido en esta gira, le suben la pelota a Colombia desde los costados. O porque no hay volante o porque no hay defensa que apriete.

Luis Oliveira recibió por la derecha, centró al primer palo y Danny Boffin cabeceó. Segunda llegada clara del local y ya Colombia estaba debajo en el marcador: 1-0.

Acercamientos aislados Ahora había que empatar. Ver al equipo en ese plan de provocar dificultades. Rincón se ancló en la izquierda. Valderrama, sin velocidad. De Avila quieto en la derecha. Asprilla se movía, pero casi siempre luchaba en desventaja numérica.

Sólo al minuto 20, una equivocación del arquero Filip de Wilde permitió que Colombia asustara. Asprilla se apresuró y su cabezazo pasó desviado.

Un minuto después, la oportunidad más clara para el visitante. Asprilla cerca del área. Pase a De Avila, que levantó al segundo palo. Rincón llegó, golpeó forzado con la pierna izquierda. Otro intento fallido.

Otro minuto y fue Asprilla el que disparó tras pase de Rincón. Acercamientos aislados, pues Colombia no jugaba bien.

Serna, equivocado en las entregas. Lozano, de buen comienzo, decayó. Rincón, peleándose con el 2 Bertrand Crasson. Asprilla gritando que se movieran, que le dieran el balón.

Se destacaba atrás el hombre que estaba a prueba. Evert Palacios funcionaba por arriba y por abajo. Se le veía seguro. No su compañero Córdoba, que perdió dos mano a mano.

Fallido avance de Colombia y contragolpe belga. Superioridad numérica de los blancos, que se esparcieron en el terreno. Ningún volante marcando al gigantón Wilmots, que preparó su pierna derecha y lanzó arriba. Dos a cero, en tres llegadas.

Caras largas de todos, y regreso a la mitad del campo para empezar de menos cero, como ocurrió con Alemania. Llovía en la cancha de Heysel y llovía para Colombia. Wilmots les cabeceó otra vez. La bola se fue por arriba.

Juego lento del visitante. Sin sorpresa, sin agresividad, toque anodino, toque de fútbol 5, toquecito, para ser más exactos.

Así se malgastaron los primeros 45 minutos. Bolillo Gómez salió con las manos en los bolsillos y la mirada hundida en la pista roja del estadio. Cara larga se llama eso.

Pequeño alivio Rincón, como con Alemania, al banco. Cara larga del negro, que tiene más que embolatado su debut frente a Rumania el 15 de junio. Víctor Aristizábal, a cambiar el rostro.

Apenas un minuto de juego y Bélgica creó peligro. Valderrama y Asprilla discutían. Pero como todo no habría de ser oscuro, el equipo mejoró. El regaño en el intermedio debió ser muy parecido al que el grupo recibió en Francfort, tras la derrota con los alemanes. Aristizábal entregó dinámica. Valderrama despertó del largo sueño de casi un semestre.

El Pibe metió un pase a Asprilla por la mitad. El negro punteó, se le fue larga. Pero ya se arrimaba el equipo.

Valencia se levantó del banco en el minuto 15. En ese instante Asprilla dejó a De Avila en posición de gol. El delantero no pateó, quiso eludir al arquero De Wilde y resultó en el piso. Reclamo de penalti, tarjeta amarilla para el samario y el reproche de Gómez. Debió haberle pegado a esa pelota.

Tres minutos después, De Avila al banco. Valencia, por una nueva oportunidad. Asprilla, es el único que desequilibra adelante, tiró un centro defectuoso y la bola dio en el horizontal. Era más Colombia, aunque el equipo sufría demasiado con el juego de Wilmots y Boffin.

Aristizábal hacía más rápido el tránsito del balón, Asprilla ganó en alegría, pero Valencia era un tren olvidado en el tiempo. No entraba en la lucha.

Lozano ya se había ido del partido así estuviera allí. Serna seguía entregando mal. Iván Ramiro ya había mejorado. Palacios pasaba la prueba. El final estaba cerca y el despliegue físico en medio de la lluvia no era el mismo.

Así nos fuimos Los belgas hicieron sus cambios de alineación y entendieron que era mejor dejar pasar los minutos. La cálida hinchada colombiana se había silenciado. Pesaba más la bandera con la lluvia y la derrota. Tiro libre de Asprilla, que soltó el arquero. Serna cabeceó hacia atrás y casi vence a Córdoba.

Insistencias, nada más que eso. Colombia no halló el camino del gol. Superó al rival en el segundo. Dominio aparente, sin la convicción de un gol.

Sonó el pito del búlgaro en el minuto 46. Cambio de camisetas y el rostro apretado de Gómez y las manos hundidas en los bolsillos. Cara larga de él y de los colombianos, que se marcharon del estadio bajo la lluvia.

Hoy, llegada a Lyon, con la cara más larga que de costumbre. Sucederá lo mismo el 15 de junio? A Francia-98 el equipo va a la de Dios. Tocará empezar a rezar, por que el equipo parece que por ahora no tiene más. Así nos fuimos...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.